La CE urge a los Estados miembros a que ratifiquen el Acuerdo de París

Ayer mismo, los responsables de la Unión Europea daban a conocer una comunicación dirigida a todos los Estados miembros sobre la Evaluación de la UE sobre el Acuerdo de París e implicaciones para los Estados miembros, en la que urgen a los países del marco comunitario a firmar el pacto universal sobre cambio climático alcanzado en la COP21 de París, así como a participar en las revisiones periódicas para mantener el aumento de la temperatura terrestre por debajo de los 2 ºC.

 

En la comunicación divulgada, los representantes comunitarios inciden en que los Estados miembros dediquen esfuerzos a contener la subida de la temperatura de la Tierra en los 1,5 ºC y destaca que «el Acuerdo de París ha sido un logro importante».

En la comunicación divulgada, los representantes comunitarios inciden en que los Estados miembros dediquen esfuerzos a contener la subida de la temperatura de la Tierra en los 1,5 ºC y destacan que «el Acuerdo de París ha sido un logro importante. La UE seguirá siendo proactiva en las negociaciones internacionales sobre el clima para asegurar que la ambición establecida en el pacto se traduce en todos sus elementos de aplicación, como en disposiciones detalladas en materia de transparencia y rendición de cuentas, mecanismos de desarrollo sostenible y mecanismos tecnológicos».

«El siguiente paso inmediato es la firma del Acuerdo de París. El pacto estará abierto para su rúbrica el 22 de abril de 2016 en Nueva York, y entrará en vigor cuando al menos 55 Partes que representen al menos un 55 % de las emisiones globales lo hayan ratificado. Es deseable la pronta ratificación y entrada en vigor del Acuerdo de París, ya que esto proporcionaría a todos los países la seguridad jurídica de que el comienza a funcionar rápidamente. La UE debe estar en condiciones de ratificar el pacto tan pronto como sea posible».

En lo referente a las medidas que llevará a cabo la UE para implementar el Acuerdo de París, el documento expone que «la transición a una economía baja en emisiones de carbono y eficiente en el uso de los recursos exige un cambio fundamental en la tecnología, la energía, la economía, las finanzas y en última instancia, la sociedad en su conjunto». Así, el pacto logrado en la pasada COP21 «es una oportunidad para la transformación de la economía, el empleo y el crecimiento. Se trata de un elemento central en el logro más amplio de los Objetivos del Desarrollo Sostenibles, así como de las prioridades de la UE en materia de inversión, competitividad, economía circular, investigación, innovación y transición energética».

Por otra parte, la comunicación hace hincapié en que la «aplicación del Acuerdo de París ofrece oportunidades de negocio para que la UE mantenga y explote su ventaja como primer motor en su apuesta por el fomento de las energías renovables, la eficiencia energética y el desarrollo de otras tecnologías de bajas emisiones de carbono a escala mundial. Para cosechar los beneficios que se deriven de esto, la UE tendrá que liderar tanto el ejemplo como la puesta en práctica de medidas que vayan en esta dirección en sus políticas regulatorias; no solo para reducir las emisiones, sino también para activar factores que aceleren la inversión pública y privada en innovación y en la modernización de todos los sectores clave, al tiempo que se asegura de que otras economías importantes siguen adelante con los compromisos».

«La transición hacia una economía baja en carbono debe ser adecuadamente conseguida, teniendo en cuenta las diferencias en el mix energético y en la estructura económica de todos los Estados miembros. Eso significa también la necesidad de anticipar y mitigar el impacto social de la transición en regiones específicas y sectores socioeconómicos».

 

Fuente: Comisión Europea.

Deja un comentario