España, primer país de la UE en aprobar un Plan de Acción nacional contra el tráfico ilegal y el furtivismo internacional de especies silvestres

El Consejo de Ministros aprobó el pasado viernes el Plan de Acción Español contra el tráfico ilegal y el furtivismo internacional de especies silvestres, tanto de fauna como de flora, que dará cumplimiento a una prioridad en el ámbito de la conservación de especies silvestres amenazadas y convierte a España en el primer país de la Unión Europea en poner en marcha un Plan de Acción Nacional en esta materia, según la información divulgada por La Moncloa.

 

El Plan de Acción español contempla 26 medidas específicas agrupadas en tres grandes líneas prioritarias: prevenir el tráfico ilegal y el furtivismo internacional de especies de fauna y flora silvestres, aplicar y hacer cumplir más efectivamente las normas existentes y reforzar la cooperación mundial de los países de origen, consumo y tránsito.El Plan de Acción español contempla 26 medidas específicas agrupadas en tres grandes líneas prioritarias:

1.- Prevenir el tráfico ilegal y el furtivismo internacional de especies de fauna y flora silvestres y atacar sus causas de origen implicando a las administraciones públicas y a la sociedad civil.

2.- Aplicar y hacer cumplir más efectivamente las normas existentes y combatir con más eficacia las actividades ilegales relacionadas.

3.- Reforzar la cooperación mundial de los países de origen, consumo y tránsito, para luchar mejor contra el tráfico ilegal y furtivismo internacional de especies de fauna y flora silvestres.

Según destaca el comunicado difundido, «entre las medidas más importantes contenidas en el plan, figuran la creación y funcionamiento de una oficina nacional para la lucha contra las infracciones medioambientales; la realización de campañas de investigación de delitos medioambientales a nivel internacional; el reforzamiento de las actuaciones de inspección y control del tránsito de especies silvestres y la potenciación de los trabajos de persecución de delitos sobre la fauna y flora silvestres».

Otras medidas relevantes son la optimización de la normativa existente, la sensibilización sobre esta amenaza y la cooperación internacional que ayude a combatir el furtivismo y el tráfico ilegal de vida silvestre, a través de la asistencia en formación y de la ejecución de proyectos sobre buenas prácticas de gestión del territorio en terceros países.

El Plan de Acción Español contra el tráfico ilegal y el furtivismo Internacional de especies silvestres ha sido elaborado conjuntamente por los Ministerios de Asuntos Exteriores y de Cooperación; de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente; de Economía, Industria y Competitividad; de Hacienda y Función Pública; así como por el Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil (Ministerio del Interior) y por la Sección de Medio Ambiente de la Fiscalía General del Estado.

Distintas unidades de estos organismos serán las responsables de la aplicación de las medidas contempladas en el Plan de Acción a través de proyectos y mediante el aumento de los medios y recursos destinados a cubrir los objetivos propuestos.

Un reto para la conservación de la biodiversidad

La aprobación del Plan sirve para dar cumplimiento a una prioridad en la conservación de especies de fauna y flora amenazadas, en desarrollo de los compromisos adquiridos por España en el marco del Plan de Acción europeo para combatir el tráfico ilegal y el furtivismo internacional de estas especies silvestres, actividades que constituyen una de las mayores amenazas para la biodiversidad a escala global.

Algunos datos de interés a este respecto:

El tráfico de especies es el 4.º negocio a escala mundial más lucrativo, tras el narcotráfico, la trata de seres humanos y el comercio de armas. Se estima que genera en torno a 8000 y 20 000 millones de euros al año de beneficios.

– En 2007, el número de rinocerontes cazados ilegalmente ascendió a 13, mientras que en 2015 esta cifra se elevó a los 1175.

– Desde 2007, el comercio ilegal de marfil se ha multiplicado por más de dos.

– De media, cada año se pierden alrededor de 2972 monos grandes a escala mundial.

– Se estima que la población mundial de tigres ascendía hace un siglo a 100 000 ejemplares, mientras que en 2014 había 3500.

– Entre 2002 y 2012, se calcula que la población de esturiones en la región Ural-Caspio ha disminuido un 98 %.

– Según cifras de 2014, el valor de las reventas de cuernos de rinocerontes era de 40 000 €/kg.

– Los principales artículos de materias primas decomisados en las fronteras de la UE en 2015 fueron: productos medicinales (productos medicinales y partes/derivados para uso medicinal, un 63 %); marfil (11 %); mamíferos (cuerpos, partes, derivados, 5 %); coral (5 %); reptiles (4 %); plantas vivas (2 %); caviar (2 %); pájaros vivos (1 %) y pájaros (cuerpos, partes, derivados, 1 %).

La Unión Europea es uno de los principales mercados a los que se destinan estos productos, además de un lugar de tránsito de estas mercancías con rumbo a otras zonas. Y, en el caso de ciertas especies, Europa es la fuente principal de la que se nutre este tráfico. Ante esta alarmante situación, la Comisión Europea puso en marcha en 2016 el Plan de Acción de la UE contra el tráfico de especies silvestres. La aplicación de este Plan de Acción a cargo de la UE y sus Estados está prevista hasta el año 2020.

 

Fuente: La Moncloa.

Deja un comentario