Directiva sobre información no financiera, oportunidad para fomentar la inversión sostenible

La mañana en que arrancó la decimocuarta edición del congreso de referencia en España para los profesionales del medioambiente y la sostenibilidad reservó un espacio para una temática realmente crítica para las empresas: Qué representa la transposición de la Directiva sobre información no financiera y diversidad y en qué situación se encuentra.

Esta sesión, coordinada por Forética, se enmarcó en el GT-23, en cuya organización y desarrollo de la Fila Cero participó Ecoacsa, empresa impulsora de nuestra plataforma divulgativa, junto a otros expertos aportando nuestra experiencia en una de las patas que aborda la nueva normativa: la ambiental.

Directiva de información no financiera, a debate en Conama 2018

Ana María Marín, del departamento de Responsabilidad Corporativa de Aena, puso el acento en la importancia de los activos intangibles, «en los que las empresas invierten más que en los tangibles». Además, advirtió que parte de la información requerida por la Directiva para finales de febrero no será completa porque hay datos, lo que exigirá mayor esfuerzo de búsqueda, además de informes complementarios».

M.ª Dolores Urrea, subdirectora del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC), explicó que estamos ante una directiva de mínimos, que exige «elaborar un estado de información no financiera para identificar riesgos, mejorar la sostenibilidad y aumentar la confianza de los inversores y la sociedad en general. Y, en lo que compete a la biodiversidad, el texto amplía el informe exigido y pide un informe de gobierno corporativo». Además, avanzó que se está trabajando en mejorar la Comunicación realizada por la UE para ajustarla más a la realidad de la Eurozona.

Entre las novedades que incorpora el texto legal, citó que en el proceso de verificación:, anteriormente los auditores no estaban obligados a comprobar si estaba hecho el informe nsobre información no financiera, mientras que esto sí que hay que verificarlo en la actualidad.

José Luis Lizcano, director gerente de la Asociación Española de Contabilidad y Administración de Empresas y coordinador de la Comisión de RSC de AECA Integrated Suite, presentó el modelo que propone su entidad para el reporte de información no financiera. Este modelo «codifica, denomina y define indicadores claramente referidos en un marco. Además, permite elaborar un estado no financiero completo, un reporte de información integrada» y, fundamentalmente, facilita «la comparación, de forma que resulte útil».

Adrián García, responsable de Análisis y Estudios de Spainsif, remarcó la importancia de la información no financiera para los inversores, «porque facilita y mejora la gestión de riesgos y genera oportunidades relacionadas con criterios ambientales como el cambio climático y otros sociales como la digitalización».

Leo Gutson, director de Negocio Responsable de Ecodes y miembro de Vigeo Eiris y CDP en España, aportó una perspectiva sobre el mercado de la Inversión Socialmente Responsable al aclarar que creció un 7 % en entre 2014 y 2016 al alcanzar los 23 000 M€. También hizo hincapié en que ya son 1862 las compañías firmantes de los Principios para la Inversión Responsable (PRI), con Estados Unidos, Francia, Australia y Canadá a la cabeza.

La directiva como oportunidad para ir más allá de los marcos voluntarios

Para terminar la interesante jornada, responsables de la coordinación de la Fila Cero del GT23 lanzaron preguntas a los miembros de la mesa de debate e invitaron a la reflexión a los asistentes con sus aportaciones.

Lennys Rivera, responsable del Programa de Cambio Climático de WWF España, aseguró que la Directiva ofrece «oportunidades muy buenas para avanzar más allá de los marcos voluntarios y para transmitir la relevancia que esta información tiene para toma de decisiones informadas. Es una ventana que nos permite conocer el criterio ambiental desde responsabilidad de las empresas, que permite información más concreta para impulsar la inversión sostenible».

José Carlos González, responsable de Sostenibilidad, RSE e ISR de Comisiones Obreras, defendió que el informe sobre información no financiera de las empresas «debe abordar la triple dimensión de la sostenibilidad para evitar el “greenwashing”, para que aporte información útil que facilite la compra pública, las inversiones y el consumo responsable».

Luis López-Cozar, socio director de Azentúa, recordó a los asistentes que, gracias a la Unión Europea, España ha aprendido y se ha visto obligada a entrar en el camino de la sostenibilidad. «Tardamos un año en cumplir la transposición de la Directiva de información no financiera, y el porcentaje de incumplimiento de transposición de normativa comunitaria de nuestro se eleva a un 2,4 %, mientras que la media europea es de un 1,5 %». Por otra parte, citó tres puntos clave que echa de menos de la directiva: «la estandarización para poder comparar; criterios de validación o verificación y métricas que faciliten cómo medir los indicadores».

 

Deja un comentario