La nueva economía sostenible para las organizaciones del siglo XXI

Como dice Jonathan Dawson, profesor de Economía para la Sostenibilidad del Schumacher College en el libro Teacher´s Guide: Design for Sustainability, «una nueva economía no emergerá de los poderes económicos y del sistema capitalista, sino de abajo arriba, de las personas hacia sus comunidades, regiones y países; cuando estos aprendan a construir y tomen el control de la economía, cuando determinen realmente cuáles son las formas de medir su propio bienestar; y aprendan a proteger los recursos naturales que la tierra nos ofrece por nuestro bien y el de las futuras generaciones».

Para generar cambio debemos comenzar con cambiarnos a nosotros mismos.Y es que parece que economía y desarrollo sostenible son dos conceptos completamente antagónicos en la sociedad actual en la que vivimos. Pues bien, en este texto quiero demostrar que ambos no solo pueden ir de la mano, sino que son totalmente complementarios e interdependientes.

Comencemos definiendo “sostenibilidad” y “economía”. Según las Naciones Unidas, “sostenibilidad” es la capacidad de cubrir las necesidades de las generaciones actuales sin comprometer las necesidades de las generaciones futuras. Mientras que “economía” procede del griego oikos, que significa «cuidado o gestión de la casa». Por lo tanto, “economía” y “sostenibilidad” parecen, al menos en cuanto a definición, dos conceptos bastante similares, sobre todo si comprendemos que el cuidado de la casa se refiere al cuidado de nuestra casa, el planeta TIERRA. Así pues, para que el cuidado de la tierra ocurra, es necesario que gestionemos sus recursos de manera inteligente sin comprometer nuestra propia supervivencia y la de las personas que están por venir.

Ahora bien, parece casi una locura pensar que en los tiempos en los que vivimos economía y sostenibilidad puedan ir de la mano, sobre todo cuando hemos equiparado el concepto de economía al concepto de dinero, y este se ha vuelto además dueño y señor de todo y de todos. Parece que el dinero ha pasado de ser un medio para el intercambio al elemento central alrededor del cual se construyen y organizan las relaciones humanas.

Pues bien, esta realidad económica que parece tan obvia y que muchos aceptamos como única y posible no es más que una “historia” reciente. Hoy en día, asumimos que el dinero siempre ha funcionado de la misma manera. Nada más lejos de la realidad, ya que, por ejemplo, no fue hasta 1870 cuando el dólar americano se estableció como la única moneda nacional en Estados Unidos. Hasta esa fecha, existían más de 7000 monedas diferentes en circulación y se usaban miles de otros productos para el intercambio en ese país.

Asimismo, el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial (BM) y la Organización Mundial del Comercio (OMC), los tres organismos internacionales principales responsables de regular los asuntos económicos en el panorama internacional, solo llevan operando desde mitad del siglo XX.

Si queremos llegar a implementar una nueva economía para las organizaciones del siglo XXI, primero tenemos que comprender el funcionamiento del sistema económico actual y entender en profundidad qué es, cómo se crea y cómo funciona el dinero.

Con la llegada de la era científica en el siglo XVI, llegó la separación de los seres humanos con la naturaleza. Pasamos a ver nuestro medio ambiente como un subsistema al servicio de la economía que nos aportaba un banco de recursos lleno de productos transformables para satisfacer todas las necesidades económicas del ser humano.

El desarrollo económico de los asentamientos humanos ha pasado del modo supervivencia de los cazadores-recolectores al desarrollo de la agricultura y a la especialización de las habilidades para pasar a la industrialización y finalmente al consumo masivo y excesivo.

El sistema económico actual ha florecido gracias a la llegada de la era de los combustibles fósiles. La explotación de los recursos naturales ha puesto a nuestra disposición enormes cantidades de energía, dando lugar a grandes avances tecnológicos, pero también a inmensos costes para la sociedad y el planeta, como los gases de efecto invernadero o la disparidad económica entre ricos y pobres.

Este sistema económico asume que siempre tendremos energía barata y que el crecimiento es ilimitado. Pero, ¿cómo se puede tener crecimiento ilimitado dentro de un planeta con recursos limitados?

Asimismo, nos han hecho creer que el crecimiento económico y la globalización es la única alternativa, el único camino, cuando estos no son más que una construcción cultural impuesta sobre todas las personas, resultado de unas cuantas políticas creadas por el sistema capitalista industrial. (Gibler, 2006)

Ahora bien, si queremos generar cambio, necesitamos conocer el funcionamiento del sistema desde dentro. ¿Cómo funciona realmente el sistema económico actual y el dinero?

Dinero (Julia Ramos)_2014_10_01

La primera gran revelación es que el dinero es creado por los bancos comerciales, que son entidades privadas, en forma de deuda. ¿Esto, qué significa? Pues que cada vez que una persona solicita un préstamo en un banco estos crean un dinero electrónico imaginario asumiendo que el individuo pagará su deuda con intereses en el periodo especificado.

Para que este sistema siga en funcionamiento, es necesario que exista una necesidad de préstamos constante por parte de los individuos y el mercado.

Lo que muchas personas piensan es que el dinero de los bancos proviene de los depósitos de los clientes en ese mismo banco y, en realidad, el sistema funciona totalmente a la inversa.

De esta manera, el sistema económico y el dinero tienen su pilar en la deuda adquirida y en los intereses que esta deuda genera; y, por tanto, dependen del crecimiento económico constante como única forma para el repago de la deuda. Algo todavía más terrorífico que esto es que este sistema necesita de la competencia entre personas, lo que se provoca que unos y otros se quiten los recursos para poder saldar sus cuentas con el banco. Un ejemplo muy sencillo para comprender esto último puede verse en este vídeo.

 

 

Actualmente, el 90 % del dinero mundial es solamente una cifra en un ordenador, es decir, se trata de dinero electrónico, algo completamente intangible.

Otro factor totalmente sorprendente es que los gobiernos no crean el dinero usado por sus ciudadanos y que estos dependen y deben operar de la misma manera que los individuos, es decir, pidiendo préstamos con intereses a los bancos. Cabe recordar, además que los bancos son entidades privadas.

Asimismo, se estima que el 96 % del dinero que existe actualmente en circulación es dinero meramente especulativo y se usa para conseguir beneficios especulando sobre las tasas de conversiones monetarias en los mercados internacionales.

La creación del dinero como deuda e intereses hace que el dinero se transfiera de pobres a ricos. Se calcula que aproximadamente el 10 % de la población gana alrededor del doble en intereses por los depósitos bancarios que paga por sus créditos.

Lo mismo sucede entre los países en vías de desarrollo y los países desarrollados. Es por esto que para poder generar una economía realmente sostenible y justa no solo es necesario cambiar el funcionamiento del dinero como deuda, sino que además es necesario prestar atención a dos factores clave: las externalidades y los subsidios.

Pongámonos en contexto: hoy en día, 52 de las 100 economías más poderosas en el mundo son grandes corporaciones. Pues bien, las externalidades corresponden a todos aquellos costes sociales y ambientales no incluidos en el precio pagado por los consumidores finales. Esto hace que en muchos casos sea más barato importar productos de otros países que consumir los del propio.

Si las externalidades fueran internalizadas, es decir, si los costes sociales y ecológicos asociados a los productos industriales fueran incluidos en el precio final, el coste de producción sería mayor y dichos productos ya no sería tan rentables.

Este simple cambio tendría un efecto enorme sobre el consumo a escala mundial, ya que los productos sostenibles como la agricultura local y la ecológica serían más económicos que cualquier producto agrícola producido de manera industrial e insostenible. Esto tendría impactos positivos inimaginables sobre toda la sociedad, ya que prosperarían las organizaciones sostenibles y los seres humanos podríamos desarrollar nuestras carreras profesionales en empresas en las que nos sentiríamos realizados.

El segundo factor son los subsidios. Se estima que cada año se destinan 700 billones, provenientes de impuestos a actividades que destruyen el medio ambiente (Brown, 2008).

La mayor parte de los subsidios se destina a los grandes productores y las grandes multinacionales, lo cual impide a los pequeños productores y a los países más pobres competir en igualdad de condiciones.

Hasta ahora hemos visto que el dinero como deuda, las externalidades y los subsidios son tres factores que requieren un cambio si queremos construir un nuevo sistema económico más sostenible y justo. La buena noticia es que la solución no es tan compleja como puede parecer a priori, a pesar de que los datos expuestos anteriormente lleven a pensar que todo este entramado es una lucha de David contra Goliat.

El cambio, como subrayé al principio, vendrá de abajo a arriba y para ello es necesario que desarrollemos proyectos que apoyen el surgimiento de un nuevo modelo económico.

2014_10_01_Julia Ramos

Este nuevo modelo económico requiere que comprendamos varios factores:

El primero es que existe una interconexión entre todas las cosas y todos los seres vivos. Lo que yo hago a otros y a mi entorno tiene un impacto sobre mí mismo.

El segundo es que el crecimiento ilimitado y exponencial es imposible y antinatural. No hay ningún proceso en la naturaleza que siga ese patrón. El crecimiento siempre tiende al equilibrio en el tiempo.

También se hace necesario que revisemos nuestras creencias sobre el dinero. ¿Cuánto dinero quiero o cuanto necesito? El cambio de la visión de la economía del cuánto quiero al cuánto necesito es el principio de la economía no violenta o de la suficiencia que promovía Gandhi. Una economía en la cual nadie toma más de lo que puede utilizar, porque si lo tomara, se lo estaría quitando a otra persona. Gandhi escribió: «la naturaleza produce suficiente para satisfacer nuestras necesidades de día a día; y si tan solo cada persona tomara lo suficiente para sus necesidades y nada más, no existiría pobreza en este mundo».

Una visión similar es la que promueve Charles Eisenstein en su libro La economía sagrada. Eisenstein habla de la «economía del regalo o la donación», una forma de economía muy cercana al ser humano, ya que ha funcionado durante miles de años en nuestros sistemas sociales. La economía de la donación consiste en compartir con los demás aquello que no necesitas, ya que la abundancia para las personas de mi entorno es abundancia para mí mismo y genera gratitud, buena voluntad, seguridad…

Gracias a la comprensión de todos estos factores, podemos ver que la finalidad de una organización del siglo XXI no debe ser la maximización de beneficios, sino la generación de riqueza sostenible a todos los niveles.

Una forma más práctica de entender esto es profundizando en la fórmula de “Beneficio = Ingresos – Gastos”.

Las organizaciones del siglo XXI tendrían que tener un beneficio cercano a “0”. Cualquier empresario se echaría las manos a la cabeza con esta afirmación. No obstante, pensemos en la situación económica actual. La persecución de la maximización de beneficios nos ha llevado a buscar la minimización de costes sin importar el impacto social y ambiental de nuestras actividades empresariales.

En época de crisis económica, esta actitud se ha llevado hasta las últimas consecuencias, como por ejemplo, llevando la producción a países extranjeros con la consecuente pérdida de empleos a nivel nacional. Lo curioso de esta fórmula (B=I-G) es que el reducir gastos tiene un impacto directo sobre los ingresos, lo que conduce a que las propias personas a las que hemos despedido ya no tengan suficiente poder adquisitivo para seguir comprando nuestros productos, con lo cual, nuestros beneficios se ven mermados. Esta es la historia de la pescadilla que se muerde la cola.

Ahora bien, la visión de una economía sostenible que tiende a beneficio “0” necesita que nuestros ingresos y gastos sean lo más equitativos posibles. Para ello, al igual que sucedía anteriormente con las externalidades, necesitamos imputar todos los costes reales de producción a esta fórmula. De esta manera, los gastos ya no se observan como gastos, sino como una inversión por el bien de la sociedad y el planeta. Si yo invierto más y mejor en las personas que trabajan en mis proyectos, ellos tendrán mejor poder adquisitivo, lo cual revertirá directamente en mis ingresos. Recuerda, «si tú tienes más yo también tengo más, todos tenemos más». Es lo que en la metodología Dragon Dreaming se llama una cultura de “ganar-ganar-ganar”, en la que los individuos, la comunidad y el planeta se benefician siempre.

Cuando me refiero a “costes reales” hablo de todos aquellos que no son solo necesarios para mi producción, sino que además tienen en cuenta mis necesidades personales. Asimismo, si estos costes reales son generados en la comunidad o entorno en el que desarrollo mi actividad, esto tendrá un impacto más directo sobre mis ingresos.

Finalmente, eliminemos de nuestra mente la cultura de la usura y de la especulación y dejemos de buscar el mejor precio posible o el mayor retorno sobre la inversión, ya que de manera más o menos directa, esto tiene un impacto negativo sobre nosotros mismos.

¿Qué más podemos hacer para generar el cambio?

  • Para generar cambio debemos comenzar con cambiarnos a nosotros mismos poniendo en práctica todo lo anterior, y además:
  • Apoyar o invertir en proyectos sostenibles y empresas locales.
  • Donar una cantidad de tus ingresos a otras personas o proyectos cercanos.
  • Dejar de apoyar el sistema económico tradicional y comenzar a utilizar sistemas económicos alternativos, como cooperativas de crédito, bancos de tiempo, monedas alternativas, microcréditos…
  • Transmitir a amigos-familiares-conocidos el funcionamiento del sistema económico y cómo el dinero procede de la deuda.
  • Conectar con personas con visiones similares.
  • Reclamar a los gobiernos una economía nacional real donde el dinero sea creado por los gobiernos, sin deuda y donde la riqueza de un país se mida por factores como la felicidad de sus ciudadanos, la inversión en infraestructuras o servicios sociales, la preservación del medio natural, etc..

Finalmente, no te dejes desmotivar por la creencia de que todo esto siempre ha sido así y de que no puede cambiar.

De acuerdo con Alvin Tofler, «si los últimos 50 000 años de existencia humana se dividieran en lapsos de vida de aproximadamente 62 años cada uno, habría habido unos 800 periodos de vida. De estos, 650 se habrían pasado en las cavernas; la electricidad se habría usado durando dos vidas; el petróleo se habría usado solo en la presente vida; y los ordenadores, por supuesto, se habrían usado en menos de la mitad del lapso de vida más reciente». Así que esta historia económica contemporánea no es más que un pequeño lapso de tiempo en comparación con toda la historia de la humanidad

Este texto es la base de la visión económica de la metodología Dragon Dreaming, en la que se desarrollan talleres para la “captación empoderada de fondos” y se analizan los sistemas económicos para las empresas del siglo XXI. Aquí tienes más información.

Bibliografía e inspiración:

Teachers guide: Design for sustainability. Gaia Education.

John Croft. Dragon Dreaming Project Design.

Sacred Economics, Charles Eisenstein, London, July 2012.

Awakening the Dreamer. Pachamama Alliance.

El dinero como deuda.

 

Guarda el enlace permanente.
Julia Ramos

Acerca de Julia Ramos

Emprendedora de La Agroteca: proyecto galardonado por la Fundación Biodiversidad en la categoría de “Nuevos proyectos empresariales en Innovación y Sostenibilidad”; siendo además seleccionado como finalista de los premios del CONAMA 2012 al “Emprendimiento Verde”. En posesión de un “Bachelor of Science Degree in Hospitality Management” y un Máster en Dirección de Comunicación y RRPP. Procedente del mundo empresarial “convencional” con 8 años de experiencia en dirección de empresas hosteleras. Actualmente trabaja como consultora y coach en Sostenibilidad Integral. Mente creativa de un exclusivo modelo de 9 fases, que combina técnicas como la Permacultura, Dragon Dreaming, la Ecología Profunda y las 4 dimensiones del ser humano, entre otras; para diseñar y rediseñar proyectos y empresas resilientes y equilibradas, que garanticen el bienestar y porvenir de futuras generaciones dentro de los límites del planeta.

Un comentario en “La nueva economía sostenible para las organizaciones del siglo XXI

  1. JULIA QUE GRATO Y PLACENTERO ENCONTRARTE, TE NOMBRO EMBAJADORA , ESCRITORA, RELATORA Y CUIDADANA DE NUESTRO AMADO PLANETA, PARA ESTE MUNDO DEL CONSUMISMO, CAUSANTE DE TANTA CONTAMINACION, NO SOLO DE PLASTICO QUE LO ENCONTRAMOS COMO CONTINENTES EN EL FONDO DEL MAR, SINO DE UNA CULTURA CONTAMINADA EN TODOS LOS ORDENES, AFORTUNADAMENTE EXISTEN TODAVIA MUJERES COMO TU. EN AGROECOLOGIA VEMOS COMO LA SEMILLA EN LAS COMUNIDADES PRIMARIAS ES SEMBRADA POR LA MUJER, ME COMPLACE QUE ESA SEMILLA QUE SE HA IDO REGANDO POR NOSOTROS EN LOS ULTIMOS 20 AÑOS HAYA ENCONTRADO SUELO FERTIL EN TI, Y QUE ESE NUEVO FRUTO NACIDO HOY SEA LA MEJOR SEMILLA DIFUNDIDA POR TI, MUJERES COMO TU NECESITAMOS CON URGENCIA EN MI AMADA COLOMBIA. ENCUENTRAS EN MI UN HOMBRE ADMIRADOR DE ESA MUJER IDONEA QUE TODO BUEN HOMBRE DEBERIA TENER, LAS GRANDES TRANSFORMACIONES AMBIENTALES QUE PRETENDO DEBEN LLEVAR EL SELLO DE UNA CUIDADANA DEL MUNDO NO CIUDADANA. TE FELICITO Y TE NECESITA DE VERDAD EL PLANETA. MI CORRREO ES AGRIBIORGANICA@GMAIL.COM ME DESEMPEÑO COMO CONSULTOR AMBIENTAL Y AGROECOLOGICO DE ONG DE CARACTER AMBIENTAL ESTOY EN EL EJE CAFETERO DE COLOMBIA DECLARADO PATRIMONIO UNIVERSAL DE LA HUMANIDAD DESDE EL 2011 POR SU PAISAJE CULTURAL, YO ESTOY EMPEÑADO EN QUE NOS DECLAREN TAMBIEN PATRIMONIO POR SUS GENTES BUENAS QUE PODAMOS APORTARLE A ESA NUEVA ECONOMIA, DONDE EL RECURSO SEA PARA TODOS, IGUALMENTE BENEFICIOS Y BIENESTAR, DONDE SE PUEDA DISFRUTAR DE UN AMBIENTE SANO. TENEMOS 450 HAS DE BOSQUES QUIERO INCORPORARLAS EN LOS NEGOCIOS VERDES HAY DIFERENTES PROGRAMAS, PERO QUEREMOS HACER UNA TRANSFORMACION DE ALTO IMPACTO, CON TURISMO SOSTENIBLE, DIRIGIDO ESPECIALMENTE A PROFESIONALES COMO TU Y CUIDADANOS DEL PLANETA, DONDE EL CONCEPTO DE NEGOCIOS VERDES ES EL GANA GANA QUE TU EXPRESAS. MUCHO GUSTO DIOS Y MI AMIGO JESUCRISTO TE BENDIGAN HOY SIEMPRE Y HAGAN RESPLANDECER SU ROSTRO SOBRE TI.

Deja un comentario