Hacia un tratado legalmente vinculante sobre los bosques en la UE

Tallin, capital de la República de Estonia, ha acogido esta semana un encuentro de los directores generales forestales de los países miembros de la Unión Europea, quienes han debatido la conveniencia de avanzar en la consecución de un tratado legalmente vinculante sobre los bosques en Europa. Con este pacto, se busca potenciar el compromiso político de todo el continente con la gestión forestal sostenible, así como con las funciones económicas, medioambientales y sociales de los bosques.

 

Con las negociaciones sobre el Tratado Legalmente Vinculante sobre los Bosques de la UE se busca potenciar el compromiso político de todo el continente con la gestión forestal sostenible, así como con las funciones económicas, medioambientales y sociales de los bosques.España ha estado representada en la reunión por Esperanza Orellana, directora general de Desarrollo Rural y Política Forestal del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama), quien ha trasladado el compromiso de España con la gestión sostenible de los bosques y su disposición para avanzar en estas negociaciones, detalla la comunicación divulgada desde el Mapama.

La negociación sobre este acuerdo comunitario vinculante desde la perspectiva legal se produce en el marco de un contexto internacional que debe abordar de manera adecuada las crecientes demandas de la sociedad y otros sectores, así las políticas relacionadas con el cambio climático, la biodiversidad o el desarrollo rural.

En el encuentro estonio, también se han abordado las últimas iniciativas de la UE que afectan a los bosques, como la Propuesta de Reglamento sobre la inclusión de las emisiones y absorciones de gases de efecto invernadero resultantes del uso de la tierra y la nueva Directiva de Energías Renovables, que incluye disposiciones para asegurar la sostenibilidad de la biomasa forestal.

De lograrse finalmente el consenso sobre el acuerdo, esto supondría «el primer precedente internacional de ratificación de un tratado comprometido con la gestión forestal sostenible, que podría impulsar procesos similares en otras regiones del planeta», destacan desde el Mapama.

Marco normativo y proyectos relacionados con los bosques de la UE

En cuanto a normativa y proyectos comunitarios relacionados con los bosques, cabe recordar que la comercialización de los materiales forestales de reproducción está regulada a escala de la UE por la Directiva 1999/105/CE, que tiene por objeto evitar la propagación de organismos nocivos a los bosques (Directiva 2000/29/CE). Asimismo, la UE también ayuda a financiar la investigación forestal, en particular en el marco del Programa Horizonte 2020. En el ámbito de la política energética, la UE se ha fijado el objetivo jurídicamente vinculante de alcanzar un 20 % del consumo energético total a partir de fuentes de energía renovables para 2020, lo que debería aumentar la demanda de biomasa forestal (Directiva 2009/28/CE). Por su parte, el nuevo marco climático y energético de la UE para el año 2030 establece un objetivo más elevado, en concreto, de un 27 %. Además, en el marco de la política de cohesión, los proyectos forestales (prevención de incendios, producción de energías renovables, preparaciones para el cambio climático, etc.) pueden cofinanciarse por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional.

El Fondo de Solidaridad (Reglamento (CE) n.º 2012/2002 del Consejo) busca ayudar a los Estados miembros a hacer frente a las principales catástrofes naturales, como las tormentas y los incendios forestales. En cuanto al Mecanismo de Protección Civil de la UE (Decisión 1313/2013/CE), esto puede aplicarse cuando una crisis supera la capacidad de un Estado miembro para hacer frente, como ha ocurrido con algunos incendios forestales y algunas tormentas.

Además, unos 37,5 millones de hectáreas de bosques forman parte de la red de protección de la naturaleza Natura 2000, creada en el marco de la política medioambiental de la UE. El uso racional de los bosques es una de las prioridades temáticas del nuevo Programa de Medio Ambiente y Acción Climática de la Unión Europea (LIFE 2014-2020, Reglamento (UE) nº 1293/2013).

La Estrategia de la UE sobre la Diversidad Biológica (COM (2011) 0244) estipula que los planes de ordenación forestal sostenible para los bosques de propiedad pública deben estar vigentes antes de 2020. Adicionalmente, el Sistema Europeo de Información sobre Incendios Forestales EFFIS supervisa los incendios forestales. La UE también fomenta la licitación ecológica (COM (2008) 0400), que puede promover la demanda de madera producida de manera sostenible; la etiqueta ecológica europea ha sido adjudicada para pisos de madera, muebles y papel. Además, el Plan de Acción FLEGT prevé «acuerdos voluntarios de asociación» con los países productores de madera y un reglamento para prohibir la comercialización de la madera extraída ilegalmente, que entró en vigor en marzo de 2013 (Reglamento (UE) no 995/2010).

La UE también participa en numerosas actividades internacionales relacionadas con los bosques (en particular la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático). Forest Europe sigue siendo la principal iniciativa política sobre los bosques a nivel paneuropeo. Además de su participación en las negociaciones mundiales sobre la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, la UE ha dado los primeros pasos hacia la integración de la agricultura y la silvicultura en su política climática (Decisión (UE) nº 529/2013 sobre contabilidad normas sobre emisiones y absorciones de gases de efecto invernadero resultantes de actividades relacionadas con el uso de la tierra, el cambio de uso de la tierra y la silvicultura). La UE también se ha fijado el objetivo de detener la pérdida de la cubierta forestal mundial a más tardar en 2030 y de reducir la deforestación tropical en al menos un 50 % para 2020 (COM (2008) 0645). También financia proyectos en el marco del Programa REDD + para reducir las emisiones vinculadas a la deforestación y degradación forestal en Asia, África y América Latina. Finalmente, la Política de Vecindad también puede utilizarse; el programa FLEG II cuenta con nueve millones de euros disponibles para el periodo 2012-2016 para promover una buena gobernanza forestal, una gestión sostenible de los bosques y la protección de los bosques en los países situados al este de la UE.

Un compromiso político con los bosques que, a este nivel, supondría además el primer precedente internacional de ratificación de un tratado comprometido con la gestión forestal sostenible, que podría impulsar procesos similares en otras regiones del planeta.

Fuente: Mapama, Parlamento Europeo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.