Iberdrola realiza su primera emisión de bonos verdes de 2017 en el Euromercado por valor de 1000 M€

El pasado 28 de febrero, seis días después de la publicación de los resultados del año fiscal 2016, Iberdrola ha anunciado su quinta emisión de bonos verdes en el Euromercado y la primera realizada en 2017, una operación que ha alcanzado un importe de 1000 millones de euros.

Imagen: Iberdrola.

Las emisiones de bonos verdes son un ejemplo del propósito de la eléctrica española de reverdecer una parte importante de su pasivo, así como de impulsar la transición hacia un mix energético bajo en carbono. La emisión ha tenido un cupón de un 1 % anual y su precio se ha fijado en un 99,360 % de su valor nominal. Colocada entre grandes inversores por Banco Bilbao Vizcaya Argentaria, Banca IMI, Citi, HSBC, NatWest Markets, Santander y SMBC Nikko, el vencimiento de la emisión se ha sido establecido para marzo de 2025 y el diferencial sobre el midswap (índice de referencia para los tipos de interés fijo) se ha situado en los 65 puntos básicos.

Con esta transacción, la utility española demuestra su apuesta por los bonos verdes (green bonds) en su oferta, lo que es muestra de su compromiso por la sostenibilidad y las energías renovables.

Según la opinión de los expertos de Vigeo Eiris, agencia independiente de evaluación de la sostenibilidad y gestión de las emisiones de bonos verdes, el marco diseñado por el emisor de estos bonos «es robusto» y «el producto neto de la emisión de bonos será utilizado para refinanciar proyectos de energías renovables en España, Reino Unido y Alemania, que contribuirán a la mitigación del cambio climático y a favorecer una transición energética en línea con dos Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas».

Asimismo, los especialistas de Vigeo Eiris apuntan que «los procesos para la clasificación, selección y evaluación de los activos elegibles están claramente definidos y son robustos, y permitirán una gobernanza documentada y una gestión transparente de los bonos». «Los compromisos y procesos avanzados por el emisor son rigurosos, cubren la asignación de fondos y los beneficios medioambientales de los activos seleccionados (resultados e impactos) y en general alcanzan un nivel de garantía razonable en su capacidad de informar sobre el uso y los efectos de los bonos verdes.

En cuanto a la asignación geográfica de los bonos verdes, Francia ha tenido un porcentaje menor que en ofertas anteriores (en las dos emisiones previas, fue el principal país receptor de las emisiones de green bonds de la eléctrica presidida por Ignacio Sánchez Galán). Por su parte, han sido inversores españoles (22 %) y alemanes (20 %) los que se han repartido un mayor porcentaje de esta última emisión, seguidos de Francia (18 %), Reino Unido w Irlanda (16 %) y los países del Benelux (11 %).

Las condiciones de esta operación han sido mejores que las logradas en la cuarta emisión de bonos verdes de Iberdrola del pasado diciembre de 2016, que alcanzó un valor de 750 M€, un diferencial situado en los 77 puntos básicos, un cupón de un 1 % anual y vencimiento en marzo de 2024.

Según Iberdrola, el coste de la operación ha sido «muy competitivo dado el volumen alcanzado, así como el entorno actual de mercado, caracterizado por la incertidumbre en la evolución de los tipos de interés, así como por los riesgos políticos existentes —con especial sensibilidad a las próximas elecciones en Francia—. La operación se ha ejecutado de forma muy satisfactoria, apoyada por el fuerte interés de los inversores de renta fija y su condición de “verde”».

Estas operaciones son un ejemplo del propósito de la eléctrica española de reverdecer una parte importante de su pasivo, así como de impulsar la transición hacia un mix energético bajo en carbono. Cabe destacar que Iberdrola fue la empresa con un volumen mayor de emisiones verdes en 2016 a escala mundial. Además, el grupo suscribió hace unas semanas con BBVA el primer préstamo «verde» realizado en el mundo para una compañía energética, por valor de 500 M€.

 

Fuente: BBVA, CNMV, Iberdrola.

Deja un comentario