El PE aprueba nuevas reglas para potenciar el rol de los bosques para frenar el calentamiento global

La UE tiene el objetivo de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero un 40 % para 2030 y el sector forestal forma parte del plan para lograrlo.

En el marco de la política de la Unión Europea en materia de cambio climático, los miembros del Parlamento Europeo han aprobado nuevas reglas que tienen en consideración las «emisiones negativas» del sector forestal. Con ello, se persigue que los bosques contribuyan a la disminución de las emisiones de CO2, al tiempo que se alcanza un equilibrio entre emisiones y captura de dióxido de carbono.

El sector forestal, crítico para impulsar la gestión sostenible de los bosques, su rol como sumideros de carbono y el desarrollo rural

Entre las metas recogidas en el Plan de Actuación Forestal presentado por la ministra del Mapama, Isabel García Tejerina, se encuentra la de potenciar el efecto sumidero de los montes españoles, que ya supera un 10 % de las emisiones anuales, y lograr una mejor adaptación de estos ecosistemas a los nuevos escenarios climáticos.

Durante la inauguración ayer del 7.º Congreso Forestal Español en Plasencia (Cáceres), la ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, presentó el Plan de Actuación Forestal. La nueva planificación está diseñada para impulsar el papel de los bosques españoles como sumideros de carbono, la mejor adaptación de estos ecosistemas a los nuevos escenarios climáticos y la puesta en valor de un sector crítico para el desarrollo del mundo rural: el forestal.

Jornada sobre «Bosques y cambio climático»

Los bosques y la madera que producen atrapan y almacenan dióxido de carbono, con lo que contribuyen considerablemente a mitigar el cambio climático.

El primer día de marzo se celebra en el Instituto de la Ingeniería de España (IIE) la jornada «Bosques y cambio climático», organizada por el Foro de Bosques y Cambio Climático (FBCC) con la colaboración de la Oficina Española de Cambio Climático (OECC), el Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (Inia), la Junta de Castilla y León, la Universidad de Castilla-La Mancha (UCL) y la Universidad de Alcalá de Henares (UAH). La asistencia es gratuita.

Los suelos del mundo almacenan más carbono que la biomasa del planeta y la atmósfera combinadas

Gestión sostenible de la tierra significa menos carbono emisiones y más captura de carbono. El carbono orgánico del suelo contribuye a la fertilidad de la tierra y a su capacidad para retener el agua. Por lo tanto, determina en gran medida determina la capacidad del suelo para producir alimentos y apoyar otra biodiversidad.

Los suelos del mundo tienen la capacidad de almacenar más carbono que la biomasa del planeta y la atmósfera combinadas. De hecho, un aumento de tan solo un 1 % de las reservas de carbono en el metro superior del suelo sería mayor que la cantidad correspondiente a las emisiones anuales de CO2 antropogénico procedente de la quema de combustibles fósiles.

Las funciones del suelo: nuestro “aliado silencioso”, y los peligros a los que se enfrenta

El 95 % de los productos que comemos derivan del suelo y una gestión sostenible de la tierra puede traducirse en un incremento del 58 % en la producción de alimentos.

Los suelos sanos no solo constituyen la base para los alimentos, combustibles, fibras y productos médicos, sino que también son esenciales para nuestros ecosistemas, dado que desempañan un papel fundamental en el ciclo del carbono al almacenar y filtrar el agua y mejorando la resiliencia ante inundaciones y sequías.

Eventos programados

No hay nuevos eventos.