Guía metodológica para facilitadores de la Evaluación Social de Áreas Protegidas (ESAP)

Social Assessment for Protected Areas (SAPA): Methodology Manual for SAPA Facilitators (Guía metodológica para facilitadores de la Evaluación Social de Áreas Protegidas) es un documento que ofrece una guía detallada para el uso de la Evaluación Social para las Áreas Protegidas (ESAP), una metodología relativamente sencilla y de bajo coste para evaluar los impactos positivos y negativos de un área protegida (AP) y de las actividades de conservación y desarrollo relacionadas con el bienestar de las comunidades que viven dentro y alrededor del AP.

Se trata de una evaluación de múltiples partes interesadas que tiene como objetivo ayudar a incrementar y compartir más equitativamente los impactos sociales positivos y reducir los impactos sociales negativos. Se puede utilizar con cualquier tipo de área protegida, incluyendo las administradas y gestionadas por agencias gubernamentales, comunidades y el sector privado.

La metodología utiliza una combinación de talleres comunitarios para identificar los impactos sociales significativos, una breve encuesta a los hogares para explorar estos impactos y los problemas de gobernabilidad relacionados en más profundidad y un taller con las partes interesadas para validar los resultados de la encuesta, explorar otros temas clave y generar propuestas de acción.

En la elaboración de la guía han participado profesionales del IIED (International Institute for Environment and Developmet), Fauna & Flora International (FFI) y UNEP-WCMC (Centro de Monitoreo de la Conservación del Ambiente).

Al hacer clic en la imagen, podrás descargarte el documento en formato PDF desde nuestra Biblioteca.

 

Se trata de una evaluación de múltiples partes interesadas que tiene como objetivo ayudar a incrementar y compartir más equitativamente los impactos sociales positivos y reducir los impactos sociales negativos. Se puede utilizar con cualquier tipo de área protegida, incluyendo las administradas y gestionadas por agencias gubernamentales, comunidades y el sector privado.

 

Fuente: IIED.

Deja un comentario