La compensación ecológica a través del mundo: ¿fuente de inspiración?

Los expertos de Mission Économie de la Biodiversité (MEB), iniciativa conjunta de cdc Biodiversité y Caisse des Dépôts, recogen en el número 10 de Comprendre, correspondiente a diciembre de 2016, la publicación La compensation écologique à travers le monde: source d’inspiration? (La compensación ecológica a través del mundo: ¿fuente de inspiración?), en la que ha participado Ecoacsa Reserva de Biodiversidad, empresa impulsora de nuestra plataforma divulgativa Mercados de Medio Ambiente. La obra recoge ejemplos de proyectos de compensaciones ecológica llevados a cabo en 11 países con el fin de conciliar el desarrollo económico con la conservación de la biodiversidad, entre ellos, España.

Imagen: A. Roldán.

El documento recoge información que pone en contexto la evolución del concepto de compensación ecológica en distintas legislaciones como la australiana, brasileña, canadiense, francesa, india, suiza y de la Unión Europea, así como ejemplos de proyectos de compensaciones ecológicas desarrollados en 11 países: Alemania, Australia, Brasil, Canadá, España, Estados Unidos, India, Luxemburgo, Países Bajos, Reino Unido y Sudáfrica. Además, también explica las distintas formas existentes de compensaciones a la biodiversidad y modalidades de diseño y seguimiento de las medidas compensatorias.La conciliación del desarrollo económico y la preservación la biodiversidad es un objetivo que comparten todos los Estados que firmaron el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) en 1992 en la Cumbre de la Tierra de Río Janeiro. Desde entonces, ya son 193 las naciones que apoyan el CDB, cuyos representantes se reúnen cada dos años en la Conferencia de las Partes (COP) para compartir experiencias y definir los marcos de sus políticas de conservación de la biodiversidad.

Bajo la COP10 celebrada en Nagoya en 2010, las Partes adoptaron un Plan Estratégico para la Diversidad Biológica 2011-2020 que incluía 20 objetivos, conocidos como las Metas de Aichi. Para asegurar la disponibilidad de fondos para el desarrollo de este plan estratégico, la última meta solicita la movilización de recursos, ya definida en la COP9. Esta estrategia busca en particular estudiar «nuevos e innovadores mecanismos de financiación para detener la pérdida de biodiversidad de cara a 2020» (COP9, 2008).

La compensación ecológica, estos es, la puesta en práctica del principio de quien contamina la biodiversidad paga por ello, se identifica como uno de estos mecanismos. Cuando se trata de una obligación reguladora, su principio básico es el siguiente. En el proceso de diseño del proyecto, el director debe integrar el medioambiente de las fases aguas preliminares (elección del tipo de proyecto, la ubicación, las soluciones técnicas, etc.). Para ello, es necesario llevar a cabo una evaluación del impacto del proyecto sobre el entorno natural.

Este estudio de impacto debe incluir la integración de la previsión de medidas permanentes que eviten al máximo el impacto sobre la biodiversidad y reduzcan al mínimo los impactos que no se pueden evitar. Si, a pesar de estas medidas para evitar y reducir los impactos, se producen afecciones residuales, el desarrollador del proyecto debe proporcionar una compensación que se traduzca en una acción positiva para la biodiversidad.

Esto se conoce como la secuencia «evitar, reducir, compensar». Las medidas compensatorias especiales se desarrollan por lo general a distancia desde el lugar del impacto. Por último, a la luz de tales datos y opiniones, los organismos especializados o la autoridad administrativa competente toma la decisión de aceptar o rechazar el proyecto.

Por lo tanto, la compensación ecológica se puede definir como un conjunto de acciones a favor de los ambientes naturales para contrarrestar el daño causado por la realización de un proyecto que no pudo ser suficientemente evitado o reducido. Estas acciones, denominadas medidas compensatorias, deben generar una ganancia ecológica al menos igual a la pérdida que no se ha podido evitar o reducir con el fin de lograr el objetivo de No Pérdida Neta de biodiversidad.

La idea subyacente es permitir la realización de acciones necesarias para nuestro desarrollo sin generar una pérdida de la biodiversidad teniendo en cuenta el concepto de funciones ecológicas.

Con el fin de proporcionar elementos de reflexión para estructurar acciones de compensación, el presente estudio detalla métodos de compensación ecológica implementada en todo el mundo, sobre la base de un análisis de la literatura científica y una consulta de las partes interesadas. En concreto, el documento recoge información que pone en contexto la evolución del concepto de compensación ecológica en distintas legislaciones como la australiana, brasileña, canadiense, francesa, india, suiza y de la Unión Europea, así como ejemplos de proyectos de compensaciones ecológicas desarrollados en 11 países: Alemania, Australia, Brasil, Canadá, España, Estados Unidos, India, Luxemburgo, Países Bajos, Reino Unido y Sudáfrica. Además, también explica las distintas formas existentes de compensaciones a la biodiversidad y modalidades de diseño y seguimiento de las medidas compensatorias.

Compensaciones a la biodiversidad en España

Para ilustrar el panorama español de las compensaciones a la biodiversidad, los autores de la investigación han contado con la opinión experta de David Álvarez García, director ejecutivo de Ecoacsa.

En el caso de nuestro país, el marco jurídico para las compensaciones ecológicas se limita a la transposición de las Directivas europeas Hábitats y Aves y de la Ley de 2007 sobre el patrimonio natural y la biodiversidad, aunque también han sido previstas en ciertas leyes regionales.

En general, se centrada principalmente en los espacios Natura 2000, las especies protegidas o en peligro y los hábitats de interés comunitario (Morandeau et Vilaysack, 2012). Por su parte, la Ley de Evaluación Ambiental (Ley n.º 21/2013), aprobada a finales de 2013, establece los planes para evaluar los impactos cuantitativos y no solo cualitativos de los proyectos y exige cumplir la legislación más estricta en cuanto a la introducción de un tercero: una entidad específica de garantía ambiental. Sin embargo, el marco de regulador de la aplicación de esta ley se encuentra todavía en debate en las asambleas regionales.

Además, la legislación española introdujo un mecanismo de compensación del lado de la oferta, los conocidos como bancos de conservación de la naturaleza, cuyo desarrollo normativo a escala nacional se encuentra actualmente en fase de desarrollo, pero algunas regiones están comenzando a diseñar sus propios modelos.

 

Con el fin de proporcionar elementos de reflexión para estructurar acciones de compensación, el presente estudio detalla métodos de compensación ecológica implementada en todo el mundo, sobre la base de un análisis de la literatura científica y una consulta de las partes interesadas.

 

Fuente: cdc Biodiversité, Mission Économie de la Biodiversité (MEB).

Deja un comentario