La Comisión Europea declara aptas para su propósito las Directivas Aves y Hábitats

Tras someterse a una muy criticada revisión dirigida por la Comisión Europea, las principales directivas de la UE sobre la naturaleza, las Directivas Aves y Hábitats, han sido declaradas aptas para su propósito y no serán reescritas ni debilitadas, lo que supone un gran triunfo de las organizaciones conservacionistas y del colectivo de profesionales del medioambiente.

 

Tras someterse a una muy criticada revisión dirigida por la Comisión Europea, las principales directivas de la UE sobre la naturaleza, las Directivas Aves y Hábitats, han sido declaradas aptas para su propósito y no serán reescritas ni debilitadas, lo que supone un gran triunfo de las organizaciones conservacionistas y del colectivo de profesionales del medioambiente.El Ejecutivo comunitario confirmó el pasado miércoles lo que muchas ONG y grupos ambientalistas esperaban que sucediera: las Directivas de Aves y Hábitats no se reabrirán, sino que, por el contrario, la Comisión Europea se centrará en una mejor aplicación de la legislación existente.

Para ello, se elaborará en los próximos meses un plan de acción para corregir las deficiencias detectadas, con la finalidad de mejorar el cumplimiento de las normas y garantizar los «altos estándares medioambientales» de la UE.

En el marco del enfoque de la Comisión Juncker consistente en «legislar mejor», en 2014 se decició que las dos directivas serían examinadas por el Programa Regulador de Aptitud y Rendimiento (REFIT) e incluso el presidente, Jean-Claude Juncker, sugirió que las dos leyes podrían fusionarse en una «legislación más moderna».

Esta decisión causó una protesta pública sin precedentes: más de medio millón de europeos (una cifra récord) respondieron a una consulta de la CE sobre la revisión haciendo hincapié en la importancia de las cuestiones medioambientales para los ciudadanos de la UE.

El comisario europeo de Medio Ambiente, Karmenu Vella, quien junto con el primer vicepresidente de la CE, Frans Timmermans, fue encargado de supervisar la revisión, declaró durante la presentación de las conclusiones sobre la revisión realizada que ambas Directivas «siguen siendo pertinentes y adecuadas para su propósito». Asimismo, añadió que no se «reabrirán» y agregó que el siguiente paso será «asegurarse de que se implementen de la manera más eficaz y eficiente».

Aunque se ha decidido no reabrir las Directivas Aves y Hábitats, la Comisión ha identificado una serie de ámbitos en los que pueden introducirse mejoras, incluidas una gestión e inversión insuficientes en la Red Natura 2000 de espacios protegidos, así como deficiencias de ámbito local como retrasos, barreras administrativas innecesarias para permisos de proyectos y la inexistencia de evaluaciones para regular especies individuales.

Asimismo, el Ejecutivo comunitario también insistió en que la necesidad de mejorar la implementación de las Directivas y su coherencia con objetivos que abarquen otros sectores como la energía, la agricultura y la pesca. Al hilo de esto, el plan que se diseñe propondrá trabajar conjuntamente con los Estados miembros en el desarrollo de directrices adecuadas para facilitar la operatividad de las Directivas a escala regional mediante la reducción de cargas administrativas y el incentivo de las inversiones en iniciativas que impulsen la biodiversidad a escala regional y nacional.

Así, el plan de acción sugerirá la celebración de reuniones periódicas con las partes interesadas locales, a fin de que los desafíos de la aplicación puedan entenderse mejor tanto a escala local como a escala de la UE. Por su parte, el Comité de las Regiones también participará estrechamente en el futuro.

Fuente: Euroactiv.

Deja un comentario