La Asociación de Fundaciones para la Conservación de la Naturaleza incorpora un nuevo miembro: la Fundación Tierra Ibérica

Con el comienzo de 2015, los integrantes de la Fundación Tierra Ibérica (FTI) han estrenado también un nuevo proyecto, su incorporación a la Asociación de Fundaciones para la Conservación de la Naturaleza (AFN), con la intención de sumar fuerzas y contribuir a mejorar la gestión de la conservación del patrimonio natural español.

Los miembros de la AFN son entidades privadas de interés general constituidas con un propósito muy beneficioso para la sociedad: actuar de agentes protectores del medioambiente.Los miembros de la AFN son entidades privadas de interés general constituidas con un propósito muy beneficioso para la sociedad: actuar de agentes protectores del medioambiente de manera que se garantice su mantenimiento adecuado y que este contribuya al desarrollo de la persona, «tal y como garantiza la Constitución», subrayan desde la FTI.

Para ello, los profesionales que desempeñan su labor en las fundaciones dedicadas a la conservación de la naturaleza colaboran con las instituciones públicas para velar por «la utilización racional de todos los recursos naturales con el fin de proteger y mejorar la calidad de vida y defender y restaurar el medioambiente». Además, estas entidades también constituyen una «herramienta esencial para la participación social», destacan desde la Fundación Tierra Ibérica.

El surgimiento de la AFN se debió a la necesidad de defender la especificidad de las fundaciones conservacionistas privadas mediante una estructura en red que facilitara poder compartir experiencias y ofrecer una representación homogénea ante las administraciones públicas y otras instituciones.

Hasta la fecha, las actividades desarrolladas desde la AFN han movilizado a 45 000 personas en distintas iniciativas dirigidas a la conservación de los recursos naturales. Además, se han creado 200 puestos de trabajo directos dedicados al diseño, ejecución y gestión de proyectos y hay un total de 17 centros dedicados a la educación, conservación, investigación e interpretación de la naturaleza, además «de los numerosos socios, simpatizantes y voluntarios de las distintas fundaciones que forman parte de la AFN», hacen hincapié los responsables de la FTI.

Por delante, les quedan muchos retos por abordar, como «el desarrollo de una nueva y actualizada Ley de Mecenazgo, de la custodia del territorio o de los bancos de hábitat [también conocidos como bancos de conservación de la naturaleza], así como otros temas relacionados con la gestión responsable de las empresas, la responsabilidad social y ambiental, el voluntariado corporativo u otros aspectos relacionados con los indicadores de la biodiversidad», avanza la información divulgada por los profesionales de la Fundación Tierra Ibérica.

Otros temas que también supondrán retos interesantes para estas organizaciones tienen que ver con los incentivos fiscales y la representación y participación en órganos consultivos y asesores. Abordar todos ellos «será mucho más fácil de forma conjunta y coordinada con otras fundaciones que tienen nuestra misma misión y objetivos similares», reconocen los miembros de FTI.

Fuente: Fundación Tierra Ibérica.

Un comentario en “La Asociación de Fundaciones para la Conservación de la Naturaleza incorpora un nuevo miembro: la Fundación Tierra Ibérica

Deja un comentario