El presupuesto ecológico del planeta para este 2017 acabará el 2 de agosto, seis días antes que en 2016

El próximo 2 de agosto nuestro mundo sobrepasará el umbral crítico que le obligará a comenzar a consumir los recursos naturales previstos para satisfacer las necesidades humanas y del resto de seres vivos en 2018, según datos Global Network Footprint.

 

En la actualidad, las emisiones de carbono representan un 60 % de la huella ecológica de la humanidad. Si se lograran reducir las emisiones de carbono a la mitad, la fecha del día en la que la tierra entraría en déficit ecológico se retrasaría 89 días (cerca de tres meses).

En ocasiones, llegar antes de tiempo es de agradecer e incluso puede interpretarse como un síntoma de responsabilidad. En este caso, la llegada seis días antes que en 2016 de la fecha en la que nuestro planeta entrará en déficit ecológico este 2017 no es en absoluto un signo de responsabilidad ni es algo que deseemos que suceda. Todo lo contrario. Es un asunto que nos debería preocupar sobremanera, puesto que denota que no estamos cambiando nuestro ritmo de consumo como deberíamos y que las políticas y medidas que se están desplegando para frenar la pérdida de biodiversidad y la degradación de los ecosistemas, así como el avance del cambio climático, no están surtiendo el efecto deseado a la cadencia que requiere la tierra.

En la actualidad, las emisiones de carbono representan un 60 % de la huella ecológica de la humanidad. Si se lograran reducir las emisiones de carbono a la mitad, la fecha del día en la que la tierra entraría en déficit ecológico se retrasaría 89 días (cerca de tres meses). Este reto es alcanzable, sin duda, mediante la realización de muchos cambios que provengan fundamentalmente del modo en que entendemos hoy por hoy el consumo y las relaciones empresariales e internacionales.Disculpa, este contenido está restringido, debes o para acceder.

 

Deja un comentario