El nuevo Plan de Acción del programa Hombre y Biosfera se alinea con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y el Acuerdo de París

El recientemente celebrado en Lima (Perú) IV Congreso Internacional de las Reservas de la Biosfera se ha saldado con la aprobación de la Declaración de Lima y de un nuevo Plan de Acción del programa Hombre y Biosfera de la Unesco (Man and Biosphere, MAB) para la próxima década, definido con la finalidad de mejorar las sinergias con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y el Acuerdo de París sobre el cambio climático.

Imagen: Unesco.

La Declaración de Lima aprobada durante el congreso propone alinear la gestión de las reservas de biosfera con el programa de desarrollo de Naciones Unidas para 2030 y el Acuerdo sobre el clima alcanzado en París a finales de 2015 en la COP21.

La adopción del nuevo Plan de Acción de Lima 2016-2025 coincidió con la aprobación de la Declaración de Lima el último día del congreso, entre cuyas propuestas se cuentan impulsar la participación de los jóvenes y de las comunidades indígenas, fomentar una mayor interacción con las estructuras locales de gobierno e intensificar la colaboración con el sector privado.

Asimismo, se propone además alinear la gestión de las reservas de biosfera con el programa de desarrollo de Naciones Unidas para 2030 y el Acuerdo sobre el clima alcanzado en París a finales de 2015 en la COP21.

El texto defiende que las comunidades locales puedan desempeñar una función «más amplia y activa» en la gestión de las reservas y «nuevas relaciones de colaboración entre la ciencia y las políticas, entre la gobernanza nacional y la local y entre los sectores público y privado». Además, aboga por otorgar un mayor papel «a los grupos y organizaciones de ciudadanos, en particular indígenas, y a las comunidades de jóvenes» y por intensificar la colaboración con «instituciones científicas, como universidades o centros de investigación».

En la actualidad, existen en el mundo 651 reservas de biosfera de la Unesco repartidas en 120 países. Se trata de sitios de importancia mundial para la diversidad biológica y cultural que representan a casi todos los tipos de ecosistemas de nuestro planeta y en los que se concilia la conservación de la naturaleza con su uso sostenible. Así, otro de los propósitos de la Declaración es «identificar y designar una reserva de biosfera en cada Estado donde todavía no se haya constituido una».

La decisión de aprobar la Declaración de Lima y el Plan de Acción que la acompaña fue celebrada por la subdirectora general de Ciencias de la Unesco, Flavia Schlegel, quien resaltó que las reservas de biosfera proporcionan a la ONU «un modelo único de puesta en práctica de iniciativas de desarrollo sostenible», ya que reúnen a todos los actores involucrados en la administración de la reserva, incluyendo estados, autoridades locales, comunidades indígenas, los jóvenes y el sector privado».

Fuente: Unesco.

Deja un comentario