ISO 19600: primera norma internacional sobre compliance

La Organización Internacional de Normalización (ISO) ha publicado la norma ISO 19600 «Sistemas de gestión del cumplimiento. Directrices», la primera guía internacional que recoge recomendaciones y buenas prácticas aceptadas mundialmente para ayudar a las organizaciones a desarrollar un sistema de gestión que les permita identificar, controlar y cumplir con los requisitos legales que le aplican (por ejemplo, legislación, permisos o tratados).

Es la primera guía internacional que recoge recomendaciones y buenas prácticas aceptadas mundialmente para ayudar a las organizaciones a desarrollar un sistema de gestión que les permita identificar, controlar y cumplir con los requisitos legales que le aplican.Asimismo, esta norma también facilita a las entidades cumplir con aquellas otras exigencias legales con las que se haya comprometido voluntariamente (como códigos de gobierno corporativo, obligaciones contractuales, compromisos ambientales y otros acuerdos con grupos de interés, entre otros).

Según detallan desde la Asociación Española de Normalización y Certificación, «la función de compliance permite a las organizaciones detectar y gestionar los riesgos a los que se enfrentan por posibles incumplimientos de sus obligaciones».

Por su parte, la ISO 19600 no es de carácter certificable al no contener requisitos, sino recomendaciones o directrices, por lo que es aplicable a todo tipo de organizaciones.

El texto de la norma establece que «el alcance con el que deben aplicarse las recomendaciones de la guía depende del tamaño, estructura, naturaleza y complejidad de cada organización».

Próximamente, la nueva norma estará disponible en español y será incorporada por Aenor al catálogo nacional de normas técnicas como UNE-ISO 19600.

Una de las recomendaciones recogidas en la ISO 19600 es «el análisis de las nuevas necesidades de formación en materia de cumplimiento para aquellos profesionales involucrados en este campo, especialmente para hacer frente con éxito a los cambios organizativos, legislativos o en los compromisos con los grupos de interés». Además, «fija la integración del desempeño en compliance en la evaluación del desempeño de los empleados, o la supervisión de los acuerdos de contratación externa para asegurarse de que recogen obligaciones en materia de compliance», continúa la información difundida.

Las normas técnicas describen el consenso del mercado respecto a las buenas prácticas al abordar procesos importantes para las organizaciones, en los que se juegan su competitividad, lo que se traduce «en un beneficio directo en la cuenta de resultados de las organizaciones», subrayan desde Aenor.

 

Fuente: Aenor.

 

Deja un comentario