100 naciones ya están comprometidas con objetivos nacionales para lograr la degradación neutra de la tierra

100 países —aproximadamente la mitad de todos los firmantes de la CLD— se han embarcado en el proceso de establecer objetivos nacionales sobre la Neutralidad de la Degradación de la Tierra (LDN) en virtud del Objetivo del Desarrollo Sostenible (ODS) n.º 15:3.

El Mecanismo Global (MG) de la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (CNULD o UNCCD, por sus siglas en inglés) ha anunciado que 100 países se han embarcado en el proceso de establecer objetivos nacionales sobre la Neutralidad de la Degradación de la Tierra (LDN) en virtud del Objetivo del Desarrollo Sostenible (ODS) n.º 15:3 (Para 2030, luchar contra la desertificación, restaurar la tierra y el suelo degradados, incluidas las tierras afectadas por la desertificación, la sequía y las inundaciones, y esforzarse por lograr la degradación neutra del mundo).

La degradación de la tierra se traduce en pérdidas anuales de servicios de los ecosistemas por valor de hasta un 17 % del PIB mundial

ELD estima que servicios de los ecosistemas por valor de entre 6300 y 10 600 billones de dólares —aproximadamente entre un 10 y un 17 % del producto interior bruto mundial (PIB)— se pierden anualmente debido a la degradación de la tierra.

Los socios de la iniciativa ELD (Economics of Land Degradation, Economía de la Degradación de la Tierra) están afinando un plan de trabajo conjunto para la siguiente fase del proyecto que tiene como objetivo aumentar la concienciación y la participación de las partes interesadas clave con el fin de intensificar los esfuerzos para promover la gestión sostenible de la tierra (GST —Sustainable Land Management, SLM—). Análisis realizados por los técnicos de ELD revelan que la degradación de la tierra se traduce en pérdidas anuales de servicios de los ecosistemas por valor de entre 6300 y 10 600 billones de dólares —aproximadamente entre un 10 y un 17 % del producto interior bruto mundial (PIB)—.

El valor de la tierra: tierras prósperas y recompensas a través de la gestión sostenible

La gestión sostenible de la tierra puede ser favorable en todas las escalas y dentro de un horizonte de tiempo relativamente corto. Un esfuerzo consensuado para ampliar la gestión sostenible de la tierra ayudaría sin duda a lograr varios de los Objetivos del Desarrollo Sostenible pos2015 que son críticos, y apoyaría el compromiso del G-7 de sacar a 500 millones de personas de los países en desarrollo del hambre y la desnutrición en 2030.

Para contribuir a la comprensión global del valor de la tierra y mejorar el conocimiento sobre la justificación económica para una gestión sostenible de la tierra que derive en la prevención de la pérdida de capital natural, la preservación de los servicios de los ecosistemas, la lucha contra el cambio climático, así como la seguridad alimentaria, energética y la disponibilidad de agua, los expertos de la iniciativa ELD (Economics of Land Degradation, Economía de la Degradación de la Tierra) han publicado The Value of Land (El valor de la tierra).

Los suelos del mundo almacenan más carbono que la biomasa del planeta y la atmósfera combinadas

Gestión sostenible de la tierra significa menos carbono emisiones y más captura de carbono. El carbono orgánico del suelo contribuye a la fertilidad de la tierra y a su capacidad para retener el agua. Por lo tanto, determina en gran medida determina la capacidad del suelo para producir alimentos y apoyar otra biodiversidad.

Los suelos del mundo tienen la capacidad de almacenar más carbono que la biomasa del planeta y la atmósfera combinadas. De hecho, un aumento de tan solo un 1 % de las reservas de carbono en el metro superior del suelo sería mayor que la cantidad correspondiente a las emisiones anuales de CO2 antropogénico procedente de la quema de combustibles fósiles.

Eventos programados

No hay nuevos eventos.