El 93 % de la inversión socialmente responsable (ISR) española está dominada por los inversores institucionales

El miércoles tuvo lugar Spainsif 2014, encuentro organizado con carácter anual por el Foro Español de Inversión Socialmente Responsable (Spainsif) durante el que se destacó que la inversión socialmente responsable (ISR) española está dominada por los inversores institucionales, que controlan el 93 % del mercado.

 

Inés García-Pintos, presidenta de Spainsif,durante la sesión de cierre.

El 93 % de la inversión socialmente responsable (ISR) española está dominada por los inversores institucionales

En este quinto encuentro anual de Spainsif, expertos de varios sectores económicos analizaron las oportunidades para el inversor derivadas de las medidas medioambientales. Cabe destacar la calidad y variedad de las ponencias, la diversidad de profesionales participantes que trataron los temas objeto de debate desde diferentes puntos de vista y la excelente respuesta, en forma de asistencia y participación, de los grupos de interés involucrados en la ISR (gestores de carteras, directores de RSC, profesionales del ámbito medioambiental, directivos de empresas, administraciones públicas, y un largo etc.).

Durante la sesión inaugural, Lourdes Centeno, vicepresidenta de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), fue la encargada de detallar los requisitos extrafinancieros necesarios para las inversiones socialmente responsables; esto es, los criterios ambientales, sociales y de buen gobierno corporativo (ASG). Asimismo, resaltó el compromiso del regulador nacional para que las empresas cotizadas impulsen la información extrafinanciera recogida en sus Memorias de Sostenibilidad y orienten sus estrategias de generación de valor a través del cumplimiento de principios éticos, ambientales y de respeto a los derechos humanos. De este modo, la nueva legislación sobre Buen Gobierno Corporativo (a través de la modificación de la Ley 1/2010 de Sociedades de Capital) incluirá recomendaciones aplicables a partir del 2015 de cuyo grado de cumplimiento se informará en 2016.

José Antonio de Paz, subdirector general de Planes y Fondos de Pensiones de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones del Ministerio de Economía y Competitividad, hizo hincapié en lo importante que es introducir la ISR en el ordenamiento jurídico español para su desarrollo. En especial, se refirió a su incorporación en la comercialización de productos financieros (planes de pensiones de empleo y planes de pensiones individuales). En esta línea, Inverco (Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensión) publicó en 2014 una circular voluntaria sobre la aplicación de los criterios ASG.

Por su parte, Giuseppe Van Der Helm, presidente de Eurosif (Foro Europeo de ISR) presentó ante una numerosa audiencia congregada en el Edificio del Consejo Económico y Social de España en Madrid el informe «Eurosif SRI 2014» («ISR Eurosif 2014»). Se trata de la sexta edición de este estudio sobre inversión sostenible y responsable que lleva a cabo el organismo europeo, en el que se recoge la situación de las prácticas de inversión sostenible y responsable en Europa a través del análisis realizado en13 países.

El mensaje fundamental de su intervención fue que los inversores están cambiando de mentalidad respecto a las ISR. En este sentido, entre otras conclusiones, el documento destaca que entre 2011 y 2013, la inversión socialmente responsable (ISR) ha experimentado un crecimiento del 22,6 % en Europa, mientras que la inversión de impacto registró un impulso del 132 % en el mismo periodo. Asimismo, el máximo representante de Eurosif subrayó que todas las estrategias de ISR han crecido dos dígitos este año y que las exclusiones, es decir, las estrategias de cribado negativo (armas, tabaco) son las dominantes y las que más crecieron durante el periodo analizado por los expertos del foro europeo de la inversión socialmente responsable.

En el caso de España, Van Der Helm señaló que el desarrollo del marco regulatorio de la ISR es menor que en otros países europeos si bien ha experimentado importantes cambios en los últimos años (Ley 2/2011 de Economía sostenible, Ley 27/2011 de modernización y desarrollo del sistema de seguridad social), así como la elaboración de la regulación de los planes de pensiones de empleo que incorporan mecanismos de transparencia y comunicación en relación con la aplicación de criterios ASG en las inversiones.

Respecto a las características del mercado español, aclaró que «sigue dominado por inversores institucionales, que representan el 93 %, frente a los minoristas». Asimismo, el peso de los fondos de pensiones de empleo se eleva al 85 % del mercado de la ISR española. Para el futuro, se prevé que el mercado de la ISR siga creciendo, sea más sofisticado y se incremente el peso de los activos de ISR minoristas gracias a una legislación más favorable.

Jon Aldecoa, consultor de Pensiones e ISR en Novaster, explicó que «en España no existe demanda de ISR, solo oferta, como consecuencia de la falta de cultura financiera». Otro de los aspectos sobre los que incidió este experto fue el hecho de que este tipo de inversiones ha «tenido un proceso fulgurante en el capital riegos y presencia minoritaria en fondo de inversión».

Francisco Javier Garayoa, director general de Spainsif, presentó el Estudio de Spainsif de 2014 bajo el título «El coste para las gestoras de activos de la Implantación de la ISR». La principal conclusión que destacó fue que «la falta de recursos internos (humanos y económicos), así como el elevado coste en el acceso a información sobre ASG está impidiendo una mayor penetración de la ISR en las entidades de gestión de pensiones y gestión colectiva», dedicando los principales recursos humanos y económicos a labores de marketing y reporte y no de análisis, selección y seguimiento».

Asimismo, emplazó a los asistentes a un desayuno informativo el próximo mes de noviembre (aún sin fecha concreta) donde se presentarán de forma detallada las bases del estudio, la metodología empleada y las conclusiones.

A partir de este momento, la jornada se dividió en dos talleres: Taller 1 sobre «Los Shocks ASG y su impacto en las inversiones» y Taller 2 sobre «Oportunidades para el inversor derivadas de las medidas medioambientales».

Plataforma de la ISR en España.

Los Shocks ASG y su impacto en las inversiones

En el primero, se trataron los impactos de los denominados por los economistas black swans (cisnes negros) en el ámbito de los ASG. De este modo, se afrontaron cuatro casos:

Victoria Barron de Hermes expuso los efectos del vertido de crudo de la plataforma petrolífera Deepwater Horizon de British Petroleum en el Golfo de México. Más allá de las importantes consecuencias personales y medioambientales, produjo un importante efecto negativo para los inversores (caída de la cotización superior al 40 %), lo que ha motivado demandas multimillonarias de los inversores por el deficiente gobierno corporativo de la compañía, así como de reputación. Adicionalmente ha supuesto un extraordinario incremento de los costes operativos para todo el sector.

Por su parte, Cristina Estévez, de UGT, detalló los impactos del derrumbe en las fábricas textiles de Bangladesh que supusieron el fallecimiento de 1127 personas y más de 2400 mutilados. Hasta la fecha, a pesar de que las empresas involucradas (grandes cadenas de distribución textil) han firmado rápidamente contratos de responsabilidad (inspecciones, implementación de medidas de seguridad, reparaciones, incremento de salarios mínimos, fondo de compensación de víctimas,…), la realidad es que muchas no se están cumpliendo y solo se ha constituido un fondo de compensación de 16 M$ frente a los 40 previstos.

En este sentido, destacan las reacciones de los socios de GAP, que exigieron en la reunión de su junta que la empresa respondiera realmente a sus compromisos más allá de la RSE “teórica” comunicada.

Por su lado, los responsables de la televisión pública de Suecia ha decidido no emitir publicidad de las marcas textiles involucradas en esta tragedia.

Francisco Neri Crespo, socio de Finenza, informó del Caso Andrha Pradesh (India) en relación al colapso del sistema de microcréditos por la burbuja generada y las injerencias políticas, el cual estaba en crecimiento al margen de la crisis financiera internacional.

Dana Sasarean, de MSCI, realizó una brillante exposición sobre el fracking en la que señaló que vivimos en una nueva burbuja, especialmente en Estados Unidos, en la que falta el desarrollo de más investigaciones para determinar adecuadamente los riesgos ambientales asociados, así como una regulación homogénea. No obstante, el consumo intensivo de agua, las emisiones contaminantes del aire, la posibilidad de ocurrencia de terremotos y la posible generación de residuos radioactivos hacen del fracking una alternativa poco sostenible en el largo plazo.

Oportunidades para el inversor derivadas de las medidas medioambientales

El segundo taller fue moderado por Ana Gascón, directora de Responsabilidad Corporativa de Banco Popular, y en él participaron Víctor Viñuales, director ejecutivo de la Fundación Ecología y Desarrollo (Ecodes); Ignacio Real de Asúa, jefe de Mercado de Capitales y Gestión de Riesgos Financieros del Grupo Iberdrola; Alberto Serna, analista global del sector petrolero de Sustainalytics y Sophie del Campo, directora general de Natixis GAM en Iberia y Latam.

Por último, la conferencia de clausura corrió a cargo de Jean-Philippe Rouchon, de ERAFP (fondo de pensiones francés que engloba a 45 000 empleados públicos), quien señaló los criterios de selección, revisión y seguimiento de los activos en los que invierte para dar cumplimiento a su estrategia de ISR. En este sentido, cabe destacar las posiciones de ERAFP respecto a la política de voto en las entidades en las que invierten:

  • Que los salarios de los directivos estén “topados” a 100 veces el salario mínimo interprofesional o 50 veces el salario medio de la empresa.
  • Que haya una política de dividendos sostenible, votando en contra de su distribución en caso de que sea desproporcionado respecto al sector, suponga un incremento de más del 50 % respecto a la variación de los salarios de la empresa en los cinco últimos años, o se quiera repartir dividendos mientras la empresa está reduciendo puestos de trabajo en el último año.
  • Que al menos el 25 % de los miembros de la junta directiva sean mujeres.
  • Solicitar información financiera a bancos y otros organismos adicionales a los de la propia compañía.

Finalmente tuvo lugar un cóctel de cierre donde se pudieron comentar los aspectos más significativos de la jornada y favorecer el siempre interesante networking.

En conclusión, el mensaje fundamental es que no podemos plantear como objetivos enfrentados la rentabilidad de las inversiones y el cumplimento de los aspectos extrafinancieros (ambientales, sociales y de buen gobierno corporativo), sino que los grupos de interés y la sociedad en general demandan cada vez más que ambos criterios han de converger en uno. No solo se trata de cumplir con una serie de valores éticos, sino que la sostenibilidad de las compañías a largo plazo y su generación de valor (o no destrucción) pasan inevitablemente por dicha convergencia. Y los gestores de carteras tienen esto cada vez más presente.

 

Deja un comentario