La estrecha relación entre los bancos de conservación de la naturaleza y la custodia del territorio

Tanto los bancos de conservación (o bancos de hábitat) como la custodia del territorio son instrumentos surgidos con el fin de garantizar la conservación a largo plazo de la naturaleza. ¿Qué relación puede darse entre ambos? Para explicarla, desde la Fundación Biodiversidad han elaborado una infografía que aporta una visión conjunta de ambas opciones.

Los bancos de conservación de la naturaleza son herramientas de compensación de impactos ambientales por las que los propietarios y usuarios del territorio en el que se establecen dichos bancos pueden promover acciones para mejorar la biodiversidad y garantizar su conservación a largo plazo. Estas acciones son cuantificadas y valoradas por entidades acreditadas y otorgan a su promotor (fundamentalmente empresas) los llamados “créditos de conservación”, que son títulos legales que certifican la generación de valores de conservación de la naturaleza. Estos créditos, que tienen un valor contrastado, pueden ser comercializados para emplearse como medidas complementarias o compensatorias susceptibles de ser aplicadas en proyectos e instalaciones en las que sea requerido por la legislación vigente.

Por su parte, la custodia del territorio busca establecer acuerdos con los propietarios y usuarios de la tierra para conservar el patrimonio natural. Cuando un acuerdo de custodia esté acompañado de los compromisos y las garantías de conservación adecuados, podrá servir como base para la creación de un banco de conservación, tutelado por la entidad de custodia.

En otros casos, las entidades de custodia pueden ayudar a los propietarios de los bancos en el diseño de las acciones de conservación mediante su papel de garantes del cumplimiento de los objetivos de conservación del banco. Asimismo, «también podrá recaer sobre la entidad de custodia la tarea de ejecutar acciones de conservación, restauración o mejora de hábitats, tanto para la creación del banco como para su conservación a largo plazo», matiza la información difundida por la Plataforma de Custodia del Territorio.

Son muchas y variadas las posibilidades de interactuar entre los bancos de conservación y la custodia, tal como se muestra en la infografía, y sin duda el trabajo conjunto beneficiará y mejorará a ambas herramientas con un fin común: la conservación de nuestro patrimonio natural.

 

La infografía muestra qué tipo de relación puede darse entre los bancos de conservación y la custodia del territorio.

Fuente: Plataforma de Custodia del Territorio.

Deja un comentario