La integración de la agricultura en los Planes Nacionales de Adaptación, clave para la seguridad alimentaria

El cambio climático es una grave amenaza para la seguridad alimentaria y el desarrollo agrícola en muchos países, especialmente en los más pobres y vulnerables. Para ayudar a estas naciones a identificar e integrar medidas de adaptación al cambio climático en los sectores agrícolas y en la planificación y diseño de presupuestos nacionales a través de Planes Nacionales de Adaptación (PNA), la FAO ha puesto en marcha el programa PNA-Ag (NAP-Ag, por sus siglas en inglés).

 

Los sectores agrícolas son los más vulnerables al cambio climático y a la variabilidad climática. Esto plantea multitud de desafíos que deben ser superados a medio y largo plazo para asegurar las vidas, los medios de subsistencia, así como la seguridad alimentaria y la nutrición de millones de personas en todo el mundo. El Programa de Integración de la Agricultura en los PNA (PNA-Ag) es una iniciativa plurianual financiada por el Ministerio Federal de Medio Ambiente, Conservación de la Naturaleza, Construcción y Seguridad Nuclear de Alemania (BMUB, por su acrónimo inglés) que responde a las necesidades de los países a la hora de identificar e integrar medidas de adaptación en sus estrategias nacionales. En la actualidad, aporta apoyo a un total de 11 países Colombia, Filipinas, Gambia, Guatemala, Nepal, Kenia, Tailandia, Uganda, Uruguay, Vietnam y Zambia.

La integración de las medidas de adaptación a escala nacional ayudará a los países a mejorar las capacidades institucionales y procesos para llevar a operación las estrategias de respuesta climática en el sector; les facilitará el acceso a fuentes internacionales de financiación climática como el Fondo Mundial para el Medio Ambiente (GEF, por sus siglas en inglés) y el Fondo Verde para el Clima (GCF, por sus siglas en inglés) y realizar asignaciones más estratégicas de los presupuestos nacionales destinados a las inversiones para la adaptación.

Datos clave

La adaptación mediante cambios en la gestión de la producción de alimentos tiene un potencial estimado para aumentar los rendimientos en un promedio de entre un 7 y un 15 %.

Entre un 20 y un 30 % de las especies evaluadas por el Panel Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático (IPCC, por su acrónimo inglés) tienen un riesgo cada vez mayor de extinción, ya que la temperatura media mundial supera los niveles preindustriales en 2-3 °C.

Casi 2500 millones de pequeños agricultores, pescadores, comunidades dependedientes de los árboles, propietarios de ganado y negocios a pequeña escala dependen de cultivos, peces, bosques, ganado y otros recursos naturales que están amenazados por los desastres y las crisis.

Después de la sequía, la agricultura absorbe hasta un 84 % de todos los impactos económicos.

Los sectores agrícolas, los más vulnerables al cambio y la variabilidad climática

En el siguiente vídeo, se explica de qué manera los sectores agrícolas son los más vulnerables al cambio climático y a la variabilidad climática. Esto plantea multitud de desafíos que deben ser superados a medio y largo plazo para asegurar las vidas, los medios de subsistencia, así como la seguridad alimentaria y la nutrición de millones de personas en todo el mundo.

La necesidad de adaptarse a las condiciones climáticas cambiantes es urgente para los pobres —en particular, para las mujeres—, que dependen directamente de la agricultura para su sustento.

El proceso de los Planes Nacionales de Adaptación (PAN) puede catalizar la implementación y la financiación de estas prioridades de adaptación relacionadas con la agricultura y trabajar para alcanzar los objetivos establecidos en el Acuerdo de París y la Agenda para el Desarrollo Sostenible de 2030.

 

 

Fuente: FAO, PNUD.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.