¿Es tu negocio justo con la naturaleza?

Los integrantes de RSPB han anunciado el comienzo de una nueva asociación con Conservation Grade, alianza que permitirá a las dos organizaciones trabajar de la mano para salvar la biodiversidad. Esta unión está ayudando a proporcionar asesoramiento a los agricultores y promover entre las empresas alimentarias los beneficios del programa Fair to Nature (Justo con la naturaleza), dirigido a la reconstrucción de la diversidad biológica de las tierras de cultivo a través de la agricultura.

Imagen: Michal Zacharzewski  (Freeimages).

Los integrantes de RSPB han anunciado el comienzo de una nueva asociación con Conservation Grade, alianza que permitirá a las dos organizaciones trabajar de la mano para salvar la biodiversidad. Esta unión está ayudando a proporcionar asesoramiento a los agricultores y promover entre las empresas alimentarias los beneficios del programa Fair to Nature (Justo con la naturaleza), dirigido a la reconstrucción de la diversidad biológica de las tierras de cultivo a través de la agricultura.

Durante más de 25 años, los agricultores de Fair to Nature han establecido altos estándares para una agricultura respetuosa con la naturaleza mediante la creación de hábitats y espacios para la naturaleza en al menos un 10 % de su tierra, así como a través de la protección de setos, suelo y agua, al tiempo que producían ingredientes de calidad para las marcas alimentarias integradas en la iniciativa.

Dado que la pérdida de biodiversidad sigue siendo uno de los principales desafíos que debemos afrontar para garantizar la seguridad alimentaria y avanzar en el logro de los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS), es crítico que exijamos productos éticos, sostenibles y justos con la naturaleza.

Las buenas prácticas impulsadas en el marco de Fair to Nature incluyen un paquete de medidas diseñadas para impulsar realmente el valor natural. Aquellas empresas comprometidas con la conservación de la biodiversidad crean hábitats específicos para la vida silvestre en sus explotaciones y son certificadas por ello.

Los agricultores que forman parte de esta iniciativa han de colocar al menos un 10 % de su área de producción (es decir, la superficie de tierra en la que producen cultivos, ganado, leche, etc.) en cinco tipos de hábitats de vida silvestre: «hábitats de polen y néctar»; «cultivos alimentarios de aves silvestres»; «pastos finos y tussock»; «regeneración natural cultivada anualmente»; y «otros hábitats». Se ha demostrado científicamente que estos tipos de hábitats aumentan la cantidad de vida silvestre en las explotaciones donde se crean y administran.

Fuente: Conservation Grade.

 

Deja un comentario