La bioeconomía es parte integral del nuevo paradigma económico y social de la economía circular

El 8.º Encuentro Anual del Foro Europeo de Biotecnológica Industrial y Bioeconomía (EFIB 2015, por su acrónimo en inglés) reunió a finales de octubre en Bruselas (Bélgica) a cerca de 100 expertos del sector y unos 700 asistentes interesados en conocer de qué manera están afrontando los retos de esta industria las empresas que la conforman y hacia dónde dirigirán sus pasos en los próximos años. El indiscutible avance logrado por el sector al consolidar sus estrategias en línea con la economía circular y su condición de ser parte integral de este nuevo paradigma económico y social fueron protagonistas.

 

En el transcurso del EFIB 2015, los participantes tuvieron ocasión de conocer qué estrategias se están desarrollando para hacer frente a los problemas de comprensión que sufren la bioindustria y la biotecnología, los nuevos modelos de negocio, las vías de acceso a mecanismos de financiación conjunta y cómo se están superando los obstáculos para llegar al consumidor en el desarrollo de las nuevas cadenas de valor de las materias primas.

Entre el 27 y el 29 de octubre pasados, se reunieron en la capital belga los directivos de las principales firmas especializadas en el sector de la bioindustria y la biotecnología, así como responsables de la Comisión Europea, otros partes interesadas y representantes de los usuarios finales con motivo del EFIB 2015.

En el transcurso del evento, los participantes tuvieron ocasión de conocer qué estrategias se están desarrollando para hacer frente a los problemas de comprensión que sufren la bioindustria y la biotecnología, los nuevos modelos de negocio, las vías de acceso a mecanismos de financiación conjunta y cómo se están superando los obstáculos para llegar al consumidor en el desarrollo de las nuevas cadenas de valor de las materias primas.

Nathalie Moll, secretaria general de EuropaBio, patronal europea de las empresas del sector de la bioindustria, llamó la atención durante su intervención en el encuentro acerca de que «mucha gente aún no se da cuenta del enorme activo que Europa posee en su industria biotecnológica. Disponemos de la tecnología para ser parte de la revolución renovable, lo que nos permite reducir drásticamente nuestra dependencia del carbono fósil y utilizar cada día nuestros recursos de forma más eficiente y sostenible en la producción de una amplia gama de productos. EFIB 2015 busca poner de relieve este potencial e identificar qué alternativas existen para aprovecharlo».

Precisamente a este propósito contribuyeron los directores ejecutivos de firmas especializadas en la producción de bioproductos innovadores como Corbion, Metsa y Novamont, que compartieron sus puntos de vista junto a responsables políticos y expertos de la Fundación Ellen MacArthur, la Fundación Europea del Clima, Accenture, Carlsberg, Interface, Zero Waste Europe, Jaguar Landrover y Lego sobre las oportunidades y los desafíos que enfrentan para introducir productos, procesos y políticas más inteligentes y sostenibles.

Entre los proyectos presentados, cabe destacar la Iniciativa de la Comunidad Circular de Carlsberg y su botella biodegradable de fibra; la estrategia de Lego para abandonar la era de los plásticos y apostar por nuevos materiales innovadores sostenible; el análisis de mercado, la evaluación técnico-económica y ecológica y el marco político y económico de los procesos y aplicaciones de base biológica (en especial, materias primas de biomasa, polímeros, fibras de origen biológico y composites) llevado a cabo por el Instituto Nova y la iniciativa IB2Market. Este último es un proyecto público financiado por la Unión Europea cuya apuesta ha supuesto la comercialización nuevos tipos de bio-surfactantes e hidratos de carbono con aplicaciones en el campo de la industria farmacéutica, la nutrición médica y funcional, la cosmética y la nanotecnología, entre otros.

Stephan Tanda, miembro del Consejo de Dirección de Royal DMS y presidente del Consejo de Biotecnología Industrial de EuropaBio, afirmó en relación a la celebración de EFIM 2015 que «la edición de este año tiene lugar en un momento crucial en el que está desarrollándose la estrategia de la UE en materia de economía circular, en el periodo previo a la mayor conferencia de la Unión que abordará la inversión en bioeconomía y con las negociaciones sobre el cambio climático de la próxima COP21 en París a la vuelta de la esquina. La biotecnología industrial jugará un papel clave en la creación de empleo y el crecimiento en la UE y facilitará nuestra transición hacia un futuro basado en las energías renovables y en la reducción de emisiones de GEI».

La bioeconomía es una parte integral de la economía circular 

«Sin biotecnología no existe la bioeconomía. Y la bioeconomía es una parte integral de la economía circular», defendieron los responsables que compartieron sus experiencias y desarrollos en el Square Center de Bruselas. Se trata de «un camino sin retorno para reconciliar el crecimiento económico, la creación de empleo y la sostenibilidad medioambiental», resumen los responsables del blog Il Bioeconomista.

El mercado mundial de productos químicos derivados de la biotecnología crecerá hasta 2020 a un ritmo anual del 20 %. En concreto, según anunció en su exposición Gunter Festel, fundador y CEO de Festel Capital, se pasará de los 92 000 millones de dólares de 2010 a los 228 000 M$ a finales de 2015 hasta alcanzar los 515 M$ en 2020.

Imagen: EFIB 2015.

Durante el evento se avanzó que la inversión global del capital riesgo (venture capital) en biotecnología industrial se situó en 2013 en los 3583 M$.

Otro dato interesante aportado por Festel es que la inversión global del capital riesgo (venture capital) en biotecnología industrial se situó en 2013 en los 3583 M$. La mayor parte de la inversión se centró en América, en concreto, en Estados Unidos. Ante este escenario, el experto destacó que Europa deberá dedicar más esfuerzos para ser competitiva. Es esencial acelerar la evolución a una escala industrial de la tecnología, implementar un sistema de contratación pública y atraer inversiones más fuertes, sobre todo, en nuevas empresas.

A este respecto, cabe apuntar que la Comisión Europea celebra hoy y mañana en Bruselas la Cumbre de la Inversión en Bioeconomía.

Fuente: EFIB, Europabio.

Deja un comentario