La agricultura tiene un potencial aún por explotar en la mitigación del cambio climático: el recorte de emisiones de GEI que no son CO2

Si bien está ampliamente reconocido que el sector agrícola puede contribuir de forma significativa a los esfuerzos de mitigación del cambio climático a través del aumento de la absorción de carbono en las tierras agrícolas, un estudio reciente demuestra que la agricultura tiene un potencial adicional aún por explotar mediante la disminución de sus emisiones de GEI que no son CO2.

 

Potencial de mitigación del cambio climático de la agricultura.El informe Agriculture GHG Emissions: Determining the Potential Contribution to the Effort Sharing Regulation (Emisiones de GEI de la agricultura: Determinando el potencial de contribución al Reglamento del Esfuerzo Compartido), elaborado por el Instituto Europeo de Política Medioambiental (IEEP, por su acrónimo en inglés), muestra que el alcance de la contribución del sector agrícola al recorte de emisiones de GEI dependerá en gran medida de su grado de ambición, de los costes de la acción de mitigación y del apoyo público disponible. Aún así, los expertos que han participado en la presente investigación defienden que existen evidencias de que, a pesar de que el incentivo financiero para la mitigación sea bajo y de que las acciones no estén apoyadas a través de las políticas, la agricultura puede lograr una mitigación del cambio climático notable.

Existe un amplio abanico de acciones de mitigación disponible para el sector agrícola, sin embargo, aún no han sido adoptadas a la escala e intensidad necesarias para que se traduzcan en reducciones duraderas de las emisiones, afirman los autores del informe, Ben Allen y Anne Maréchal.

Hoy por hoy, la agricultura comprende alrededor de 10,8 millones de explotaciones y es responsable de la gestión de más de un 40 % de la superficie terrestre de la Unión Europea, tanto en tierras de cultivo como en tierras seminaturales. Además, es responsable de la producción de una amplia gama de servicios de los ecosistemas que benefician a la sociedad y que van más allá de la producción de alimentos y fibras —el suministro de agua limpia, los paisajes, la prevención de la degradación del suelo y calidad del aire, entre otros—.

El rendimiento económico total de la agricultura de la UE se eleva a 411 000 millones de euros, con un valor agregado bruto (VAB) de 164 700 M€. La agricultura, la silvicultura y la pesca representaron aproximadamente un 1,5 % del VAB total de la UE en 2015, el más bajo de todos los sectores. Disculpa, este contenido está restringido, debes o para acceder.

Deja un comentario