La inclusión de información no financiera en el reporting de sostenibilidad, entre las principales demandas de los inversores

La 3.ª edición del Observatorio de la Inversión Socialmente Sostenible deja claro que los inversores exigen cada vez más a las compañías españolas la inclusión de externalidades no solo económicas, sino también de carácter ambiental y social en la presentación de informes relacionados con la sostenibilidad. Asimismo, entre las tendencias de la comunidad inversoras de los próximos años, se cuenta la demanda de la inclusión de criterios medioambientales, sociales y de gobernanza en los esquemas retributivos de los Consejos de Administración y Alta Dirección.

(Pincha sobre la imagen para redirigirte a la página de descarga del informe completo).

3.º Observatorio de la Inversión Socialmente Responsable

El encargado de abrir el acto de presentación del informe fue Juan Alfaro, secretario general del Club de la Excelencia en Sostenibilidad, cuya intervención estuvo seguida de la de María Malaexechevarría, directora general de Sostenibilidad de Endesa, quien destacó que un 13 % del capital social busca o fundamenta sus decisiones de inversión en temas relacionados con la sostenibilidad.

Otros datos muy interesantes aportados por la ejecutiva de la eléctrica española son que el número de empresas españolas presentes en el Índice Dow Jones ha pasado de 24 en 2016 a 14 en 2017, principalmente como consecuencia de los nuevos criterios de evaluación relativos a la sostenibilidad.

El creciente interés de la comunidad inversora por la sostenibilidad se justifica por el cambio de tendencia en las preferencias de inversión de los milenial, más comprometidos con modelos de gobernanza de las entidades financiera, la sostenibilidad social, la igualdad, el medioambiente… Apuntó Malaexechevarría, por ello, «s urgente incluir objetivos no financieros de forma rigurosa en los consejos de Administración».

En cuanto a las certificaciones de los aspectos ambientales, sociales y de gobernanza (ASG), la directiva de Endesa subrayó que, si bien las organizaciones han avanzado de forma significativa en el cuidado del buen gobierno y la consideración ambientales y sociales porque los inversores lo requieren, «aún no lo tienen completamente interiorizado», por lo que queda labor por hacer a este respecto. «Es necesario cuantificar y medir las métricas aportadas por los análisis de los indicadores ASG, calibrarlas para sacar evaluaciones con el fin de presentar resultados y realizar planes de actuación», hizo hincapié.

Igualdad de género y criterios no financieros en los esquemas retributivos

En relación a la igualdad de género, España deberá incrementar un 50 % la presencia de mujeres en los Consejos de Administración para alinearse con la Directiva comunitaria. Solo un 20 % de mujeres ocupaban puestos de consejeras en 2016. El objetivo para 2030 es lograr un 30 % de representación femenina en dichos puestos directivos en España, según el estudio Diversidad de género en las compañías del Íbex-35, presentado por Ana Lamas, presidenta del área de Diversidad de Women CEO.

Por su lado, Cristina Martín, Head of Rewards Spain en Willis Towers Watson, reseñó que un 82 % de las compañías del Íbex-35 (en su mayoría, del sector energético, industrial y financiero) tienen objetivos no financieros en sus políticas de retribución variable para los consejeros ejecutivos y la Alta Dirección, objetivos que responden principalmente a cuestiones relacionadas con el gobierno corporativo y la sostenibilidad.

Tal y como revela la edición 2017 del Observatorio de la ISR, los últimos datos recabados por la Global Sustainable Investment Alliance (GSIA) cifran en un 25 % el incremento de los activos gestionados con criterios no financieros.

Cambio climático y ODS

Javier Bolaños, responsable de Planificación en Sostenibilidad y Gestión de Grupos de Interés de Endesa, abordó durante su exposición aspectos clave en materia de cambio climático, Objetivos del Desarrollo Sostenible y la perspectiva del inversor. Así, explicó que la Junta Directiva de su compañía «ha interiorizado la importancia de trabajar en sostenibilidad, por ese motivo han desarrollado y aprobado un plan de actuación». Además, han detectado la importancia que los inversores otorgan a los ODS, por lo que «han buscado la manera de incluirlos en su hoja de ruta». En este sentido, Bolaños incidió en el creciente interés por invertir en áreas temáticas o de impacto como los bonos verdes —que han experimentado un crecimiento exponencial significativo en los últimos años, las energías renovables o la lucha contra el cambio climático.

El directivo de Endesa se refirió a la existencia de dos índices para que las empresas midan su grado de participación en el avance hacia los ODS: en primer lugar, el MSCI ACWI Sustainable Impact Index, que evalúa empresas con productos que afectan a los ODS; y, por otro lado, el Solactive Sustainable Development Goals World Index —desarrollado por BNP Paribas e Institutional Banking, que evalúa los productos de las compañías con mayor impacto en los ODS.

El experto también se detuvo en subrayar que el riesgo de las inversiones afectadas por los efectos del cambio climático es uno de los factores más tenidos en cuenta por los inversores. El análisis llevado a cabo por Endesa sobre esta materia destaca entre los principales riesgos asociados a este fenómeno global la disminución de la productividad en determinados sectores; los riesgos físicos derivados de la ocurrencia de desastres naturales —que afectan al sector de los seguros—; los riesgos vinculados al uso de combustibles fósiles (de índole social); los riesgos por activos que se queden obsoletos —por ejemplo, vehículos diésel—.

Respecto a las oportunidades detectadas asociadas a una adecuada gestión de los riesgos mencionados, Bolaños destacó el impulso de la eficiencia energética, las energías renovables, la movilidad sostenible, la edificación sostenible y la mejora en la gestión de agua.

Para 2050, los objetivos de la utility española consisten en lograr «descarbonizarse por completo y desarrollar un uso sostenible de la energía internamente». Para ello, invertirá en el próximo trienio 210 millones de euros en cambiar su modelo de producción energética por un modelo renovable, impulsar la movilidad eléctrica y la eficiencia energética.

Road shows extrafinancieros y política fiscal

Los responsables de cerrar la interesante jornada fueron Carlos Sáez, Head of Business Development for Spain & Latam de Georgeson, y Claudia Morante, Senior Advisor de Gobierno Corporativo de Georgeson, que trataron la importancia de los road shows no financieros y la situación de la política fiscal.

Así, apuntaron que un 40 % de las empresas del Íbex-35 desarrollan road shows (o giras itinerantes) de índole no financiera, porcentaje que muestra el mayor interés de las empresas españolas por este tipo de fórmulas como consecuencia del aumento de la inversión extranjera en las cotizadas de sello español, así como al mayor activismo de los inversores institucionales en asuntos de índole social, ambiental, ético y de gobierno corporativo.

En cuanto a la fiscalidad de las cotizadas españolas con operaciones en distintos países y jurisdicciones, los asuntos que más quebraderos de cabeza provocan en los inversores son lo que se conoce como la «Erosión de la Base Imponible y Traslado de Beneficios» (Base Erosion and Profit Shifting, BEPS), así como la necesidad de que refuercen la transparencia de las empresas en materia fiscal (a través del informe anual, el informe de sostenibilidad, el reporting integrado u otros documentos que sean públicos).

Deja un comentario