I Cumbre de Innovación Tecnológica y Economía Circular

La semana pasada tuvo lugar la primera Cumbre de Innovación Tecnológica y Economía Circular, organizada por Advanced Leadership Foundation (ALF) y la Fundación INCYDE, en la que 300 de las personas más influyentes de España (de más de 1900 candidatas), venidas de todas las comunidades autónomas, recibieron formación de expertos en economía circular, innovación y desarrollo sostenible. La misión de esta iniciativa consiste en aumentar la conciencia pública sobre cómo la economía circular y la innovación suponen ventajas competitivas para empresas, instituciones, empresarios y el país en su conjunto.

Imágenes: Cumbre ALF.

I Cumbre de Innovación Tecnológica y Economía CircularPara ello, el «equipo docente» de la cumbre contribuyó con su experiencia y liderazgo a inspirar, formar y capacitar a los 300 elegidos, quienes tras la cumbre se han convertido en embajadores de la economía circular y la innovación. Esto implica que deberán impartir al menos 10 charlas al año e impactar en unas 300 000 personas desde la conclusión del evento para promover una transición más rápida y eficiente de España hacia un modelo económico sostenible.

La inauguración del evento que contó con la presencia de más de 1500 asistentes, corrió a cargo de Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid, José Luis Bonet, presidente de Fundación Incyde y de la Cámara de Comercio de España, y Juan Verde, presidente de ALF. La alcaldesa hizo hincapié en que «el principio último de la sostenibilidad, del mantenimiento del medioambiente, es la solidaridad». Por su parte, Bonet defendió que «tenemos que buscar alternativas a la presión medioambiental a la que estamos sometiendo a la naturaleza» y que «existen motivos potentes para apostar por la economía circular, pero esta transformación de modelo no es una alternativa, sino una respuesta a la necesidad de crecimiento económico». Por último, Juan Verde aseguró que «gracias a la economía circular, no tenemos que elegir entre desarrollo sostenible y cuidar el medioambiente. Ambas cosas son posibles». «Necesitamos líderes capaces de imaginar esta nueva visión, la convicción y los valores de este nuevo reto que no es fácil», advirtió. Otros de sus mensajes de calado fue que «los políticos no tienen que gobernar pensando en las siguientes elecciones, sino en las siguientes generaciones».

El panel de expertos que ha participado en el programa con su experiencia y conocimiento para mejorar las habilidades de liderazgo y comunicación de los 300 profesionales españoles estuvo formado por Sir Christopher A. Pissarides y Finn Kydland, Premios Nobel de Economía, Barry Barish, Premio Nobel de Física, Barack Obama, 44.º presidente de Estados Unidos y Premio Nobel de la Paz, y un amplio elenco de especialistas internacionales de distintas disciplinas. Entre estos últimos, se encontraban Ndaba Mandela, presidente de Africa Rising; Dasho Karma Ura, ministro de la Felicidad del Reino de Bután; Iván Duque, presidente de Colombia,; Zurab Pololikashvili, secretario general de la Organización Mundial de Turismo; Alzbeta Klein, directora y responsable global de Climate Business de International Finance Corporation (IFC, del Banco Mundial); Cristina Garmendia, presidente de Cotec; Rebeca Minguela, CEO de Clarity; y Diego Fernández Elices, director general de Inversiones (CIO), entre otros.

Hacia un mundo mejor y más sostenible

El profesor Bernardo Kliksberg, asesor estratégico de la ONU y padre de la gerencia social, habló sobre los desafíos de la innovación tecnológica y la ética, del éxito empresarial y la crisis de valores que vivimos. Resaltó el papel de la empresa privada, el cambio de paradigma de la RSC y la contribución necesaria para un mundo mejor. Y presentó los desafíos a los que nos enfrentamos: «usar la revolución tecnológica en beneficio de todos; la crisis de los valores; la pobreza; la igualdad de la mujer; la ecología; los jóvenes; la empresa privada y la RSC y recuperar la ética».

Kliksberg cerró su presentación con una referencia a las palabras del papa Francisco: «a los pobres, siempre se les puede ayudar más, hay que escuchar el gemido de la hermana tierra. Quien no vive para servir, no sirve para vivir».

Dasho Karma Ura, único ministro que lidera una cartera dedicada a la Felicidad, la del Reino de Bután, compartió sus visiones sobre los desafíos actuales de la humanidad y la sostenibilidad como un medio para aumentar el bienestar de los ciudadanos. Expuso el caso de Bután como ejemplo de país comprometido con la protección del medioambiente y la transición hacia una economía baja en emisiones de carbono y de las prioridades y valores que reinan en su país, basadas en el «tecnología del vivir».

La presencia de Barack Obama fue una de las más esperadas y no decepcionó. En su discurso, recordó que una de las motivaciones que le llevaron a acceder a la Presidencia de EE. UU. fue el impulso de un modelo energético más sostenible. Y que «los problemas sociales más urgentes son humanos, no tecnológicos». «Los ciudadanos prefieren opciones de compra con valores. Las marcas con valores son más rentables», aseveró.

«Hay q enseñar a los jóvenes a pensar distinto para crear una nueva generación de líderes. En algún lugar del mundo hay un niño que, si le damos oportunidad, puede descubrir cómo curar el cáncer o cómo alimentar al mundo», defendió.

Obama también tuvo palabras para destacar el importante papel de la ciencia. «A veces me dicen que soy demasiado racional… pero todo nuestro progreso, las mejoras en salud, en bienestar, el desarrollo tecnológico y económico… se han dado gracias a la ciencia. Los avances han sido posibles por la comprensión científica de las cosas».

«Nuestra democracia te necesita. Si algo no te gusta y lo quieres cambiar, haz algo al respecto. Persevera, lucha, trabaja», insistió en su discurso el expresidente de Estados Unidos.

La importancia de la educación y el buen uso de los recursos

Por su parte, el Nobel de Economía en 2010, Christopher Pissarides, defendió que la llegada de la electricidad fue más disruptiva que la digitalización o la inteligencia artificial y compartió su optimismo mirando al futuro. Además, aseguró que «la transformación que trae la digitalización afectará en positivo a gente de nivel formativo alto, perjudicará a los de nivel medio y afectará poco a los de nivel educativo bajo».

Entre los ponentes de la I Cumbre sobre Innovación Tecnológica y Economía Circular estuvieron sir Christopher A. Pissarides y Finn Kydland, Premios Nobel de Economía, Barry Barish, Premio Nobel de Física, Barack Obama, 44.º presidente de Estados Unidos y Premio Nobel de la Paz.

Dedicó unos minutos a incidir en la relevancia de la educación: «Hay que educar sobre cómo cuidar el medioambiente desde que se es pequeño. El cambio necesita formación y educación». También añadió que «necesitamos consumidores que exijan la economía circular y que los gobiernos inviertan más en implementarla y en dar incentivos a las empresas para crear empleos verdes». «Alemania y el norte de Europa son los únicos que están luchando en I+D contra los tigres asiáticos y EE. UU. España y el sur de Europa invierten muy poco», aseguró.

Finn Kydland, Nobel de Economía en 2004, se centró en el mal uso que hacemos de los recursos y puso como ejemplos de esto último a España y Portugal. También subrayó que «los gobiernos deben eliminar las políticas cortoplacistas y comprometerse con la sociedad». Además, vaticinó que «ningún país puede crecer a medio plazo sin inversión en innovación»

El Nobel de Física en 2017, Barry Barish, confesó que eligió ser científico para ser capaz de responder sus propias preguntas y explicó que «la innovación se fomenta cultivando la curiosidad en la infancia y conservándola al crecer». En su charla, habló de igualdad, de acceso de la mujer a la ciencia y diversidad y abogó por que la educación sea un sistema de confianza. «La ciencia puede cambiar el mundo, la innovación nos hace hacer cosas interesantes. La innovación es una oportunidad fantástica y está en la mejor época de la historia. La generación siguiente va a ser mejor. Hay que enseñar a los niños a innovar, a vivir. Tenemos que cambiar los objetivos», subrayó.

Cristina Garmendia, presidente de Cotec, expuso que hacen falta facilitadores del papel de la innovación como impulsora de la economía circular, y «la química es uno de ellos». También habló de la hoja de ruta público-privada en España para la economía circular.

Zurab Pololikashvili, secretario general de la Organización Mundial del Turismo, puso el acento en el vínculo entre innovación y creación de empleo: «Hay que emplear la innovación para crear mejores puestos de trabajo y potenciar la competitividad de la economía», y destacó que la clave del futuro turismo global está en la innovación desde la sostenibilidad.

En el cierre de la cumbre, el presidente de Colombia, Iván Duque, apostó por una «economía basada en la educación y el conocimiento como base de una cultura de paz».

Deja un comentario