La economía verde representa un 6 % del mercado bursátil mundial, tamaño similar al sector de los combustibles fósiles

Hasta ahora, la transición hacia una economía sostenible y «verde» ha sido un concepto flexible, en lugar de un sistema industrial definido y de inversión. Esta falta de definición y de datos ha conducido a la impresión de que su tamaño es limitado y más bien reducido, que carece de diversificación y que los inversores renuncian al rendimiento a cambio de beneficios ambientales. Sin embargo, un informe de FTSE Russell rompe con estos estereotipos y muestra que la economía verde vale tanto como el sector del gas y el petróleo y ofrece oportunidades de inversión más seguras.

 

La economía verde representa un 6 % del mercado bursátil mundial, o alrededor de 4 billones de USD, valor derivado principalmente de los servicios de energía renovable, eficiencia energética, agua, residuos y contaminación. Su tamaño es muy similar al del sector del petróleo y el gas.El análisis Investing in the global green economy: busting common myths. Defining and measuring the investment opportunity (Invertir en la economía verde: acabando con los mitos comunes. Definiendo y midiendo las oportunidades de inversión) tiene como objetivo ayudar a los inversores a comprender mejor sus interacciones con la economía verde y a diseñar estrategias de inversión midiendo, de forma cuantificable, la transición hacia la sostenibilidad.

El documento identifica una amplia gama de oportunidades de inversión en la economía verde, respaldada por los esfuerzos globales para combatir el cambio climático y hacer frente a los desafíos ambientales. La economía verde, según el informe, tiene como objetivo lograr el desarrollo sostenible sin degradar el medioambiente, ser eficiente, limpia, circular, colaborativa y baja en carbono. Por lo tanto, es fundamental para alcanzar los objetivos del Acuerdo de París sobre el cambio climático y los compromisos dirigidos a frenar la pérdida de biodiversidad y la degradación de los ecosistemas.

La Comisión Global sobre Economía y Clima, copresidida por Lord Nicholas Stern, estima que será necesario invertir del orden de 90 billones de USD para 2030 para evitar que la temperatura del planeta aumente por encima de los 2 ºC a finales de siglo respecto a la era preindustrial. Este enorme despliegue de capital (cifra que es superior al valor del stock actual de la infraestructura del mercado de la economía verde) representa grandes oportunidades para las empresas y los inversores que alinean sus carteras con los retos globales.

Características de la economía verde

— Su peso es sustancial y creciente: La economía verde representa un 6 % del mercado bursátil mundial, o alrededor de 4 billones de USD, valor derivado principalmente de los servicios de energía renovable, eficiencia energética, agua, residuos y contaminación. Su valor podría aumentar hasta representar el 10 % del valor del mercado mundial para año 2030, lo que supondría un volumen aproximado de inversiones verdes para entonces de unos 90 billones de USD (cifra similar a la que representa el mercado mundial de la salud).

El informe también determina que, en los últimos cinco años, las compañías verdes generaron mayores rendimientos que el mercado de valores en general.

— Está diversificada: Según el estudio, la economía verde está diversificada por: tamaño de la empresa (las grandes empresas representan un 62 % de la capitalización del mercado verde, mientras que las medianas suponen un 26 % y las pequeñas, un 16 %); sector, incluidos los industriales (los más grandes), seguidos de los servicios públicos, la tecnología, los productos químicos y la construcción y los materiales; y geografía (Estados Unidos, Japón, Europa y China lideran el mercado).

En la actualidad, hay aproximadamente 3000 empresas cotizadas en todo el mundo con exposición a la economía verde. Este número ha aumentado aproximadamente un 20 % desde 2009 y cubre un 30 % de la capitalización cotizada del mercado global. La exposición general de la economía verde también ha crecido, particularmente a partir de 2013.

— Es multifacética: La publicación analiza una gama de productos y servicios de diferentes sectores como las energías renovables y alternativas, la eficiencia energética, el agua, los residuos y la contaminación, en función de su impacto en la mitigación y adaptación al cambio climático, el uso del agua, los recursos, la contaminación y la eficiencia agrícola.

Según el informe, la industria energética (gestión de la energía, eficiencia, generación y equipamiento) representa más de la mitad de la economía verde (57 %), mientras el transporte (equipamiento y soluciones de transporte, 12 %), la alimentación y la agricultura (8 %) y el agua (8 %) y también son importantes. La alta tecnología y las energías renovables también desempeñan un rol destacado, específicamente a través de la tecnología de computación en la nube, que puede ayudar a las empresas a reducir las emisiones de carbono hasta en un 90 %.

El informe también destaca el rápido crecimiento del uso de la energía solar e hidroeléctrica, y recursos como el litio para baterías y alimentos orgánicos o semillas, que impulsan los rendimientos agrícolas como factores críticos para la economía verde.

Haz clic en la imagen para descargarte el informe completo desde nuestra Biblioteca.

 

Investing in the global green economy: busting common myths. Defining and measuring the investment opportunity

 

Fuente: FT Russell.

 

Deja un comentario