Dónde son y no son adecuadas las compensaciones a la biodiversidad

La Política de compensaciones a la biodiversidad de la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza (UICN) fue adoptada recientemente por la Asamblea de Miembros de la entidad durante el Congreso Mundial de la Naturaleza celebrado en Hawái (Estados Unidos). El documento proporciona orientación sobre dónde las compensaciones a la diversidad biológica son y no son una herramienta de conservación adecuada para asegurar que, cuando se usan esquemas de compensación, conduzcan a resultados de conservación positivos.

 

La política de compensaciones de la UICN proporciona orientaciones para distinguir las situaciones en las que las compensaciones son un instrumento de conservación apropiado de aquellas en las que no lo son, de modo que se garantice que, en los casos en los que se utilicen planes de compensación, estos redunden en resultados positivos para la conservación, en contraste con las prácticas habituales, y que por lo tanto se minimice el riesgo de consecuencias negativas para la conservación.

El documento aprobado obedece al mandato de los miembros de la UICN realizado en el anterior congreso de la organización, que tuvo lugar en 2012. Un grupo de trabajo técnico y un grupo de trabajo en materia de políticas apoyaron a la UICN en la revisión de las distintas cuestiones y en redacción de la versión final.

Hasta llegar a este punto, en el camino se han elaborado tres estudios sobre compensaciones a la biodiversidad; El estudio técnico sobre compensaciones a la biodiversidad; Compensaciones a la biodiversidad: Opciones políticas para los gobiernos; y Condiciones técnicas de los resultados positivos de las compensaciones de biodiversidad.

El proyecto de desarrollo de la política de la UICN en esta materia ha sido compartido con partes interesadas de todo el mundo a lo largo de 2015. Así, el resultado final abarca todos los aspectos del diseño, aplicación y gobernanza de las compensaciones a la diversidad biológica dentro del contexto de la jerarquía de mitigación. Además, hace hincapié en que debe darse prioridad a evitar la pérdida de biodiversidad, reconoce que las compensaciones deben ser una medida de último recurso, y en ciertos casos, no son apropiadas.

En este sentido, el documento «proporciona orientaciones para distinguir las situaciones en las que las compensaciones son un instrumento de conservación apropiado de aquellas en las que no lo son, de modo que se garantice que, en los casos en los que se utilicen planes de compensación, estos redunden en resultados positivos para la conservación, en contraste con las prácticas habituales, y que por lo tanto se minimice el riesgo de consecuencias negativas para la conservación», subraya el texto aprobado.

Asimismo, el documento solicita al directora general y a las Comisiones de la UICN que «emitan las orientaciones que sean necesarias para la aplicación de esta política y evalúen y revisen su implementación en el próximo periodo cuatrienal e informen a los miembros sobre su efectividad».

Resumidamente, la Política establece los siguientes 15 principios fundamentales que son necesarios como mínimo para lograr la aplicación apropiada de la jerarquía de mitigación:

1.º Ser aplicada lo antes posible en el ciclo vital de un proyecto para influir sobre las posibles decisiones en materia de desarrollo.

2.º Considerar de forma explícita el proyecto dentro del contexto más amplio del paisaje terrestre o marino.

3.º Identificar y respetar las zonas de exclusión reconocidas a escala nacional e internacional.

4.º Examinar exhaustivamente alternativas de menor impacto en el diseño del proyecto, incluyendo la posibilidad de descartarlo definitivamente, reconociendo que no todos los impactos se pueden compensar para lograr una Pérdida Neta Nula.

5.º Dar prioridad a evitar cualquier daño a la biodiversidad.

6.º Tener plenamente en cuenta los impactos directos, indirectos y acumulativos en el espacio geográfico y a lo largo del tiempo.

7.º Separar claramente las medidas de evitación, minimización y restauración in situ de las compensaciones.

8.º Diseñar las compensaciones para lograr al menos una Pérdida Neta Nula y preferiblemente una Ganancia Neta de biodiversidad.

9.º Garantizar que las compensaciones de biodiversidad utilizadas en el marco de la jerarquía de mitigación logren resultados adicionales para la conservación que no se obtendrían de otro modo.

10.º Aplicar enfoques científicos, transparentes y participativos y considerar los efectos del proyecto y de las medidas de mitigación sobre los medios de vida.

11.º Seguir un enfoque basado en los derechos, según la definición de la Resolución WCC-2012-Res 099 de la UICN.

12.º Identificar y establecer las medidas jurídicas, institucionales y financieras necesarias para garantizar la gobernanza a largo plazo de todas las medidas de mitigación (incluidas las compensaciones de biodiversidad, si las hubiera).

13.º Aplicar un riguroso sistema de seguimiento, evaluación y control de la aplicación que incluya la verificación independiente de todas las medidas de mitigación.

14.º Aplicar el principio de precaución en todas las etapas de la jerarquía de mitigación.

15.º Aplicar el enfoque por ecosistemas en todas las etapas de la jerarquía de mitigación.

Fuente: BBOP, IUCN.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.