El desarrollo sostenible es la prioridad de las Naciones Unidas

El Secretario General de las Naciones Unidas ha pedido a los bancos, compañías de seguros y fondos de pensiones intensificar los esfuerzos para movilizar finanzas verdes, insistiendo en que el desarrollo sostenible sigue siendo la principal prioridad para la ONU.

En su intervención en el Foro Global de Crecimiento Verde (3GF) en Copenhague, Ban Ki-moon, dijo que 2015 sería una “oportunidad histórica” para configurar el mundo en una senda sostenible en tres frentes – por la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, incluyendo la erradicación de la pobreza; el establecimiento de un nuevo marco de desarrollo sostenible, y llegar a un acuerdo internacional sobre el cambio climático.

Ban Ki-moon insistió en la necesidad de continuar con progreso mantenido de desarrollo sostenible como la máxima prioridad para la ONU, y advirtió que los gobiernos no deben distraerse de los esfuerzos de desarrollo sostenible por las crisis humanitarias o económicas “con plazos”. En sus propias palabras, “ el desarrollo sostenible es la prioridad número uno en este momento.

Ban se reunió con responsables políticos e inversores en la capital danesa con el objetivo de ampliar los compromisos de financiación del clima para asegurar que los países ricos cumplan con su promesa de dar 100 mil millones de dólares al año para ayudar a los países pobres a hacer frente al cambio climático a partir de 2020.

Se instó al sector privado a desempeñar un papel más importante en la movilización de inversiones relacionadas con el clima, advirtiendo que en la actualidad sólo el uno por ciento de los activos de los fondos de pensiones están actualmente invertidos en proyectos ligados con infraestructuras sostenible.

“Nuestra esperanza es que puede moverse una mayor inversión hacia activos bajos en carbono, por el bien del mundo y en el largo plazo en la salud financiera de los inversionistas”, dijo. “Al mismo tiempo, los pueden y deben desbloquear capital para permitir inversiones bajas en carbono, así como los reguladores pueden romper barreras para facilitar estos flujos. Hay enormes oportunidades de inversión sin explotar en los países en desarrollo. Todos los actores financieros tienen que trabajar juntos para crear los mecanismos que hagan posible estas inversiones.

Fuente: Business Green

Deja un comentario