El Banco Mundial lanza un nuevo producto financiero para apoyar la financiación dirigida al logro de los ODS

El Banco Mundial, a través del Banco Internacional para la Reconstrucción y el Fomento (BIRF), ha realizado la primera emisión de bonos que vinculan directamente el retorno con el desempeño de las compañías en el cumplimiento de los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS) adoptados por las Naciones Unidas.

 

El Banco Mundial, a través del Banco Internacional para la Reconstrucción y el Desarrollo (BIRF), ha realizado la primera emisión de bonos que vinculan directamente el retorno con el desempeño de las compañías en el cumplimiento de los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS) adoptados por las Naciones Unidas. La emisión realizada está directamente vinculada con el desempeño social de las empresas incluidas en el Solactive Sustainable Development Goals World Index. Este índice está formado por 50 empresas que, según la metodología desarrollada por Equitics (Vigeo Eiris) dedican al menos una quinta parte de sus actividades a productos sostenibles o son líderes en sus industrias por su desempeño en materia de impacto social y ambiental.

Con el fin de alcanzar la composición final del índice, Solactive aplica filtros de volatilidad y diversificación. Por su parte, Vigeo Eiris es un proveedor de análisis e investigaciones relacionadas con aspectos medioambientales, sociales y de buen gobierno para inversores, empresas públicas y privadas.

La emisión fue gestionada por BNP Paribas en el marco de la iniciativa SDGs for Everyone, lanzada el pasado enero como solución innovadora impulsora de un nuevo modelo financiero que soporta los ODS.

Cabe recordar que los bonos asociados a la igualdad recaudaron un total de 163 millones de euros de inversores institucionales en Francia e Italia. El Banco Mundial utilizará los fondos recabados para apoyar la financiación de proyectos dirigidos a avanzar en la eliminación de la pobreza extrema e impulsar la prosperidad compartida, que están alineados con los ODS.

Fuente: Banco Mundial.

Deja un comentario