La aplicación del enfoque de paisajes a escala global recogida en un mapa

Terry Sunderland, científico principal del Centro para la Investigación Forestal Internacional (Cifor), dirige un proyecto que persigue conocer hasta qué punto se está llevando a cabo a escala global y de manera adecuada la implementación del enfoque del paisaje en las distintas políticas que buscan conservar la biodiversidad, reducir la pobreza y la deforestación, así como garantizar un suministro sostenible de alimentos.

Cifor ha puesto en marcha un proyecto que persigue conocer hasta qué punto se está llevando a cabo a escala global y de manera adecuada la implementación del enfoque del paisaje en las distintas políticas que buscan conservar la biodiversidad, reducir la pobreza y la deforestación.Los resultados de su investigación se encuentran recogidos en un mapa accesible online que permite a los responsables políticos y a los agentes involucrados en la gestión del paisaje compartir sus puntos de vista y conocer otras iniciativas a escala mundial.

La puesta en marcha de este proyecto se debió a que, según reconoce Sunderland, «a pesar de la abundante literatura sobre enfoques de paisajes, hay muy pocos ejemplos de estudios de caso en la literatura arbitrada». Esto no significa que «no existan», «el problema es que no se están dando a conocer».

Con motivo del pasado Foro Mundial de los Paisajes 2014 organizado por Cifor, el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en el marco de la COP 20 sobre cambio climático,

Sunderland presentó los resultados de su investigación, que inciden en la importante brecha detectada entre la investigación y la práctica en el enfoque de paisajes.

Con objeto de realizar una revisión rigurosa, imparcial y sistemática de la literatura en torno al enfoque de paisajes, durante su análisis, el técnico de Cifor estudió la evolución registrada por la comprensión de este concepto, dónde se utiliza con éxito y en qué iniciativas falla su aplicación. Asimismo, determinó algunas reglas básicas para los estudios de caso, como el empleo de una metodología clara y replicable, la participación de, al menos, dos usos del suelo y partes interesadas de dos sectores distintos como mínimo, y contar con resultados que hubieran sido medidos con precisión y rigurosidad.

Una de las primeras dificultades con las que se topó el investigador fue la terminología, ya que no existe unanimidad a la hora de utilizar un mismo término para describir la gestión integrada del paisaje. Se emplean muchos y muy dispares: mosaicos, crecimiento verde, agricultura climáticamente inteligente…

Otra de las conclusiones de la investigación es que, tras una criba importante entre cientos de miles de artículos científicos sobre la materia, finalmente solo 47 casos cumplían los criterios de estudio definidos. La mayoría de ellos se centraba en un solo recurso (bosques o medios de vida, un 27 % cada uno; seguidos del agua -19 %-; el suelo y la biodiversidad -13 % cada uno-; y la agricultura -4 %-).

De todos ellos, a pesar de que el 80 % mostraba resultados positivos, carecían de plan de seguimiento y monitorización a largo plazo. Asimismo, la mitad de las iniciativas se habían desarrollado en África Central y una quinta parte en Asia. «Esto no quiere decir que no existan más proyectos tanto en esas regiones como en otras del planeta. Intuitivamente, sabemos que se están llevando a cabo enfoques de paisajes en todos los trópicos del planeta», asegura Sunderland.

En definitiva, este estudio deja patente que es necesario escribir artículos científicos sobre las distintas iniciativas acerca del enfoque de paisajes que se están desarrollando en todo el mundo, así como trabajar por consolidar el seguimiento y monitorización a largo plazo de dichos proyectos. De hecho, no solo las administraciones públicas están interesadas en su potencial, sino que también la comunidad inversora está dispuesta a apoyar iniciativas de gestión integrada del paisaje que sean sólidas y diversificadas.

Fuente: Cifor.

Deja un comentario