Entrada en vigor del Acuerdo de París y el avance hacia su implementación en la COP22 de Marrakech

Hoy, 4 de noviembre de 2016, será un día que quedará marcado en los calendarios de las agendas internacionales como la fecha en que tuvo lugar un hito histórico: la entrada en vigor del Acuerdo de París. Y, a partir del lunes, arranca en Marrakech (Marruecos), la COP22 sobre Cambio Climático, la COP de la implementación del pacto universal.

Imagen: CMNUCC.

Hoy, 4 de noviembre de 2016, será un día que quedará marcado en los calendarios de las agendas internacionales como la fecha en que tuvo lugar un hito histórico: la entrada en vigor del Acuerdo de París. Y, a partir del lunes, arranca en Marrakech (Marruecos), la COP22 sobre Cambio Climático, la COP de la implementación del pacto universal. Este pacto universal, adoptado en la 21.ª Convención de las Partes (COP21) celebrada en París en diciembre del 30 de noviembre al 13 de diciembre de 2015 por 196 Partes (195 países más la Unión Europea) de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), superó a principios del pasado octubre el umbral de ratificación por un número de Partes que representa más de un 55 % de las emisiones globales de gases de efecto invernadero. Este hecho ha permitido que, 30 días después, el Acuerdo de París entre en vigor plenamente.

En concreto, ha sido ratificado hasta la fecha por 94 Partes de 197 y el resto dispone hasta el próximo 22 de abril de 2017 para tomar la decisión de ratificarlo, aprobarlo o adherirse.

Antes de ratificarlo, los países han tenido que comunicar al órgano depositario de la CMNUCC sus respectivos planes de reducción de emisiones: es decir, sus Contribuciones Nacionales Determinadas (CNC o NDC, por su acrónimo en inglés —anteriormente, Contribuciones Nacionales Previstas y Determinadas o Intended Nationally Determined Contributions, INDC). Los que ya lo hicieron, tienen la oportunidad de aportar una contribución más ambiciosa que la previa.

En 2018, durante el llamado diálogo de facilitación, las Partes analizarán conjuntamente la contribución global en la disminución de las emisiones de GEI para determinar el progreso en la consecución del objetivo de mantener el aumento de la temperatura media planetaria en el límite de los 2 ºC respecto a los niveles preindustriales y realizar esfuerzos para limitar dicho incremente a un 1,5 ºC.

A este respecto, entre enero y septiembre de 2016, se ha registrado un récord en las temperaturas medias en la superficie terrestre de un 1,58 ºC por encima de la media del siglo pasado y un 0,3 ºC superiores a 2015, según los expertos de la Agencia Oceanográfica Atmosférica de Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en inglés).

En cuanto a la ambición sobre la reducción de las emisiones, la ONU publicó ayer una nueva edición de su informe Emissions Gap, en el que advierte que el mundo debe acelerar acciones para recortar un 25 % adicional las emisiones previstas para 2030, puesto que «sigue abocado a un aumento de las temperaturas de entre 2,9 °C y 3,4 °C durante este siglo, pese a los compromisos de París».

Con posterioridad al análisis del avance en el logro de los compromisos del Acuerdo de París, se llevará a cabo un balance mundial o (global stockage). Previsto en el Artículo 14 del Acuerdo de París, se trata de una revisión periódica que deberán realizar los países para evaluar el progreso colectivo hacia el logro de los compromisos acordados en el pacto universal y de los objetivos a largo plazo. Se deberá realizar de forma integral, esto es, teniendo en cuenta la mitigación, la adaptación y los medios de implementación y apoyo y a la luz de los mejores conocimientos científicos disponibles y la equidad. El primer global stocktake tendrá lugar en 2023 y, a partir de esa fecha, cada cinco años, con la finalidad de ajustar las contribuciones a la meta final.

COP22 sobre Cambio Climático de Marrakech

Desde el lunes 7 de noviembre y hasta el día 18 de este mes, la localidad marroquí de Marrakech será anfitriona de la COP22 sobre Cambio Climático, conocida también como la COP de la implementación. Esto es así porque sentará las bases (modalidades, procedimientos, guías…) para la entrada en operación efectiva del Acuerdo de París.

Durante este encuentro internacional, los organizadores han planteado como objetivo aumentar la ambición en materia de recorte de emisiones de GEI, impulsar la implementación del pacto universal y promover el apoyo a los países en desarrollo mediante la consolidación del compromiso de aportar 100 000 millones de dólares anualmente a partir de 2020 para ayudarles en su camino hacia el cumplimiento del acuerdo.

Asimismo, la COP22 será una cita en la que se dará prioridad a las acciones concretas y colaborativas, el trabajo entre los distintos actores gubernamentales y no gubernamentales y la implementación de los compromisos realizados a escala nacional.

Con motivo de la rápida entrada en vigor del Acuerdo de París, tendrá lugar durante el evento marroquí la primera reunión de la conocida como CMA, por su acrónimo inglés, que significa Conferencia de las partes en calidad de reunión de las Partes en el Acuerdo de París. Este órgano agrupa a las Partes que han ratificado el pacto y sus integrantes serán responsables de adoptar las decisiones bajo el tratado.

Por su parte, el Grupo Especial de Trabajo sobre el Acuerdo de París (APA, por sus siglas en inglés) es responsable de definir las reglas de implementación para asegurar que los países cumplen sus compromisos y de preparar la entrada en vigor del pacto. Para ello, ha trabajado en la reglamentación del marco de transparencia y en la definición de la información que deben tener las NDC y los informes de financiación y adaptación que las naciones presentarán periódicamente. Asimismo, reglamentará el mecanismo del balance global.

El Grupo Subsidiario de Asesoramiento Científico y Tecnológico (SBSTA, por su acrónimo inglés) trabaja los temas técnico científicos (guías de contabilidad de emisiones y de financiación, reglamentación del mecanismo cooperativo para el desarrollo sostenible creado en la COP21) y realiza las recomendaciones sobre cómo abordar las conclusiones aportadas por el Panel Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC) y apoyará al mecanismo de transferencia tecnológica.

Por último, el Órgano Subsidiario de Ejecución (SBI) tiene por misión evaluar el nivel de implementación de las decisiones adoptadas por la CMNUCC como, por ejemplo, el grado de apoyo financiero de los países a las naciones en desarrollo. Además, define los términos de referencia para el Comité de Fortalecimiento de Capacidades de los países en desarrollo y el proceso de registro de los compromisos nacionales.

Tanto los integrantes del SBTSA y del SBI recibirán el informe del Comité de Adaptación sobre los avances en esta materia y analizará la evolución del grupo de negociación sobre pérdidas y daños.

 

Fuente: CMNUCC, Conexión COP.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.