España tiene mucho que mejorar en materia de gobernanza ambiental

España no lo está haciendo bien en lo que a gobernanza ambiental se refiere, según los especialistas de SEO/BirdLIFE. Estos han llevado a cabo un análisis de la situación de nuestro país en esta materia, en concreto, respecto a cuatro indicadores: estado de la legislación, acción de las instituciones, procesos de participación y fiscalidad ambiental. España suspende.

 

El informe presentado este mes propone un sistema de indicadores con los que evaluar periódicamente la acción de las administraciones e instituciones en la defensa del medioambiente. Estos parten de la base de cinco criterios de selección: pertinencia, descripción de la realidad, calidad del dato, disponibilidad del dato y accesibilidad de la información. Durante la presentación del informe Indicadores de gobernanza ambiental en España, los responsables de la ONG conservacionista explicaron que el estudio realizado deja claro que nuestro país tiene mucho que mejorar en materia de gobernanza ambiental. Para empezar, la presencia del medioambiente en la actividad parlamentaria ni siquiera llega a un 1 % (es de un 0,44%), y, además, estamos a la cola de los países de la Unión Europea en cuanto a cumplimiento de la legislación ambiental, si se atiende al número de casos abiertos. A este respecto, el año pasado España tenía 30 casos abiertos (de un total de 325), lo que representa un 9,2 %, cifra que triplica la media teórica de los Estados miembros (3,5 %). A España le siguen Grecia (con 27 casos abiertos) y Polonia (18).

ODS y cumplimiento de la legislación ambiental

Respecto a los otros tres indicadores analizados, a la conclusión del informe, nuestro país no tenía un compromiso firme sobre una nueva estrategia de desarrollo sostenible a escala nacional. A esto se suma que los esfuerzos existentes de las comunidades autónomas en este campo son aislados y no están coordinados con el Gobierno.

Por otro lado, el documento marca como «claramente desfavorable» el indicador sobre el cumplimiento de la legislación ambiental y destaca «la alta conflictividad constitucional de las leyes ambientales, recurridas al Tribunal Constitucional en mayor medida que otras materias. Asimismo, incide en que la actividad parlamentaria tiene muy poco en cuenta el medioambiente: Con la última información disponible (2011-2016), el medioambiente apenas ha supuesto un 0,44 % de los temas tratados en el Congreso de los Diputados.

La situación de los procesos de participación del Estado en materia ambiental también es mejorable, según los responsables del documento, que citan como ejemplo las decrecientes reuniones del Consejo Asesor de Medio Ambiente a lo largo de los años, y la cada vez más escasa información que se ofrece sobre sus conclusiones. «De hecho, en la memoria de 2015 del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, la última publicada, tan solo se daba cuenta del número de reuniones y de las normas pasadas a estudio», advierten los autores.

El informe presentado este mes propone un sistema de indicadores con los que evaluar periódicamente la acción de las administraciones e instituciones en la defensa del medioambiente. Estos parten de la base de cinco criterios de selección: pertinencia, descripción de la realidad, calidad del dato, disponibilidad del dato y accesibilidad de la información. Los indicadores propuestos son:

1.- Marcos legales y estratégicos:

Estrategias de sostenibilidad o de desarrollo sostenible.

Derecho comunitario: transposición y cumplimiento.

2.- Marcos institucionales:

Grado de conflictividad constitucional en torno a normas ambientales.

Actividad parlamentaria.

3.- Procesos de participación y transparencia:

Existencia y actividad de órganos consultivos.

4.- Otros procesos:

Fiscalidad ambiental.

Pincha sobre la imagen para descargarte el informe completo en versión PDF desde nuestra Biblioteca.

 

Indicadores de gobernanza ambiental de España

 

Fuente: SEO/BirdLife.

Deja un comentario