Inventario español de los conocimientos tradicionales relativos a la biodiversidad

Esta obra publicada por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama) responde a la necesidad recogida en la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad «de conocer, conservar y fomentar los conocimientos y prácticas tradicionales de interés para la biodiversidad».

Asimismo, responde al artículo 70 de dicha ley, en el que se indica que las administraciones públicas deben elaborar inventarios de conocimientos tradicionales que permitan avanzar en su conocimiento y conservación.

Precisamente con este fine, desde el Magrama se ha promovido la puesta en marcha del Inventario español de conocimientos tradicionales relativos a la biodiversidad, que recoge los principales resultados de la primera fase del proyecto.

En el prólogo de la publicación, Guillermina Yanguas, directora general de Calidad y Evaluación Ambiental y Medio Natural, define los conocimientos tradicionales como el «conjunto de saberes, valores, creencias y prácticas concebidos a partir de la experiencia de adaptación al entorno local a lo largo del tiempo, compartidos y valorados por una comunidad y transmitidos de generación en generación».

Los conocimientos tradicionales expresan la íntima relación del hombre con la biodiversidad y el medio en el que vive, subraya la responsable del Magrama, quien recuerda que «España alberga una rica biodiversidad, suelos diversos y climas que, unidos a una orografía variada y a una compleja historia biogeográfica, tienen como consecuencia una gran variedad de especies y ecosistemas».

Asimismo, continúa con la idea de que «el hombre ha formado parte de este entramado desde hace mucho tiempo, modificando, modelando y utilizando el medio natural. Generación tras generación, se han ido transfiriendo los conocimientos derivados del estrecho vínculo que existe entre el hombre y la naturaleza».

Y nosotros «somos herederos de este patrimonio transmitido oralmente y constituye nuestra responsabilidad mantenerlo, ya que con cada persona mayor que desaparece se pierden todos los conocimientos que atesora», advierte Yanguas.

«Esta responsabilidad no está únicamente relacionada con la preservación de los valores culturales, sino que se extiende a la conservación de la biodiversidad».

A este respecto, el Convenio de Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica (CDB) reconoció en 1992 la importancia de los conocimientos y formas tradicionales de vida para la gestión sostenible de la biodiversidad y la conservación de los conocimientos asociados.

Los conocimientos tradicionales, además de su indudable valor histórico-cultural, suponen una enorme valía en el contexto de cambio global, dado que son consecuencia de siglos de adaptación dinámica al entorno y concentran un enorme potencial para afrontar un futuro con incertidumbres donde la sostenibilidad es el factor clave.

«Los saberes tradicionales relacionados con la biodiversidad usualmente están asociados a una utilización sostenible de los componentes de la biodiversidad. En estas ocasiones, las prácticas tradicionales deberían constituir una referencia clave en la gestión de los territorios donde se han generado y desarrollado. Por ello, resulta necesario documentar estos saberes antes de que desaparezcan para siempre», incide la directora general al final del prólogo.

 

Los conocimientos tradicionales, además de su indudable valor histórico-cultural, suponen una enorme valía en el contexto de cambio global.

Fuente: Magrama.

Deja un comentario