El planeta entra en déficit ecológico cada vez con mayor premura

Las emisiones de gases de efecto invernadero son una de las principales causas del déficit ecológico de nuestro mundo. En concreto, la huella de carbono actual representa un 60 % de la demanda mundial de recursos naturales. Ante esta situación, para alcanzar los objetivos establecidos en el Acuerdo de París acordado en diciembre de 2015, los países deben trabajar para lograr que la huella de carbono planetaria disminuya de manera gradual hasta llegar a cero en el año 2050.

Desde principios de este mes, nuestro planeta se halla en déficit ecológico como consecuencia de un mayor consumo de recursos y servicios de la naturaleza por parte del hombre de lo que la Tierra es capaz de regenerar en todo un año. Según datos de la Red Global de la Huella Ecológica (Global Network Footprint), nuestro preciado planeta está en números rojos desde el punto de vista ecológico desde el pasado 8 de agosto, cuando en 2015 llegó a esta situación el 13 de agosto, mientras que en 2014 lo hizo el 19 de agosto.

Los menús del cambio para mejorar la salud de las personas y el planeta

Bautizada con el nombre de Los menús del cambio, esta iniciativa propone un desafío a los cocineros y profesionales de servicios alimentarios de Estados Unidos para que reinventen y reimaginen los roles tradicionales de las proteínas animales y vegetales en los menús de sus restaurantes. El objetivo consiste lograr que su oferta gastronómica contribuya a reducir la huella ecológica y de carbono.

El Instituto Culinario de América y el Departamento de Nutrición de la Escuela de Salud Pública T. H. Chan de Harvard han puesto de acuerdo a sus expertos para elaborar una apuesta gastronómica de lo más interesante y apetecible. Bautizada con el nombre de Los menús del cambio, esta iniciativa propone un desafío a los cocineros y profesionales de servicios alimentarios de Estados Unidos para que reinventen y reimaginen los roles tradicionales de las proteínas animales y vegetales en los menús de sus restaurantes. El objetivo consiste lograr que su oferta gastronómica contribuya a reducir la huella ecológica y de carbono.

La huella del desperdicio de alimentos

Si la naturaleza nos pidiera pagar el total del coste de ese despilfarro, podría cobrar a la sociedad al menos otros 700 M$ anuales porque esos alimentos desperdiciados causaron emisiones de gases de efecto invernadero (390 M$) y otros daños relacionados con el cambio climático.

La FAO prevé que la producción agrícola mundial deberá aumentar en un 60 % de aquí a 2050 para satisfacer la demanda de una población mundial en crecimiento. Sin embargo, más de una tercera parte de los alimentos producidos en la actualidad se pierde después de la cosecha o se desperdicia en las tiendas, los hogares y los servicios de restauración a domicilio. En el siguiente vídeo, los profesionales de la FAO nos muestran los costes económicos, sociales y medioambientales derivados del desperdicio de alimentos.

40 empresas bilbaínas, premiadas por su compromiso con la reducción de sus huellas de carbono y ecológica

Así, el programa del Ayuntamiento de Bilbao orienta a las empresas participantes para que analicen cuáles son sus fuentes de emisión de gases de efecto invernadero, conozcan su huella de carbono y su impacto ambiental y definan propuestas y medidas dirigidas a reducirla.

El Ayuntamiento de Bilbao ha reconocido la aportación de 40 empresas y entidades locales al impulso de la sostenibilidad y la conservación del medioambiente en la IV edición del programa «Hacia una estrategia baja en carbono en Bilbao, 21015».

La huella hídrica de los productos

La huella hídrica de un producto (servicio, bien o materia prima) es el volumen de agua dulce utilizado para producir dicho artículo, medido en el lugar en el que se ha fabricado el producto. Se refiere a la cantidad de agua empleada en los distintos pasos de la cadena de producción.

El diseñador alemán Timm Kekeritz creó para Virtual Water una infografía basada en el estudio llevado a cabo por Arjen Y. Hoeckstra y Ashok K. Chapagain en 2008 Globalisation of water: sharing the planet´s freshwater resources (La globalización del agua: compartir los recursos de agua dulce del planeta), que muestra cuál es la huella hídrica de productos que consumimos prácticamente a diario como la cebada, el trigo, el azúcar, una tostada, una hamburguesa, queso, un café o un litro de leche.

Eventos programados

No hay nuevos eventos.