La Ley de Evaluación Ambiental avanza en el Congreso

El proyecto de Ley de Evaluación Ambiental inició ayer su andadura parlamentaria, y el gobierno quiere tramitarla por el procedimiento de urgencia.

Imagen:MAGRAMA

Ayer fue rechazada en el Congreso la petición de los PSOE, CiU, la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) y el BNG de devolver al Gobierno el proyecto de Ley de Evaluación Ambiental, mediante el rechazo de sus enmiendas de totalidad por parte del PP, UPN, Foro de Asturias y Coalición Canaria. UPyD ha sido la única formación que se ha abstenido, mientras que el resto de grupos de la oposición las han respaldado.

El proyecto de Ley de Evaluación Ambiental, según Arias Cañete, es un “un instrumento eficaz para proteger el medio ambiente, anticiparse a los riesgos y prevenir los daños que la actividad humana pueda ocasionar”.

En su intervención en el Congreso, Arias Cañete justificó la necesidad de esta ley para corregir las insuficiencias detectadas en los 25 años de aplicación en España de la evaluación ambiental, como pueden ser la diversidad de normativas, “que genera inseguridad jurídica y confusión a los ciudadanos”, o la tardanza en la emisión de algunas declaraciones de impacto ambiental, “dilaciones que no encuentran justificación desde el punto de vista de la prevención ambiental”. Ante esta situación, “resultaba imperioso proceder a la reforma de la normativa de evaluación ambiental”, en línea con el debate que está teniendo en este momento en la Unión Europea, con el triple objetivo de reforzar la protección ambiental, simplificar y agilizar los procedimientos, y homogeneizar la legislación en todo el territorio nacional.

El proyecto de ley, fundamentada en los principios de “precaución, acción preventiva y cautelar, corrección y compensación de los impactos sobre el medio ambiente y quien contamina, paga supone según el gobierno un refuerzo a la protección del medio ambiente y concentra los esfuerzos en los proyectos que presentan mayores impactos ambientales.   Asimismo, el proyecto de ley simplifica y agiliza la evaluación ambiental, “ya que los procedimientos complejos o poco ágiles no suponen mayor protección ambiental y constituyen un freno al desarrollo sostenible”. Por eso, esta norma unifica en un solo cuerpo legal las leyes de evaluación ambiental estratégica y de evaluación de impacto ambiental. También se ha hecho un esfuerzo para ajustar los tiempos de tramitación, con una regulación de plazos más cortos y estableciendo como potestativos algunos trámites que antes eran obligatorios.

Esta ley recoge la creación de bancos de conservación de la naturaleza, como mecanismo voluntario y complementario a los utilizados tradicionalmente, que permite compensar, reparar o restaurar las pérdidas netas de valores naturales.

Con esta medida, el Gobierno cumple el Plan Estratégico Estatal del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, que contempla la creación de los bancos de conservación de la biodiversidad y otorga a esta actividad la máxima prioridad. Además, el ministro ha puntualizado que el desarrollo de estos bancos se encuentra entre las líneas estratégicas europeas en la materia.

Fuente: MAGRAMA

Deja un comentario