El poder del voluntariado se alía con la custodia del territorio para favorecer la conservación de playas y ríos

La comunidad conservacionista ha hecho un nuevo llamamiento a la fuerza del voluntariado para que se sume a su causa y colabore en la protección y mejora del medio natural costero e hidrográfico. En concreto, la Fundación Biodiversidad ha dado el pistoletazo de salida a una nueva edición de su programa «Playas, ríos, voluntariado y custodia del territorio».

Las actividades de voluntariado diseñadas se centran en la recogida de residuos, la reforestación y conservación de ecosistemas, la eliminación de especies invasoras, el seguimiento de especies y en el desarrollo de jornadas de formación y sensibilización.Se trata de la cuarta convocatoria de esta iniciativa surgida en 2012 para impulsar la implicación de los ciudadanos en la conservación del litoral y de las áreas que integran las cuencas hidrográficas intercomunitarias, así como para desarrollar una red de voluntarios para el mantenimiento y la mejora de estos espacios a través de distintos programas de voluntariado.

Las actividades de voluntariado diseñadas se centran en la recogida de residuos, la reforestación y conservación de ecosistemas, la eliminación de especies invasoras, el seguimiento de especies y en el desarrollo de jornadas de formación y sensibilización.

A lo largo de 2015, se continuarán todos estos trabajos que centrarán los esfuerzos en «potenciar el papel que juega la acción ciudadana en la conservación de los ecosistemas existentes en estos ámbitos. Con este objetivo, se promoverá la participación de diversas iniciativas impulsadas por entidades privadas y empresariales. Así, la Fundación Biodiversidad podrá contar con el apoyo económico y la colaboración de empresas privadas para que las entidades de custodia desarrollen diversas actividades», avanza la información divulgada.

Hasta el próximo 30 de noviembre se llevarán a cabo actividades de conservación de la costa en todas las comunidades autónomas del litoral español y en aquellas regiones que incluyan cuencas hidrográficas intercomunitarias (Miño-Sil, Cantábrico Oriental y Occidental, Duero, Tajo, Guadiana, Guadalquivir, Segura, Júcar y Ebro).

Gracias a los acuerdos de custodia, una herramienta que busca involucrar a los propietarios públicos y privados en la conservación de la naturaleza y en el uso adecuado de los recursos y servicios que nos aporta, se impulsará la mejora del paisaje de playas urbanas y del ecosistema fluvial, recuperación de zonas deterioradas y restauración del patrimonio y de fomento del uso público en las cuencas hidrográficas.

También se desarrollarán  actuaciones de formación, comunicación y sensibilización ambiental sobre el litoral y la conservación de los ríos, incidiendo en  implicar a la ciudadanía en la prevención de la generación de residuos.

Por otro lado, se pondrán en marcha actividades vinculadas a los usos sostenibles que realizan los establecimientos hosteleros participantes en el concurso Chiringuitos responsables convocado por la Fundación que dirige Sonia Castañeda.

Hasta la fecha, el programa ha movilizado a 16 000 voluntarios y 60 entidades de custodia que han participado en la realización de 300 actividades para la conservación de costas y ríos.
Fuente: Fundación Biodiversidad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.