Ejemplos de experiencias exitosas de compensaciones a la biodiversidad en Latinoamérica y posibilidades de aplicación en otros contextos

Compensaciones de biodiversidad: experiencias en Latinoamérica y aplicación en el contexto colombiano es un documento que recoge experiencias exitosas de compensaciones a la biodiversidad desarrolladas en Latinoamérica que pueden servir de modelo de aplicación para el diseño y planificación de futuras experiencias de compensación en otras partes del mundo.

 

Los proyectos estudiados en esta investigación son el vial San Lorenzo–Olanchito (Honduras); Hidroeléctrica Reventazón (Costa Rica); Mina Cerrejón (Colombia); variante Mocoa–San Francisco (Colombia); Mina Antamina (Perú).; Gasoducto Gasbol (Bolivia y Brasil) e Hidroeléctrica Yacyretá (Argentina y Paraguay).

En concreto, sus autores, Diana M.ª López Arbeláez, máster en Ciencias en Conservación y Uso de Biodiversidad por la Pontificia Universidad Javeriana, y Juan David Quintero Sagre, máster en Ciencias en Ingeniería Ambiental por la Universidad de Carolina del Norte (Estados Unidos), se centran en las posibilidades de aplicación en Colombia de los ejemplos exitosos analizados en Latinoamérica. Sin embargo, las conclusiones y resultados obtenidos también pueden servir de ejemplo y modelo para otras partes del mundo.

Para empezar, en el resumen del documento los investigadores recuerdan que las compensaciones de biodiversidad constituyen un mecanismo para compensar los impactos residuales de los proyectos de desarrollo y una estrategia de movilización de recursos para la conservación.

En el caso del continente latinoamericano, «las compensaciones generalmente han sido consideradas de manera muy incipiente dentro del licenciamiento ambiental de proyectos de infraestructura. No obstante, existen algunas experiencias con resultados positivos, de las cuales pueden rescatarse lecciones aprendidas que sirven para el diseño y planificación de futuras iniciativas de compensación».

El enfoque elegido para este documento busca precisamente aportar una serie de recomendaciones para la implementación de proyectos de compensación a la diversidad biológica basadas en las conclusiones recabadas de la revisión de «los principales mecanismos de compensación y marcos regulatorios alrededor del mundo y de siete experiencias de compensación en proyectos de infraestructura en Latinoamérica», matizan los expertos.

Los proyectos estudiados en esta investigación son el vial San Lorenzo–Olanchito (Honduras); Hidroeléctrica Reventazón (Costa Rica); Mina Cerrejón (Colombia); variante Mocoa–San Francisco (Colombia); Mina Antamina (Perú).; Gasoducto Gasbol (Bolivia y Brasil) e Hidroeléctrica Yacyretá (Argentina y Paraguay), que aparecen recogidos en la imagen del mapa publicada al principio de la noticia.

Tras el análisis desarrollado, se presentan algunas recomendaciones enfocadas a las particularidades del territorio colombiano, que en algunos casos pueden ser aprovechadas en otros contextos que compartan características similares. Así por ejemplo, se sugiere que:

– Dado que uno de los componentes novedosos de la Política Nacional para la Gestión Integral de la Biodiversidad y sus Servicios Ecosistémicos (PNGIBSE) de Colombia es el reconocimiento de la importancia de los servicios ecosistémicos y su impacto sobre los sectores productivos y el bienestar humano; el diseño de las compensaciones podría ser fortalecido al incluir los servicios ecosistémicos dentro de los objetos de compensación, a través de técnicas de valoración integral que permitan complementar la cuantificación de las pérdidas y ganancias de biodiversidad. «Más allá de la valoración económica de los servicios ecosistémicos, la valoración integral permite involucrar los valores económicos, ecológicos y socioculturales de la biodiversidad, entendiendo el territorio como un socio-ecosistema, de modo que se reconoce al ser humano y su cultura como partes integrales de la biodiversidad», subrayan López Arbeláez y Quintero Sagre.

– «Como parte del reconocimiento de los servicios que provee la biodiversidad, los esquemas de pago por servicios ecosistémicos o ambientales constituyen una herramienta para la conservación, recuperación de los ecosistemas naturales y el ordenamiento territorial. Las compensaciones pueden ser una fuente financiera para implementar este tipo de esquemas en Colombia y brindar apoyo a la aplicación de la Estrategia Nacional de Pago por Servicios Ambientales (mavdt 2008), en trabajo conjunto con las autoridades ambientales, ONG y entidades interesadas. A través de estos esquemas se pueden generar oportunidades entre las comunidades locales, fortalecer sus capacidades y habilidades, y desarrollar mercados alternativos, para lo cual se hace necesario una fuerte institucionalidad y arreglos de gobernanza claros», incide el texto.

– Otro aspecto destacado hacer referencia a que «la implementación de estrategias relacionadas con la creación de áreas protegidas debe ir acompañada del diseño de mecanismos financieros y programas de desarrollo comunitario que aseguren su sostenibilidad futura».

– Por otra parte, «las compensaciones basadas en acciones de restauración deben considerarse con precaución dada la alta incertidumbre del éxito de estas acciones frente al restablecimiento de la estructura y funcionalidad equivalente al ecosistema que ha sido intervenido. Los procesos de restauración pueden durar décadas dependiendo de la dinámica del ecosistema afectado (mads 2012d) y los resultados pueden ser inciertos, lo cual puede resultar en una ganancia de biodiversidad para aquellas áreas recuperadas, pero no alcanzar el balance neto de compensación de los ecosistemas afectados. Para que las acciones de restauración permitan alcanzar los objetivos de conservación y la no pérdida de la biodiversidad, estas podrían ser implementadas como parte de un paquete de compensación junto con otras estrategias de tal forma que aumenten las posibilidades de lograr el balance neto de compensación», mediante el seguimiento de las directrices establecidas «por el Plan Nacional de Restauración y el apoyo de proyectos piloto de restauración en áreas prioritarias definidas por las autoridades ambientales y los entes territoriales».

– Otra de las recomendaciones pasa por «lograr que las compensaciones de biodiversidad generen efectos positivos sobre la biodiversidad del país y se configuren como un instrumento para la conservación requiere que dichas acciones se articulen entre sí y se alcance una gestión integrada del territorio, en donde se incluyan tanto las áreas destinadas a la conservación, como elementos del paisaje y actores, y se garantice un monitoreo constante que permita tomar decisiones tempranas y ajustar las acciones implementadas. Las compensaciones deben apuntar a metas regionales de conservación, para lo cual es de gran importancia la definición de portafolios regionales de áreas prioritarias para la conservación y la articulación de las compensaciones a las políticas públicas, a los planes de ordenamiento territoriales y de ordenamiento de cuencas, a los sistemas locales de áreas protegidas (SILAP), los sistemas regionales de áreas protegidas (SIRAP), así como a las estrategias nacionales y regionales de conservación de la fauna y la flora».

Aquí te dejamos el documento, el último que hemos incorporado a nuestra Biblioteca, para que profundices en este tema tan interesante.

 

El enfoque elegido para este documento busca aportar una serie de recomendaciones para la implementación de proyectos de compensación a la diversidad biológica basadas en las conclusiones recabadas de la revisión de los principales mecanismos de compensación y marcos regulatorios alrededor del mundo y de siete experiencias de compensación en proyectos de infraestructura en Latinoamérica,

 

 

Fuente: Universidad Nacional de Colombia.

Deja un comentario