La apuesta por la innovación de la economía circular es sinónimo de oportunidades para el empleo y el emprendimiento verde

La semana pasada tuvo lugar en Madrid el Green Circular Day, una jornada sobre emprendimiento y economía circular impulsada por la Red emprendeverde de la Fundación Biodiversidad en colaboración con Ecoembes con el fin de acercar las numerosas oportunidades que brinda para el empleo, el emprendimiento y el avance hacia la sostenibilidad de la economía esta apuesta por la innovación y la eficiencia en el uso de los recursos.  Por Gloria Llopis.

 

El Green Circular Day ha acercado las numerosas oportunidades que brinda para el empleo, el emprendimiento y el avance hacia la sostenibilidad de la economía esta apuesta por la innovación y la eficiencia en el uso de los recursos.

Tras la inauguración del acto llevada a cabo por Sonia Castañeda, directora de la Fundación Biodiversidad, y de Begoña Nieto, directora de Relaciones Institucionales y Empresas Adheridas de Ecoembes, tomó la palabra Michael Braungart, fundador de la Agencia para el Fomento de la Protección Ambiental (EPEA), del concepto de «economía circular» y coautor del libro Cradle to cradle.

En su exposición, Braungart destacó que la economía circular es sinónimo de innovación y subrayó que no consiste únicamente en minimizar residuos. Además, apuntó que el embalaje es el mayor contribuidor hacia una mejor calidad de vida, por lo que animó a los asistentes a que lo hagamos más circular.

En cuanto al reciclaje, se mostró totalmente partidario de esta práctica, pero incidió en lo importante que es conocer de qué están elaborados los productos. Asimismo, llamó la atención de nuestro carácter más crítico para cuestionar muchas de las políticas y medidas llamadas «ecológicas» que en realidad se traducen en la apuesta por malas prácticas, así como para cuestionar numerosos lemas que son empleados hoy en día y que venden compañías, ciudades, eventos… «cero emisiones» o «neutrales en carbono», cuanto no existe ningún «árbol cero emisiones», recordó el experto.

Otros de los mensajes que lanzó a los asistentes se centraron en la importancia de saber diferenciar entre lo que es eficiente frente a lo efectivo y en la necesidad de no comprometer los recursos de las generaciones futuras y de trabajar por construir un futuro con mejores y nuevas oportunidades para ellas.

La economía circular en la UE

Hans Bruyninckx, director ejecutivo de la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA), incidió en su discurso en que «toda la cadena de producción debería estar influida por los principios de la economía circular» y recordó que a pesar de que existe la creencia de que «solo nos centramos en la gestión de residuos desde la UE, también publicamos informes sobre economía circular». En este sentido, avanzó que el próximo 2016 «presentaremos un estudio sobre conocimiento integrado de la economía circular y los objetivos climáticos».

Por su parte, Ester Colino, responsable de la Extended Producer Responsibility Alliance (Expra), explicó en referencia a qué aspectos son destacables del paquete de medidas europeas que, «por primera vez, vamos a tener una legislación no solo de residuos, sino también sobre producto: cómo se diseña, se empaqueta…Tenemos grandes desafíos por delante y hay mucha ciencia detrás».

Chloe de Roos, responsable de Operaciones de Circle Economy, hizo hincapié en que aún hoy «faltan dos cosas: por un lado, cómo medimos la economía circular y cómo se implanta y, por otra parte, cuáles son sus objetivos».

«Los ciudadanos son los que tienen que plantearse qué capacidades necesitan para poder acceder a empleos relacionados con la economía circular en el futuro», advirtió la especialista.

A continuación, Juan Manuel Báñez, de la Organización Europea para el Embalaje y el Medio Ambiente (Europen), respondió a la pregunta: «¿Desde la posición de su entidad, cómo les afecta el cambio que implica la economía circular?». En primer lugar, «el análisis del ciclo de vida es importante. Hay que analizar lo sostenible que es un producto en todo el proceso de su vida. Además, hay que tener en cuenta que el envasado es parte del producto. Para nosotros esto es lo fundamental», apuntó el portavoz de la entidad europea.

Participación ciudadana e intercambio de conocimiento

También en referencia al contexto europeo, Ester Colino recordó que «los objetivos de la Directiva de envases eran muy ambiciosos y hay que tener en cuenta a los distintos países de la UE a los que afecta. Habría que ser más flexibles (…) y homogeneizar los sistemas de medición de residuos entre los diferentes Estados. Si no, es muy difícil alcanzar resultados».

Asimismo, insistió en que uno de los desafíos de la economía circular es la creación de empleo y de oportunidades para innovar. Por último, su mensaje final estuvo dirigido a los ciudadanos: «No podemos hacer nada sin los ciudadanos. Debemos involucrarles».

Al hilo de esta reflexión, Chloe de Roos añadió que «intentamos convencer a las personas de que la economía circular es necesaria. Hay que motivar a los ciudadanos para que se transmitan los conocimientos en esta materia entre ciudades (por ejemplo, Madrid-Barcelona) y entre países con sus distintas experiencias. Es fundamental poder compartir todo ese conocimiento».

La economía circular en España

En la mesa de debate sobre la economía circular en España, Begoña de Benito, directora de Relaciones Institucionales y Empresas Adheridas de Ecoembes, explicó que su entidad «actúa como coordinador de la colaboración entre el sector público, el privado privados y el público, tres agentes clave» para el avance en la consolidación de la economía circular.

Además, apuntó que «hoy se recicla un 74 % de los envases y llamó la atención sobre que, a pesar de que Ecoembes es reconocida socialmente como “los del reciclado”, también llevamos muchos años trabajando por la prevención, con más de 4000 medidas desarrolladas en este campo».

«Ahora tenemos objetivos más ambiciosos: mirar hacia la prevención y el ecodiseño, metas muy relacionadas con la economía circular», avanzó De Benito, quien también incidió en que «para alcanzar la meta de un 80 % de reciclado en 2020 hay que incrementar la aportación ciudadana y la calidad del reciclado». Para ello, se hace necesario que todos «trabajemos para favorecer el reciclado, impulsar el compromiso de todos para hacer lograr un sistema más eficiente e incentivar el mercado con mecanismos de apoyo a la compra de productos reciclados».

Comunicación personalizada

«Es importante no hacer una comunicación genérica, sino caso a caso. Debemos segmentar la comunicación y llegar hasta la puerta de cada ciudadano», explicó Begoña de Benito. En este sentido, detalló que en Ecoembes «se aplica el Big Data para saber qué está pasando y para alcanzar ese nivel de segmentación y comunicar a cada prescriptor lo que necesita, ya que la gente mayor, la gente joven… cada uno necesita un tipo de comunicación distinta».

Por otra parte, también incidió en que «hay que hacer visible lo que pasa después de tirar los envases y residuos al contenedor, puesto que falta pedagogía en este aspecto». «Hay que desterrar falsos mitos: alguien se está forrando gracias a mi reciclado, piensa el ciudadano… o da igual lo que yo separe si luego se junta todo».

Además, la responsable de Ecoembes abogó por que hay que «replantearse el modelo de consumo», en el que se dé fin a la obsolescencia programada, se impulse la economía colaborativa y de ahí se culmine con un modelo circular.

A continuación, Carlos Martínez-Orgado, presidente de honor de la Fundación Economía Circular, destacó que «en España se da habitualmente un error que consiste en confundir la economía circular con el reciclado» y reseñó que «nuestra gran asignatura pendiente es el ecodiseño de los productos».

El portavoz de la fundación también habló de la relevancia de «establecer una asignación clara de responsabilidades entre todos los actores de la cadena: reparto de responsabilidad entre ciudadanos, Administración…», y se mostró confiado en que «el paquete en materia de economía circular que se va a presentar a la Comisión Europea el próximo 2 diciembre sea muy preciso, que todos los actores de todos los países jueguen con el mismo reglamento y con las mismas normas para que se pueda facilitar después la realización de evaluaciones y prospecciones».

Otro de los aspectos destacados por Martínez-Orgado es que debemos reconocer que el problema al que se enfrenta la sociedad no esta tanto «un problema de residuos, sino de escasez de recursos, pues estos son finitos». A este respecto, apuntó que «un 10 % de la población mundial utiliza el 80 % de los recursos del mundo. Esto requiere un crecimiento circular, no lineal». No es una cuestión de ser o no partidario de esta manera de entender la producción y el consumo, «sino de que va a tener que ser así», se mostró contundente el presidente de honor de la Fundación Economía Circular.

Iñaki Susaeta, coordinador de Biodiversidad y Cambio Climático del Ihobe, Sociedad Pública de Gestión Ambiental del País Vasco, recalcó que sería necesario un mecanismo fiscal preferente para fomentar el reciclado. Además, lanzó una reflexión a la sala: «¿Estamos dispuestos a cambiar nuestro modelo de consumo para impulsar el modelo de producción?» y aportó un dato para pensar: «Hemos calculado que tiramos 47 millones de euros en recursos y esto es algo que no nos podemos permitir».

Josep M.ª Tosti Borrás, director de la Agencia de Residuos de Cataluña, puso el acento en lo necesarios que son los incentivos para que los ciudadanos reciclen, «porque no tienen ninguno». Por ello, abogó por «mecanismos de fiscalidad y acuerdos voluntarios, sectoriales y políticos» en esta materia.

Por otra parte, subrayó que hoy en día no existe transparencia en el coste de los residuos, que va asociado al IBI, lo que se traduce en una gestión ineficiente e incoherente. «Sin información ni transparencia, no hay cambio», advirtió el portavoz catalán.

Green Market Place

Durante el Green Circular Day, se reservó un espacio para que distintas iniciativas emprendedoras en el marco de la economía circular expusieran sus respectivas apuestas de productos y servicios.

Imagen: Red emprendeverde.

Durante el Green Circular Day, se reservó un espacio para que distintas iniciativas emprendedoras en el marco de la economía circular expusieran sus respectivas apuestas de productos y servicios.

Entre ellas, estuvieron presentes distintos emprendedores de la Red emprendeverde como Aeress (que promueve el logro de un modelo de economía ecológica que incentive el aprovechamiento y posterior uso equilibrado de los recursos naturales); Ciclus (diseño sostenible); Ecointelligence Growth (dedicada a facilitar la transformación y transición de las empresas y organizaciones hacia el modelo de economía circular); Idunn Bags (fabricante de bolsos hechos con piel de pescado, sacos de café y otros materiales); Inèdit (especializada en ecodiseño y ecoinnovación); Oiko (trofeos y premios sostenibles); The Pet Bottle Project (proyecto de reciclaje de la agencia Quiank!); Sadako Technologies (startup especializada en robótica y visión por computador para recuperación de residuos); Wagonstill (una alternativa al inmueble, ya que se dedica a localizar, restaurar y acondicionar antiguos vagones de tren) y Zicla (productos reciclados).

Los miembros del equipo de CartonLab fueron los encargados del diseño de los carteles 100 % de cartón que se utilizaron en distintos lugares del Círculo de Bellas Artes con motivo del Green Circular Day.

Campaña: Retos circulares

Con motivo del Green Circular Day, desde la Red emprendeverde de la Fundación Biodiversidad han lanzado una campaña que aún está activa (finaliza el 8 de noviembre) y en la que puedes participar. Persigue la involucración ciudadana en el avance hacia una sociedad y economía sostenibles. Esta iniciativa consiste en poner en común las ideas y acciones que cada ciudadano o empresa tiene o pone en práctica para lograr distintos retos.

Se han definido seis retos y cada uno de ellos lleva asociado un hastag para poder ser identificado rápidamente en Twitter. Si te apetece aportar tus ideas, comparte un tweet con el hastag del reto que te interesa compartir y acompáñalo del hastag elegido para el #GreenCircularDay.

#Reto1: ¿Qué harías para hacer un uso más eficiente de los recursos?

#Reto2: ¿Cómo mejorarías la reutilización y el uso de los materiales?

#Reto3: ¿Cómo podemos acercar el ecodiseño y la ecoinnovación a las empresas?

#Reto4: ¿Cómo implicarías a todos los agentes interesados en la economía circular?

#Reto 5: ¿Cómo promoverías el consumo de productos y servicios sostenibles?

#Reto6: ¿Qué modelos de negocio se pueden desarrollar basados en la economía circular?

Deja un comentario