Informe sobre la brecha de emisiones del PNUMA: Hay que intensificar las acciones para lograr los objetivos del Acuerdo de París o en 2100 la temperatura media de la tierra subirá a 3,2 ºC

Expertos del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA o UNEP, por sus siglas en inglés) han publicado la séptima edición de la publicación Emissions Gap Report (Informe de la brecha de las emisiones), en el que advierten que el recorte de emisiones resultante de la implementación plena de todas las contribuciones nacionales previstas y determinadas (CNPD o Intended Nationally Determined ContributionsINDCs—) conducirá a un aumento de la temperatura media de la tierra de 3,2 ºC hasta 2100.

 

Los expertos instan a que se intensifiquen las acciones antes de 2020 para alcanzar los objetivos acordados en el Acuerdo de París de realizar esfuerzos para limitar el aumento de la temperatura a 1,5 ° C. Ante este escenario, los expertos instan a que se intensifiquen las acciones antes de 2020 para alcanzar los objetivos acordados en el Acuerdo de París de realizar esfuerzos para limitar el aumento de la temperatura a 1,5 ° C.

El informe evalúa las CNPD (INDCs) que han sido presentadas por casi todos los países y compara el nivel de emisiones resultante en 2030 con lo que la ciencia necesita para estar en camino de limitar el aumento de la temperatura global a 1,5 °C. De este análisis, se concluye que, si bien los niveles de emisiones esperados están dentro de los rangos presentados en la pasada edición del informe sobre la brecha de emisiones (2015), la mayor ambición del Acuerdo de París requiere una acción aún más intensa en los recortes a corto y largo plazo de las emisiones a medio y largo plazo.

Los autores del documento señalan que el aumento de las medidas antes de 2020 y de 2030 reduciría los desafíos de la transición hacia el cambio de las trayectorias de las emisiones tales como la reducción de la retención de carbono y de las infraestructuras intensivas en energía; el recorte de los costes generales y los desafíos económicos; la disminución de la dependencia futura de tecnologías no probadas; la reducción del riesgo climático; y la realización de cobeneficios inmediatos.

En cuanto a las tendencias de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), el estudio señala que, si bien las emisiones totales siguen aumentando, las de dióxido de carbono derivadas del uso de combustibles fósiles y la industria parecen estabilizarse. Sin embargo, hace hincapié en que es demasiado pronto para determinar si es probable que esta tendencia sea permanente.

Otro dato llamativo expuesto en las páginas del documento muestra que, colectivamente, los países del G20 están en camino de cumplir con sus promesas de Cancún para 2020, pero señala que estos compromisos son insuficientes para limitar el calentamiento global a 1,5 °C. La evaluación realizada determina que la brecha de emisiones para 2030 es de 12 a 14 GtCO2eq al comparar las proyecciones de emisiones actuales con escenarios de 2 °C y de 15 a 17 GtCO2eq cuando se comparan con escenarios de 1,5 °C. Así, la aplicación plena de las CNPD (INDCs) incondicionales conduciría a un aumento de la temperatura de 3,2 °C, mientras que la aplicación de las CNPD condicionales reduciría el aumento a 3 °C.

En relación con las oportunidades para aumentar la ambición, el informe señala que, en algunos países, las políticas ofrecen margen para una mayor ambición; las iniciativas de los agentes no estatales podrían lograr reducciones de emisiones adicionales entre 2020 y 2030; y se podrían alcanzar disminuciones significativas mediante el fortalecimiento de las políticas de eficiencia energética.

En lo que respecta a los vínculos entre el Acuerdo de París y la Agenda para el Desarrollo Sostenible de 2030, se destaca la necesidad de elaborar y aplicar objetivos nacionales que permitan alcanzar las dos agendas, optimizar los beneficios, maximizar las sinergias y conciliar los compromisos.

Pincha sobre la imagen para descargarte el informe desde nuestra Biblioteca.

 

Otro dato llamativo expuesto en las páginas del documento muestra que, colectivamente, los países del G20 están en camino de cumplir con sus promesas de Cancún para 2020, pero señala que estos compromisos son insuficientes para limitar el calentamiento global a 1,5 °C.

 

Fuente: UNEP, IISD.

Deja un comentario