Forest Watcher: app móvil para que los guardianes de los bosques luchen mejor contra la deforestación

Los avances logrados en los últimos años en el monitoreo satelital han permitido un salto exponencial en nuestra comprensión de la deforestación global. Sin embargo, la labor de campo continúa resultando la más eficaz a la hora de obtener datos más precisos, lo que aumenta la efectividad en el seguimiento de la situación de las masas forestales y en la administración de los recursos.

 

Para facilitar la labor de campo a los responsables de velar por la conservación de las masas forestales, independientemente de si disponen o no de cobertura móvil, los técnicos de Global Forest Watch (GFW) han lanzado Forest Watcher. Un análisis del World Resources Institute (WRI) revela que los bosques están mejor protegidos cuando las comunidades locales tienen derecho a administrarlos. A esto hay que añadir que investigaciones sobre este asunto demuestran que la población local puede recopilar información sobre los bosques con una calidad comparable a la de los científicos, pero a mitad de precio. Y desde 2009, el Jane Goodall Institute utiliza tecnologías móviles para empoderar a las comunidades locales y permitirles monitorear y administrar mejor sus bosques.

Para facilitar la labor de campo a los responsables de velar por la conservación de las masas forestales, independientemente de si disponen o no de cobertura móvil, los técnicos de Global Forest Watch (GFW), herramienta online de acceso libre desarrollada por el WRI que realiza un seguimiento de los bosques para que a las personas de todo el mundo puedan gestionarlos mejor, han lanzado Forest Watcher, una aplicación móvil que permite un acceso fácil y sin conexión a datos sobre cambios forestales registrados por GFW

La app muestra los cambios forestales directamente en los dispositivos móviles de los administradores forestales, las comunidades indígenas y los representantes de la ley en cualquier parte del mundo, independientemente de la conectividad. Después de instalada la aplicación, se almacenan datos en caché en el dispositivo y se dirige a los usuarios a la tala de bosques cercanos, incluso si no hay cobertura celular. La aplicación también permite a los usuarios sacar fotos y rellenar formularios en los que pueden aportar más detalle sobre la deforestación que encuentran y que pueden cargar una vez que vuelvan a tener conexión a Internet.

Su uso es muy fácil. Una vez descargada, solo hay que configurar el área que se quiera monitorizar y seleccionar las alertas de deforestación o incendios que se quieran mostrar. A continuación, podrás navegar a una alerta y recoger datos de la ubicación y, al pulsar sobre la alerta que te interese, se activará la opción de enviar un informe sobre ella. También es posible pulsar sobre cualquier área del mapa para elaborar un informe de dicha zona.

Fuente: WRI.

Deja un comentario