La Agenda 2030 del Desarrollo Sostenible y el Acuerdo de París, prioritarios para el G7

El G7 acaba de mantener en Ise-Shima (Japón) una cumbre en la que han adoptado un Declaración que aborda los principales desafíos económicos y políticos mundiales. Así, se comprometen a avanzar en las cuestiones de desarrollo, económicas y de seguridad para garantizar la paz, la seguridad y la prosperidad. Además, asumen el compromiso de destinar esfuerzos para implementar los compromisos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y el Acuerdo de París sobre el cambio climático.

 

Los jefes de Estado han respaldado llevar a cabo una acción interna ambiciosa y se han comprometido a apoyar los esfuerzos para llevar la Agenda 2030 a la práctica. En este sentido, han realizado especial hincapié en las acciones relacionadas con el apoyo a la adaptación, la mitigación y la reducción de los riesgos de desastres (RRD).La cumbre de las siete mayores potencias económicas del planeta ha reunido a los jedes de Gobierno de Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y el Reino Unido en la localidad nipona de Ise-Shima. Bajo la presidencia de Japón, el encuentro al más alto nivel de la diplomacia ha servido para discutir las medidas necesarias que hagan posible abordar adecuadamente la desaceleración de la economía mundial, el terrorismo, la crisis humanitaria y los conflictos en curso.

Además, la Agenda 2030 del Desarrollo Sostenible también ha tenido un gran protagonismo. Los jefes de Estado han respaldado llevar a cabo una acción interna ambiciosa y se han comprometido a apoyar los esfuerzos para llevar la Agenda 2030 a la práctica. En este sentido, han realizado especial hincapié en las acciones relacionadas con el apoyo a la adaptación, la mitigación y la reducción de los riesgos de desastres (RRD); la seguridad energética y la eficiencia de los recursos; terminar con la basura marina; impulsar la gestión forestal sostenible (MFS); la capacitación de las mujeres y las niñas de los países en desarrollo; la salud mundial, la seguridad alimentaria y la nutrición, las infraestructuras de calidad y el apoyo a los jóvenes en los países menos adelantados.

Según han reconocido los representantes del G7, para abordar los desafíos de África es esencial para cumplir los Objetivos del Desarrollo Sostenible es determinante que África haga frente a estos desafíos y han declarado su intención de apoyar la promoción de las aspiraciones de desarrollo de África, tal y como se describe en la Agenda 2030.

En cuanto al clima, el G7 se compromete a tomar medidas para asegurar la ratificación del Acuerdo de París tan pronto como sea posible y hace un llamamiento a todas las partes a esforzarse por lograr el objetivo de su entrada en vigor en 2016. Además, los líderes han asumido el compromiso de tomar la iniciativa a través de la implementación temprana de los principios, transparencia y solidez de las contribuciones determinadas nacionales (CND o NDC, por sus siglas en inglés); promover el aumento de la ambición de sus planes nacionales de reducción de emisiones con el tiempo; participar en la revisión periódica mundial (global stocktake) cada cinco años; formular y comunicar el desarrollo de estrategias bajas en emisiones de gases de efecto invernadero con antelación a la la fecha límite de 2020; y continuar los esfuerzos para proporcionar y movilizar una mayor financiación para el clima de fuentes del sector público y privado.

Por otra parte, los líderes del G7 han reconocido la necesidad urgente de realizar esfuerzos eficaces en el ámbito de la aviación internacional. Para ello, trabajarán juntos por la adopción de una medida global basada en el mercado (GMBM) con el fin de permitir un crecimiento neutro en carbono a partir de 2020, mediante la adopción de una decisión en la 39.ª reunión de la Asamblea de la Organización de la Aviación Civil Internacional (OACI) en septiembre-octubre de 2016.

Además, también reconocen la importancia de la mitigación de las emisiones de los contaminantes atmosféricos de corta duración, como el carbono negro, los hidrofluorocarbonos (HFC) y el metano. Adicionalmente, apoyan la decisión de las partes en el Protocolo de Montreal relativo a las sustancias que agotan la capa de ozono para tratar los HFC en el marco de la adopción del Protocolo y aportar apoyo a la adopción de una enmienda más ambiciosa en 2016 para una disminución gradual de los HFC en 2016, declarando su intención de proporcionar apoyo adicional a través del Fondo Multilateral (FML) tras la adopción de una enmienda.

Energía, eficiencia en el uso de los recursos y seguridad alimentaria

En materia de energía, la Declaración reconoce el papel de la energía en la aplicación del Acuerdo de París y apoya una transición a un sistema energético que permita una descarbonización de la economía mundial. Los líderes se comprometen a fomentar la energía limpia y la eficiencia energética; asegurar el crecimiento económico con la reducción de las emisiones de GEI; apoyar la innovación en tecnologías energéticas; y facilitar las inversiones en energía, incluyendo infraestructuras energéticas de calidad y las fases previas. Además, han avanzado que «siguen comprometidos» con la eliminación de subsidios a los combustibles fósiles ineficientes y han establecido una trayectoria temporal para adoptar dicha medida y exhortan a que «todos los países la adopten en 2025».

En materia de eficiencia de los recursos, los líderes reafirman su compromiso de atender, prevenir y reducir la contaminación marina, especialmente de los plásticos, y mejorar la evaluación global de los océanos para la gestión y la conservación basada en la ciencia y el uso sostenible de los recursos marinos.

Respecto al reto de la seguridad alimentaria y la nutrición, los líderes apoyan la visión del G7 en materia de Acción sobre Seguridad Alimentaria y Nutrición, incluyendo acciones que garantizar la sostenibilidad y la resiliencia en los sistemas agrícolas y alimentarios, y otras prácticas de acuerdo con el ODS n.º 2 («Erradicar el hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora nutrición y promover la agricultura sostenible) y el Acuerdo de París.

Salud, emponderamiento de las mujeres y niñas y lucha contra la corrupción

Por otra parte, se comprometen a implementar el ODS n.º 3 («Asegurar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades), teniendo en cuenta que la atención sanitaria universal (UHC, por su acrónimo inglés), tal y como se especifica en la Meta Meta 3.8, proporciona un marco que sustenta todos los objetivos de salud de acuerdo con el principio de que «nadie sea dejado atrás». La Declaración sugiere que el secretario general de la ONU designe un enviado especial que promueva y catalice los esfuerzos sobre la UHC en todos los sectores; reafirme el papel de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en la arquitectura global de la salud; e inste a la aplicación del enfoque ONE de la OMS.

En cuanto al emponderamiento de la mujer y la igualdad de género, los líderes se comprometen a desplegar enfoques sensibles al género para la implementación de los ODS y hacer frente al cambio climático y prevén la incorporación de la igualdad de género a lo largo de los ODS para asegurar que las políticas nacionales promueven la equidad, la igualdad de género y el emponderamiento de las mujeres y de las niñas. Asimismo, apoyan los principios rectores comunes para el desarrollo de capacidades de las mujeres y niñas que se basan en los ODS en materia de igualdad de género, la salud y la educación.

En lucha contra la corrupción, los líderes ponen de relieve la importancia del estado de derecho, la democracia y la libre competencia para el desarrollo sostenible, el crecimiento económico, la paz, la seguridad y dan la bienvenida a los resultados de la Cumbre Anticorrupción organizada por el Reino Unido para impulsar la acción contra la corrupción.

Sobre la infraestructura, la Declaración reconoce el papel del desarrollo de una infraestructura de calidad para mejorar la capacidad de recuperación y contribuir a los esfuerzos de desarrollo sostenible identificados en la Agenda 2030, el Acuerdo de París y la Agenda de Acción de Addis Abeba (AAAA). La Declaración también se ocupa de los impuestos y la transparencia, e insta a una mayor transparencia de la información fiscal, entre otras acciones. Se reconoce, además, la importancia de la aplicación de la Agenda 2030 para la gestión efectiva de la migración.

Fuente: IISD.

Deja un comentario