El PE apoya objetivos más ambiciosos de reducción de GEI para 2030: A España le corresponde un recorte de un 26 %

 

El pleno del Parlamento Europeo ha apoyado esta semana el informe sobre la propuesta de Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo sobre las reducciones anuales vinculantes de las emisiones de gases de efecto invernadero por parte de los sectores de la agricultura, el transporte, la construcción y la gestión de residuos de los Estados miembros para el periodo 2021 a 2030. En el caso de España, deberá disminuir sus emisiones de GEI un 26 % para 2030.

 

La propuesta de la Comisión Europea de un Reglamento de reparto del esfuerzo o “Reglamento de acción por el clima para la aplicación del Acuerdo de París” cubre aproximadamente un 60 % de las emisiones de gases de efecto invernadero de la Unión. Todos los sectores que quedan fuera del ámbito del régimen de comercio de derechos de emisión de la Unión Europea (RCDE UE) están cubiertos por el Reglamento, incluido el transporte, los residuos, el entorno construido y la agricultura.La decisión ha sido aprobada por 534 votos a favor, 88 en contra y 56 abstenciones y ha tenido lugar a continuación del debate mantenido sobre el anuncio de la retirada de Estados Unidos del Acuerdo de París sobre cambio climático junto a la presidenta de las Islas Marshall, Hilda Heine, y el presidente de la CE, Jean-Claude Juncker.

Por su parte, el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani), afirmó que «el cambio climático es uno de los desafíos globales más apremiantes a los que nos enfrentamos hoy. (…). Al abordar este reto, la UE está creando nuevas oportunidades para nuestros ciudadanos y la industria. (…). En pocas palabras, la decisión de la Administración estadounidense es un error. Trabajando junto con las naciones alrededor del mundo podemos lograr con éxito un planeta más limpio y más seguro para nuestros ciudadanos».

Juncker se mostró tajante al asegurar que la UE no renegociaría el Acuerdo de París y el resto de eurodiputados que participaron en el debate se pronunciaron abrumadoramente a favor de la adopción del acuerdo alcanzado en la COP21 de París y su aplicación plena. Además, la posición del presidente estadounidense Donald Trump fue muy criticada por los legisladores de la UE, quienes anunciaron que la Unión cumplirá sus compromisos y avanzará con su propia legislación sobre el clima.

La propuesta cubre un 60 % de las emisiones de GEI de la UE

El reglamento apoyado afecta a «las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes de las categorías de fuentes del IPCC (energía, procesos industriales y utilización de productos, agricultura y residuos) determinadas con arreglo al Reglamento (UE) n.º 525/2013, excluidas las emisiones resultantes de las actividades enumeradas en el anexo I de la Directiva 2003/87/CE. A efectos del presente Reglamento, la bioenergía se considera neutra en emisiones de carbono». La participación de estos sectores difusos en el recorte de emisiones de GEI es determinantes para que los Estados miembros cumplan con los compromisos adoptados en el Acuerdo de París.

Tal y como detalla la exposición de motivos del informe, «la propuesta de la Comisión Europea de un Reglamento de reparto del esfuerzo o “Reglamento de acción por el clima para la aplicación del Acuerdo de París” cubre aproximadamente un 60 % de las emisiones de gases de efecto invernadero de la Unión. Todos los sectores que quedan fuera del ámbito del régimen de comercio de derechos de emisión de la Unión Europea (RCDE UE) están cubiertos por el Reglamento, incluido el transporte, los residuos, el entorno construido y la agricultura. La propuesta de la Comisión es un primer paso positivo y se propone alcanzar, en los sectores cubiertos, un 30 % de reducción de las emisiones para 2030 en relación con los niveles de 2005. No obstante, son necesarias diversas enmiendas para promover mejor la previsibilidad a largo plazo, garantizar la coherencia con otras políticas, en particular el objetivo de eficiencia energética de la Unión, y proporcionar suficiente flexibilidad y solidaridad entre los Estados miembros».

Cada país de la UE tendrá que seguir un itinerario de reducción de emisiones, calculado desde el punto de partida de 2018, en lugar de 2020 —como proponía la Comisión—, con el fin de evitar al aumento de las emisiones o el aplazamiento de la reducción de las emisiones en los primeros años.

Para garantizar la previsibilidad a largo plazo, los eurodiputados fijan el objetivo de disminución de las emisiones de GEI en un 80 % para 2050, en comparación con los niveles de 2005.

Si la propuesta sale adelante y es aprobada por los Estados miembros, España deberá recostar sus emisiones un 26 % frente a los registros de 2005. Los países que tienen por objetivo un porcentaje superior de recorte de emisiones al de España son Luxemburgo y Suecia (-40 %), Dinamarca y Finlandia (-39 %), Alemania (-38 %), Francia y Reino Unido (-37 %), Países Bajos y Austria (-36 %), Bélgica (-35 %), Italia (-33 %) e Irlanda (30 %).

Acción temprana

Los eurodiputados también proponen normas más flexibles durante la parte final del esquema para recompensar la acción temprana de los Estados miembros con un PIB per cápita inferior a la media de la UE que hayan adoptado o vayan a tomar medidas antes de 2020.

Para facilitar a los Estados miembros alcanzar sus objetivos, la regulación les permite «pedir prestado» hasta un 10 % de la asignación de derechos de emisión del año siguiente, que se verá reducida en consecuentemente.

Próximos pasos y brexit

Antes de convertirse en ley en un largo proceso que puede requerir hasta dos años, la legislación todavía necesita el apoyo de los gobiernos de la UE. En cuanto a la situación de Reino Unido, el documento especifica que «la propuesta de Reglamento no hace referencia alguna al brexit. Los cuadros de la propuesta en cuestión incluyen a los 28 Estados miembros y el Reino Unido figura en el cuadro del anexo I con un objetivo de reducción de un -37 % de las emisiones. La Comisión deberá esforzarse por adaptar los datos y los objetivos tan pronto como se active el artículo 50 del Tratado de Lisboa relativo a la salida de la Unión».

Fuente: Parlamento Europeo.

Deja un comentario