Engage the Chain: Guía para facilitar a inversores la evaluación de los riesgos ambientales y sociales de las cadenas de suministro agrícola

Los aspectos sociales y ambientales a lo largo de las cadenas de suministro de productos agrícolas pueden crear importantes riesgos financieros tanto para los inversores como para las empresas. Para ayudar a inversores y responsables empresariales a comprender y evaluar mejor los impactos ambientales y sociales que se traducen en riesgos en el sector agroalimentario, los especialistas de Ceres han lanzado Engage the Chain, una guía de recursos revisada por pares sobre los riesgos de la cadena de valor alimentaria.

 

Guía para que los inversores conozcan y evalúen los riesgos ambientales asociados a las cadenas de suministro agrícolas.

La herramienta online examina los desafíos ambientales y sociales asociados con la producción de ocho materias primas comúnmente suministradas: carne de ternera, maíz, lácteos, envases a base de fibra, aceite de palma, soja, caña de azúcar y trigo. Además, también proporciona ejemplos específicos de riesgos reputacionales, de mercado, operativos, de litigios y regulatorios que las empresas del sector alimentario pueden enfrentar como resultado de estos impactos en sus cadenas de suministro.

La producción agrícola basada en productos básicos está emergiendo como un impulsor clave del cambio climático, la deforestación, la contaminación del agua y la pérdida de biodiversidad, además de someter a cientos de millones de personas empleadas en la agricultura en todo el mundo a duras condiciones de trabajo y pobreza.

En la actualidad, numerosas empresas aún desconocen el alcance total de estos impactos en sus cadenas de suministro agrícola, lo que resulta del todo alarmante, ya que pueden representar un verdadero riesgo financiero para sus negocios.

Engage the Chain ha sido diseñado para ayudar a los inversores a reducir su exposición a los crecientes riesgos reputacionales, operacionales y materiales vinculados a las cadenas de suministro agrícola que forman parte de su cartera.

Engage the Chain incluye los siguientes elementos:

– Una visión general de los factores clave del riesgo financiero en las cadenas de suministro agrícola, entre ellos, el cambio climático, la deforestación, el uso de la tierra y la biodiversidad, los medios de subsistencia, los derechos territoriales, la escasez de agua y la contaminación y las condiciones de trabajo;

– Informes detallados sobre cada uno de los ocho productos básicos mencionados que incluyen:

  • datos sobre la producción global;
  • una perspectiva visual de la cadena de valor de cada producto, desde la producción hasta el procesamiento, con una lista de empresas clave involucradas en cada etapa;
  • una evaluación sobre cómo impactan en el producto los siete factores clave;
  • una tabla interactiva que muestra la exposición de las principales empresas de alimentos y bebidas de los Estados Unidos a cada uno de los productos;
  • orientación para los inversores sobre las medidas que pueden adoptar para evaluar los riesgos materiales en sus carteras debido a estos impactos en la cadena de suministro.

Engage the Chain ha sido creada para ayudar a inversores y gestors de activos a evaluar el riesgo social y ambiental ligado a las materias primas de compañías que integran su portfolio y facilitarles una guía para impulsar el compromiso con la sostenibilidad en las cadena de valor alimentarias.

Si a una empresa no le es posible rastrear su cadena de suministro, entonces no puede empezar a abordar los importantes riesgos que se esconden en los distintos niveles de la cadena de valor, incluida la posible participación en prácticas ilegales. Engage the Chain puede representar un eslabón más en la cadena de rendición de cuentas.

La iniciativa de Ceres contó para su desarrollo con el apoyo de un proceso de revisión llevado a cabo por pares de inversores, empresas y ONG y fue financiada en parte por la Fundación Gordon y Betty Moore, como parte de una colaboración en conservación y mercados financieros firmada entre la Fundación Ceres, el Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible (WBCSD) y WWF.

 

Fuente: Ceres.

 

Deja un comentario