El comercio ilegal de fauna y flora silvestre representa una amenaza para la mitad de los Sitios Naturales del Patrimonio Mundial

Not for sale: Halting the Illegal Trade of CITES Species from World Heritage Sites (No está en venta: Detener el comercio ilegal de especies CITES de Sitios del Patrimonio Mundial) es un informe que acaba de ver la luz, que advierte que incluso la vida salvaje que habita en lugares que deberían beneficiarse de los más altos niveles de protección —como los Sitios Naturales del Patrimonio Mundial— se encuentran gravemente amenazados como consecuencia del tráfico ilegal de fauna y flora. En la actualidad, casi la mitad de los parajes que forman parte de la Lista de Sitios del Patrimonio de la Humanidad por su importancia natural o mixta (natural y cultural) están amenazadas por esta lacra.

 

Las especies incluidas en la CITES son capturadas ilegalmente en un 45 % de los Sitios Naturales del Patrimonio Mundial, a pesar de hallarse en los puntos mejor protegidos del planeta. El negocio mundial derivado del comercio ilícito de especies de plantas y animales salvajes asciende a entre 15 000 y 20 000 millones al año y es el cuarto negocio ilegal más grande a escala global, después de las drogas, la falsificación y la trata de personas. La tala ilegal es responsable de hasta un 90 % de la deforestación en los principales países tropicales y representa un negocio de entre 30 000 y 100 000 M$ cada año.

Además, el tráfico ilícito de vida silvestre va en aumento. La caza furtiva anual de rinocerontes en Sudáfrica aumentó en más de un 9000 % entre 2007 y 2015: de 13 rinocerontes cazados en 2007, se pasó a 1175 en 2015. De forma similar, también se produjo un brote de caza furtiva de elefantes africanos en 2005, que resultó en la muerte de alrededor de 20 000 ejemplares al año.Disculpa, este contenido está restringido, debes o para acceder.

 

Deja un comentario