La industria e la aviación creará un sistema mundial de compensaciones y reducciones de emisiones de carbono

Los miembros de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) han llegado a un acuerdo para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero derivadas de su actividad mediante la puesta en marcha de un mercado mundial de compensaciones al carbono (Global Market-Based Measure, GMBM). La Unión Europea y sus Estados miembros han desempeñado un papel fundamental en la negociación de este acuerdo, que constituye el primero para reducir las emisiones de CO2 de un sector a escala global.

 

El acuerdo consensuado implica el establecimiento de un sistema mundial de compensaciones y reducciones de carbono (Corsia, Carbon Offseting and Reduction Scheme for International Aviation), que obligará a las compañías aéreas a compensar el aumento de sus emisiones de CO2 pos2020.

La noticia, anunciada en la Asamblea de la OACI celebrada recientemente en Montreal (Canadá), ha llegado tan solo unos días después de la ratificación del Acuerdo de París por la UE y, en palabras del vicepresidente de la Unión de la Energía, Maroš Šefčovič, «se trata de un acuerdo que marca un hito histórico. Estoy feliz de ver que el compromiso y la perseverancia de la UE para encontrar una solución global da frutos».

Por su lado, la comisaria de Transporte, Violeta Bulc, destacó que «este pacto sin precedentes abre un nuevo capítulo en la aviación internacional, en el que la sostenibilidad se convierte finalmente en parte de la forma en que volamos. Europa ha estado promoviendo continuamente una acción global y coordinada para hacer frente al crecimiento de las emisiones de la aviación», dado que si no, «se prevé que alcance un 300 % para el año 2050».

El pacto consensuado implica el establecimiento de un sistema mundial de compensaciones y reducciones de carbono (Corsia, Carbon Offseting and Reduction Scheme for International Aviation) que obligará a las compañías aéreas a compensar el aumento de sus emisiones de CO2 pos2020. Para ello, la industria de la aviación comprará «unidades de emisión» generadas por proyectos que reducen las emisiones de dióxido de carbono en otros sectores de la economía (por ejemplo, las energías renovables).

En su primera fase (2021-2026), participarán 65 países de forma voluntaria, entre ellos, todos los Estados miembros de la UE. Entre las naciones participantes, se encuentran 18 de las 20 con mayor actividad de la aviación civil internacional. En su segunda fase (2027-2035), la participación será obligatoria; a excepción de aquellos países exentos (aquellos en los que la actividad del sector de la aviación sea pequeña). Esto significa que alrededor de un 80 % de las emisiones que superen los niveles de 2020 serán compensadas por el régimen entre 2021 y 2035.

El acuerdo prevé una revisión cada tres años, lo que garantizará que el esquema se puede mejorar de forma continua, y que su objetivo climático se logra y se mejorá con el tiempo, en consonancia con el objetivo de limitar el aumento de la temperatura terrestre por debajo de los 2 ° C, según lo acordado en el Acuerdo de París.

Durante la Asamblea de la OACI, sus miembros también aprobaron formalmente el primer estándar de CO2 para los aviones, decisión que ha llegado después de seis años de negociaciones internacionales.

Fuente: Comisión Europea.

Deja un comentario