La concentración media de CO2 en la atmósfera en 2016 batió todos los récords

El último boletín de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) sobre gases de efecto invernadero (GEI) advierte que la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera aumentó a una velocidad récord en 2016, lo que se tradujo en el nivel más alto en 800 000 años. En concreto, la concentración media mundial de CO2 pasó de las 400,00 partes por millón (ppm) de 2015 a 403,3 ppm en 2016, como resultado de las actividades humanas combinadas con el fenómeno meteorológico de El Niño.

 

La concentración media mundial de CO2 pasó de las 400,00 partes por millón (ppm) de 2015 a 403,3 ppm en 2016, como resultado de las actividades humanas combinadas con el fenómeno meteorológico de El Niño.

Tal y como informa la OMM, la concentración de COrepresenta en la actualidad un 145 % de los niveles preindustriales (antes de 1750), y los bruscos cambios observados en la atmósfera en los últimos 70 años no tienen precedentes.

Estos datos proceden de las observaciones del Programa de la Vigilancia de la Atmósfera Global (VAG) de la OMM, «que contribuyen a determinar los cambios en los niveles de los gases de efecto invernadero y actúan como un sistema de alerta temprana al detectar modificaciones de esos impulsores atmosféricos decisivos del cambio climático».

Algunas de las causas mencionadas de este rápido incremento de la concentración de dióxido de carbono son «el crecimiento demográfico, unas prácticas agrícolas más intensivas, un mayor uso de la tierra y el aumento de la deforestación, la industrialización y el consiguiente uso de energía procedente de fuentes fósiles». A esto hay que sumar los efectos devastadores del fenómeno meteorológico extremo de El Niño entre 2015 y 2016, que produjeron sequías en las regiones tropicales y disminuyeron la capacidad de absorción del CO2 de bosques, vegetación y océanos.

El rápido aumento de los niveles atmosféricos de CO2 y de otros GEI podría producir cambios sin precedentes en los sistemas climáticos, lo que redundaría en «graves perturbaciones ecológicas y económicas».

COP23: Foro clave para impulsar la voluntad política a escala global

El próximo lunes arrancará en Bonn (Alemania) la 23.ª Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP23), cumbre que, bajo la presidencia de Fiji, se desarrollará hasta el17 de noviembre.

Durante el evento internacional, los gobiernos se reunirán para impulsar la aplicación del Acuerdo de París y centrarán sus negociaciones en la elaboración de directrices para aplicar las disposiciones del pacto universal sobre una amplia gama de cuestiones. Entre ellas está, por supuesto, la reducción de las emisiones, además de otros aspectos como la transparencia, la adaptación, la financiación, la creación de capacidad y la tecnología.

La COP23 es clave para avanzar en todas estas cuestiones de manera que se asienten las directrices y pasos necesarios para que el mundo emprenda una acción clara dirigida a disminuir las emisiones de GEI al ritmo que requiere el planeta. La voluntad política a escala global y el sentido de urgencia son determinantes en este cometido.

Fuente: Organización Meteorológica Mundial.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.