La incorporación de la sostenibilidad a la cadena de suministro a través del prisma de Intel

La corporación de componentes electrónicos se suma al grupo de compañías que reconocen lo necesario que es no solo conocer y evaluar los impactos que las actividades derivadas de su negocio tienen en el medio ambiente, la sociedad y la economía, sino también los de sus proveedores. Solo de ese modo se lograrán avances en materia de sostenibilidad. 

 

Vivimos en una época en la que las cadenas de suministro de las multinacionales abarcan gran parte del mundo. Conscientes de su globalidad, las empresas asumen cada vez con menos esfuerzo la necesidad de vigilar y reconocer no solo sus propios impactos directos en materia económica, ambiental y social, sino también los de sus proveedores.

Con objeto de ayudar a las organizaciones responsables de informar a satisfacer las crecientes expectativas en esta área, las Directrices G4 desarrolladas por GRI (Global Reporting Iniciative) incluyen revelaciones de datos actualizados de la cadena de suministro que son muy necesarias para que las distintas organizaciones puedan evaluar e informar acerca de impactos significativos en la cadena de suministro. Estas revelaciones de información, que se centran en el medio ambiente, el trabajo, los derechos humanos y los impactos sociales, pueden ser aplicadas por todas las entidades, sin importar el tamaño o el alcance de sus cadenas de suministro.

Fomentar la transparencia y la responsabilidad a lo largo de toda la cadena de aprovisionamiento puede ser un desafío, especialmente para las grandes empresas que cuentan con muchos proveedores. Una de ellas, Intel, ya ha adoptado medidas en este campo.

En concreto, los responsables del gigante de la electrónica celebraron el pasado septiembre una Cumbre sobre el Liderazgo en la Sostenibilidad de los Proveedores en la ciudad china de Shanghái. En dicho encuentro, se revelaron los progresos que la firma norteamericana había realizado en su negocio gracias al inicio de la publicación de informes de responsabilidad social corporativa (RSC) por parte de 75 de sus suministradores de acuerdo con las Directrices de GRI antes de la conclusión de 2013.

En el desarrollo de esta iniciativa, Intel contó con el apoyo de los expertos de GRI para proporcionar información necesaria a sus proveedores clave sobre las mejores prácticas para la presentación de los informes de sostenibilidad. Asimismo, otros profesionales del mundo de las Tecnologías de la Comunicación y la Información también contribuyeron a facilitar la labor de propuestas y la creación de un grupo de trabajo sobre transparencia dentro de la Coalición Ciudadana de la Industria Electrónica (EICC, por sus siglas en inglés).

El papel de Intel en este grupo de trabajo es colaborar con otras empresas miembros para desarrollar una orientación más clara sobre la transparencia y la presentación de informes para la industria.

Jacklyn Sturm, vicepresidente de la firma de componentes electrónicos y gerente general de Global Sourcing & Procurement, explica el enfoque de Intel para proporcionar gestión de la cadena de la siguiente manera: «La integración de los factores de responsabilidad social en la gestión de la cadena de suministro es fundamental para lograr una gestión exitosa y sostenible de los ecosistemas de la cadena de proveedores. Nuestra metodología incluye no solo el establecimiento de estándares y metas, sino también ejercer influencia en el ecosistema y actuar como un entrenador».

 

Con la implicación de todos los agentes que intervienen en el ciclo de fabricación de los componentes de Intel, la multinacional aspira a «minimizar nuestro impacto en el entorno colaborando con nuestros proveedores en la gestión de los asuntos relacionados con el medio ambiente, así como en la integración de las mejores prácticas de contratación en todas nuestras operaciones globales. Establecemos expectativas para nuestros proveedores de primer nivel (Tier 1) en materia de emisiones de gases de efecto invernadero, agua, métricas de residuos y en el establecimiento de la reducción de objetivos».

Para concluir, desde Intel destacan el siguiente mensaje clave derivado de la cumbre convocada el último trimestre del año pasado: «el éxito de una empresa radica no solo en sus ventas e ingresos, sino también en una cadena de suministro competitiva y sostenible».

Fuente: Global Reporting Initiative

 

Deja un comentario