El Proyecto LIFE+ Indemares identifica 50 especies amenazadas en el mar de Alborán

Los investigadores del Proyecto LIFE+ Indemares, coordinado por la Fundación Biodiversidad (Magrama), cuyos resultados fueron presentados a finales del pasado mes de marzo, han identificado 50 nuevas especies amenazadas en el mar de Alborán y han podido conocer que este espacio marino alberga algo más de la cuarta parte de la diversidad total de especies del Mediterráneo.

Hasta el momento se han identificado en el mar de Alborán, lugar de transición entre el océano Atlántico y el mar Mediterráneo, 1645 especies y se han descrito 10 nuevas especies para la ciencia y sus fondos.

Hasta el momento se han identificado en el mar de Alborán, lugar de transición entre el océano Atlántico y el mar Mediterráneo, 1645 especies y se han descrito 10 nuevas especies para la ciencia y sus fondos. Estos juegan un importante papel como áreas de reproducción y cría de muchas especies, incluidas algunas de interés comercial.

Según describe la información divulgada por el Magrama, «muchas de las especies que se encuentran en Alborán son raras o poco comunes en el Mediterráneo, y aparecen con relativa frecuencia en esta zona. Entre ellas, se encuentran la gorgonia Ellisella paraplexauroides, una especie de gran porte considerada como muy escasa, más habitual en las costas del noroeste de África».

Asimismo, «el hábitat de cascajo biogénico profundo de borde de plataforma, escasamente representado en el Mediterráneo y poco conocido hasta ahora, ha resultado ser extremadamente valioso porque en estos fondos se han identificado la mayoría de las especies. Además se ha detectado una comunidad de algas laminariales, singular y casi única en el Mediterráneo, así como fondos de “maerl” con una extensión especialmente importante»

El mar de Alborán también destaca como corredor de migración y hábitat de alimentación de especial interés para ocho especies de cetáceos y dos especies de tortugas marinas, para las que los mares de España constituyen un eslabón fundamental en su ciclo de vida, como es el caso de la tortuga boba.

El conjunto de las comunidades y especies existentes en la plataforma de la isla de Alborán convierten «esta zona en un punto caliente (hotspot) de biodiversidad. Además de su elevada diversidad, la zona tiene otras características que justifican plenamente su conservación, la singularidad, la existencia de especies amenazadas, endémicas, de distribución restringida, raras, de especial interés científico o vulnerables al impacto humano, la presencia de especies esenciales para el mantenimiento de las comunidades o del ecosistema», continúa el comunicado.

Su estado de conservación puede considerarse muy bueno. Por tanto, la plataforma de Alborán reúne los criterios de representatividad biogeográfica, presencia de especies o hábitats amenazados y de áreas naturales bien conservadas establecidas en el Proyecto LIFE+ Indemares, por lo que gracias a los resultados del proyecto se ha ampliado en 10 000 hectáreas la superficie protegida anteriormente como Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) de la Red Natura 2000.

Fuente: Magrama.

Deja un comentario