Hacia una definición armonizada de bosques disponibles para el suministro de madera

Disponer de datos rigurosos y sólidos sobre bosques europeos disponibles para el suministro de madera es esencial para el análisis de la sostenibilidad de la gestión forestal y la planificación y previsión del uso de los recursos forestales, la biomasa y la energía renovable. Y, al mismo tiempo, esta información también es crítica para el análisis de las estrategias de mitigación del cambio climático global en el marco del Acuerdo de París y de la contabilidad del carbono.

 

La nueva definición de bosques disponibles para el suministro de madera es «bosques donde no hay restricciones ambientales, sociales o económicas que podrían tener un impacto significativo en la oferta actual o potencial de la madera. Estas restricciones podrían basarse en actos jurídicos, decisiones de gestión de propietarios u otras razones».

Las Partes del Protocolo de Kioto ya están obligadas a informar sobre sus emisiones y absorciones derivadas de la gestión forestal en las tierras forestales para el segundo periodo de compromiso (2013-2020).

Una nueva definición de referencia sobre «bosques disponibles para el suministro de madera» acaba de ser publicada en el artículo de investigación Towards harmonized assessment of European forest availability for wood supply in Europe (Hacia una evaluación armonizada de bosques europeos disponibles para el suministro de madera en Europa), de la Comisión Económica para Europa de las Naciones Unidas (Unece) y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), firmado por investigadores internacionales de la Red Europea de Inventarios Forestales Nacionales (European National Forest Inventories Network, ENFIN). Esta nueva definición podría representar un paso importante hacia una evaluación armonizada de la disponibilidad de bosques europeos para el suministro de madera. De acuerdo con esta definición, los bosques disponibles para el suministro de madera son bosques donde no hay restricciones ambientales, sociales o económicas que podrían tener un impacto significativo en el aprovisionamiento de madera.

En la actualidad, un 33 % de la superficie total de Europa está cubierta por bosques. Alrededor de un 80 % de esta cifra (166,5 millones de hectáreas, excepto la Federación de Rusia) se encuentran disponibles para el suministro de madera. Esta evaluación se basa en la información aportada por 45 países europeos con definiciones, políticas y legislaciones individuales. La variación en las definiciones utilizadas actualmente en torno a «la disponibilidad de bosques para el suministro de madera» se traduce en falta de solidez en los datos.

La necesidad de una definición armonizada queda patente en el mismo trabajo de investigación, que muestra que la proporción de los bosques disponibles para el suministro de madera en siete países europeos puede variar significativamente dependiendo de la definición que se emplee.

«Teniendo en cuenta la relevancia de la estimación de la cantidad de bosques disponibles para el suministro de madera con el fin de establecer objetivos para la biomasa y la energía, así como en materia de mitigación del cambio global y en las estrategias relacionadas con los recursos forestales, aún deben tomarse medidas para garantizar la aplicación de la definición armonizada», subraya la doctora Icíar Alberdi, autora principal del artículo.

«La importancia de los bosques disponibles para el suministro de madera radica en su impacto en varios indicadores para medir y comparar los bosques que van mucho más allá de la gestión de la madera. Es clave para la comprensión de la intensidad del uso de los bosques, la captura de carbono y la predicción del recurso futuro. Finalmente, esta variable es a menudo considerada como un indicador de sostenibilidad. Por lo tanto, es fundamental no sobreestimar o subestimarlo», defiende Roman Michalak, responsable en funciones de la Sección de Silvicultura y Madera de UNECE/FAO.

Será muy ventajoso para los países europeos trabajar juntos y adoptar la nueva definición de referencia. Esta misión será trasladada a la agenda del equipo de especialistas en Monitoreo de la Gestión de Bosques Sostenibles de UNECE/FAO de Especialistas sobre el control de la gestión forestal sostenible con el objetivo de incorporar la definición en el próximo ciclo de informes (2020).

Nueva definición de referencia sobre «bosques disponibles para el suministro de madera»

La UNECE y la FAO han estado trabajando conjuntamente con investigadores internacionales que participan en la Acción COST FP1001 USEWOOD y miembros de ENFIN sobre una definición común que podría ser adoptada por todos los países europeos. Aparte de las ventajas en la comparabilidad y la solidez de los datos, disponer de un conjunto de datos más adecuado sobre la disponibilidad de madera facilitará que las estimaciones sobre el almacenamiento del carbono de los bosques, la energía obtenida de la madera y los productos forestales recolectados sean más precisos.

La nueva definición de bosques disponibles para el suministro de madera es «bosques donde no hay restricciones ambientales, sociales o económicas que podrían tener un impacto significativo en la oferta actual o potencial de la madera. Estas restricciones podrían basarse en actos jurídicos, decisiones de gestión de propietarios u otras razones».

– «Las restricciones ambientales deben tener en cuenta: áreas protegidas, hábitats o especies protegidas, y también los bosques protectores que cumplan los requisitos anteriores. La edad o la restricción de clase de diámetro no deben ser tenidos en cuenta (excepto en el caso del antiguo bosque protegido)».

– «Las restricciones sociales incluyen restricciones para proteger los valores estéticos, históricos, culturales, espirituales o de recreo, así como áreas en las que el propietario haya tomado la decisión de cesar la extracción de madera con el fin de centrarse en otros bienes y servicios (por ejemplo, ocio, paisaje, de valor estético)».

– «Las restricciones económicas se consideran como las que afectan al valor económico del uso de la madera (rentabilidad). Estos incluyen: la accesibilidad, la pendiente y la condición del suelo. Las fluctuaciones del mercado a corto plazo no deben ser consideradas».

Fuente: UNECE.

Deja un comentario