La apuesta privada por la conservación del medioambiente gana empuje

Acaba de tener lugar en Berlín (Alemania) el I Congreso de la Red Internacional de Conservación de Tierras (ILCN, por sus siglas en inglés), un encuentro en el que se discutió y se trabajó en el desarrollo y organización de la conservación de la naturaleza desde el ámbito privado, una apuesta que está ganando impulso a escala global.

 

Dørte Pardo López, de la Dirección General de Medioambiente de la Comisión Europea, España es el país más activo en la aplicación de acuerdos de custodia en el marco de los proyectos LIFE.

Los organizadores del evento, los profesionales del Lincoln Institute of Land Policy (LILP), acogieron a más de 100 profesionales de 27 países representantes de gobiernos, ONG, comunidades indígenas, empresas privadas y fideicomisos públicos, que compartieron conocimiento, experiencias, inquietudes y, sobre todo, muchas ganas de contribuir al fomento de las iniciativas privadas dirigidas a la conservación de la biodiversidad.

Durante los dos días que duró la cita (del 19 al 21 de octubre), tuvieron lugar sesiones especializadas en legislación, finanzas, metodologías de conservación, seguimiento y comunicación de los diversos fideicomisos de tierras. Además, también se abordaron los problemas y retos que tiene por delante la conservación, cómo emplear la tecnología para los programas de monitorización y la custodia del territorio tuvo un gran protagonismo.

En este sentido, numerosos expertos explicaron a los asistentes distintos casos y experiencias de éxito llevados a cabo en diferentes partes del mundo. Así, se avanzó que las iniciativas de conservación han adoptado estándares y prácticas en Estados Unidos para garantizar un trabajo adecuado. Por su parte, Laura Johnson, directora de la ILCN, destacó la obligación de monitorizar aquello que se protege y abogó por una mayor eficiencia tanto en la protección como en el seguimiento de los proyectos de conservación.

Los expertos del National Trust for Scotland reconocieron que algunos aspectos de la monitorización están fuera de nuestro control y gestión, como el cambio climático, sin embargo, incidieron en que la medición debe seguir siendo una prioridad. El seguimiento de la gestión y la biodiversidad puede que no sea siempre entusiasmante, «pero es vital para una gestión y responsabilidad adecuadas», aseveraron.

Custodia del territorio

En cuanto a las experiencias exitosas sobre custodia del territorio, Marta Subirá, directora general de Políticas Ambientales de Cataluña, detalló la experiencia en monitorización y potenciación de esta herramienta de conservación en la comunidad autónoma del noreste español. «Difundir y mostrar los lugares de protección a los propietarios es una vía muy efectiva para sensibilizar», hizo hincapié la portavoz de la Generalitat.

En la actualidad, existen 844 acuerdos de custodia en Cataluña, que representan un total de 42 905 hectáreas de territorio protegido (un 1,4 % de la superficie total de la comunidad autónoma), matizó Subirá al compartir los datos sobre el inventario catalán de custodia del territorio.

De la superficie total amparada por algún acuerdo de custodia en Cataluña, un 39,46 % pertenece a la Red Natura 2000, un 25,83 % carece de otra figura de protección aparte del propio acuerdo, un 4,98 % se halla parcialmente en la Red Natura y en zona conectora y del 32,70 % restante se desconocen los datos, apuntó.

Marc Vilahur, de Xarxa de Custòdi del Territori de Catalunya (Red de Custodia del Territorio de Cataluña), también ayudó a aportar una imagen sobre el desarrollo de la custodia catalana mediante la experiencia del Proyecto LandLIFE, mientras que Víctor Gutiérrez, coordinador de Proyectos de la Fundación Biodiversidad, ahondó en las experiencias de custodia españolas que cuentan con apoyo público, mientras que

En el transcurso de las jornadas programadas, se expusieron interesantes experiencias de redes de custodia de distintos países, como la red portuguesa POR y el Foro Estatal de Redes y Entidades de Custodia del Territorio de España (FRECT), en marcha desde 2011, que estuvo representado en el acto por Jordi Pietx, experto en custodia y actualmente responsable de Proyectos de Relaciones Exteriores de Associació Aurora.

España, el país más activo de la UE

Dørte Pardo López, de la Dirección General de Medioambiente de la Comisión Europea, dibujó el panorama de la custodia del territorio en el marco comunitario y destacó los siguientes puntos:

– La transferencia de gestión y de la propiedad se da en 23 de los 28 países de la EU28.

– Los mecanismos de apoyo a la gestión son populares (existen en 20 Estados).

– Los incentivos fiscales por apoyar de forma voluntaria la custodia son muy poco empleados.

– España es el país más activo en la aplicación de acuerdos de custodia en el marco de los proyectos LIFE.

– Reino Unido es el país que más experiencia tiene en fideicomisos de tierras.

– Francia está definiendo en la actualidad la Ley de la Biodiversidad, que incluye un nuevo tipo de servidumbre.

– Hasta la fecha, se han identificado 16 229 acuerdos de custodia en la UE.

Otros temas de debate y experiencias de conservación

Otro de los temas de debate fueron las razones de los conflictos entre los encargados de la gestión de las tierras y el resto de partes interesadas. En esta sesión, algunos de los motivos destacados fueron la contraposición entre el enfoque de los problemas y las soluciones aportadas, la disyuntiva entre la perspectiva social y cultural y el enfoque científico y legal, la ausencia de comunicación integral y, en ocasiones, de títulos de propiedad claros, la necesidad de disponer de una mayor información o la conocida como la tragedia de los bienes comunes, que hace referencia a los problemas en el reparto de los beneficios.

Respecto a las experiencias de proyectos de conservación puestos en marcha por comunidades, cabe destacar la iniciativa desarrollada por comunidades tribales indias para proteger sus montañas y vida salvaje; el proyecto de Trust for Nature en las praderas de Victoria del Norte en Australia, en el que han estado involucrados pequeños propietarios, operaciones de compra, acuerdos y fondos rotatorios; el mercado de custodia puesto en marcha en reservas de praderas americanas por American Prairie o la apuesta de The Nature Conservancy para impulsar la capacidad de conservación de los ganaderos de la Patagonia y su caja de herramientas para la conservación voluntaria.

Recomendaciones sobre las Áreas Privadas Protegidas

Por su parte, Brent Mitchell, experto en custodia del territorio y Áreas Privadas Protegidas de la Comisión Mundial de Áreas Protegidas (World Commission on Protected Areas, WCPA) de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), dio una serie de recomendaciones sobre las Áreas Privadas Protegidas (APP).

Así, sugirió a los asistentes que utilicen siempre la definición que realiza su entidad sobre área protegida como base para definir un informe internacional en esta materia. Además, también recomendó revisar los sistemas nacionales de APP para aclarar la definición, capacidad legal e importancia de estos espacios; desarrollar e implementar mecanismos y sistemas efectivos de monitorización de las APP y crear o fortalecer las asociaciones nacionales para evaluar el rendimiento, aportar formación y desarrollar sistemas de recolección de datos.

Durante su exposición, Mitchell lanzó una pregunta a los asistentes: «¿Estamos preparados para mantener la protección de las áreas en un escenario de población creciente?».

Otros temas que suscitaron también un gran interés tuvieron que ver con la legislación finlandesa, la necesidad de cuidar el conocimiento ecológico tradicional y de integrarlo en las estrategias de conservación, los enfoques comunitarios y la gestión tradicional como herramientas de integración de la protección de la naturaleza y el ecoturismo.

Red Internacional de Conservación de Tierras

La Red Internacional de Conservación de Tierras (International Land Conservation Network, ILCN) es una iniciativa del LILC surgida con el fin de conectar organizaciones en el mundo para impulsar la participación del sector voluntario cívico y privado en la protección y custodia de la tierra y las aguas.

Imagen: James Stiles.

El encuentro también dedicó parte del tiempo a poner en común de qué manera se pueden potenciar a escala internacional las iniciativas privadas para conservar el medioambiente, así como a definir los objetivos y acciones que debe alcanzar y desarrollar la ILCN.

El encuentro también dedicó gran parte a poner en común de qué manera se pueden potenciar a escala internacional las iniciativas privadas para conservar el medioambiente, así como a definir los objetivos y acciones que debe alcanzar y desarrollar la ILCN. En cuanto a las metas, se definieron las siguientes.

– Fomentar el intercambio de información y experiencias entre los fideicomisos.

– Impulsar la educación y el aprendizaje.

– Actuar de organización paraguas para presionar a las instituciones internacionales.

– Crear una estructura específica para garantizar el cumplimiento de los objetivos consensuados en Europa y de la Unión Europea.

 

Fuente: ILCNLILP.

Deja un comentario