Es necesario integrar la biodiversidad y los servicios de los ecosistemas en la gestión de la producción agrícola a través de las EPANB

La Organización para la Agricultura y la Alimentación de las Naciones Unidas (FAO) y la Secretaría del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) han publicado un documento que pretenden que sirva de orientación técnica para promover la integración de la biodiversidad y los servicios de los ecosistemas en la agricultura a través de las Estrategias y Planes de Acción Nacionales sobre la Biodiversidad (EPANB) y, de ese modo, contribuir al logro de las Metas de Aichi para la biodiversidad.

 

Los autores del informe señalan que «la agricultura debe alcanzar el doble objetivo de la seguridad alimentaria y la conservación del medioambiente, al tiempo que aumenta la producción para satisfacer la demanda de alimentos a escala mundial.

El informe lleva por título Mainstreaming ecosystem services and biodiversity into agricultural production and management in East Africa (La integración de los servicios de los ecosistemas y la biodiversidad en la producción y gestión agrícola en África Oriental) y sus contenidos pueden servir de referencia y ejemplo a los profesionales que estén desarrollando proyectos sobre esta materia en otras geografías.

«Dado que el cambio climático provoca accidentes cada vez más extremos y frecuentes, necesitamos construir paisajes agrícolas y sistemas alimentarios más resilientes», declaró Braulio Ferreira de Souza Dias, secretario ejecutivo del CDB, durante la presentación del informe con motivo de la celebración del Día Internacional de la Biodiversidad. «Una estrategia clave para lograr este objetivo consiste en impulsar la intensificación ecológica sostenible de la agricultura, incluyendo una menor dependencia de agroquímicos para aumentar y mejorar los rendimientos mientras se minimizan los impactos negativos sobre el medioambiente a través de la integración de los servicios de los ecosistemas prestados por la biodiversidad en los sistemas de producción agrícolas».

Los autores del informe señalan que «la agricultura debe alcanzar el doble objetivo de la seguridad alimentaria y la conservación del medioambiente, al tiempo que aumenta la producción para satisfacer la demanda de alimentos a escala mundial. En este contexto, la biodiversidad y los servicios de los ecosistemas se encuentran en el corazón de muchas soluciones para lograr un aumento sostenible de la productividad agrícola que no solo aporte los mejores resultados para la seguridad alimentaria y la nutrición, sino que también reduzcan los efectos externos negativos de los sistemas agrícolas actuales», explican desde la CDB.

La discusión en torno a la agricultura está cambiando en la actualidad de un debate polarizado sobre las compensaciones a una discusión sobre las agendas que se apoyan mutuamente. A tal fin, la FAO colabora con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y el CDB a través de un proyecto financiado por la Unión Europea de apoyo África, el Caribe y el Pacífico (ACP).

El objetivo es fortalecer la capacidad institucional a escala regional y nacional para la aplicación sinérgica de acuerdos multilaterales ambientales (AMA) en relación con los productos químicos y la biodiversidad, por ejemplo, proporcionando opciones alternativas a las prácticas agrícolas insostenibles e incluyendo el uso excesivo de insumos tales como agroquímicos.

El documento fue preparado con el fin de aportar información sobre cómo los servicios de los ecosistemas y la biodiversidad pueden ser integrados adecuadamente en la agricultura. En concreto, ofrece una guía práctica para la implementación de soluciones basadas en los ecosistemas que benefician a la producción, y medidas políticas para la integración de servicios de los ecosistemas en la agricultura que apoyan la integración de la agricultura en las preocupaciones a escala nacional a través del desarrollo e implementación de sus EPANB.

Fuente: CDB.

Deja un comentario