Día Mundial del Medio Ambiente: Por un mundo sin contaminación por plásticos

El lema elegido para conmemorar el Día Mundial del Medio Ambiente de 2018 busca sensibilizar a la población sobre el uso irresponsable del plástico, la necesidad de disminuir su consumo por el grave problema ambiental que genera, dado que en la mayoría de los casos acaba contaminando nuestros mares y costas. En el caso de la Unión Europea, un 70 % de la basura marina está formada por residuos plásticos, mientras que a escala global esta cifra aumenta hasta el 85 %

 

El lema «Sin contaminación por plástico: si no puedes reusarlo, rehúsalo» hace un llamamiento a la población de todo el mundo para disminuir la cantidad de plástico que acaba en los océanos. Desde hace 44, cada 5 de junio se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente, el día más importante para fomentar la conciencia y la acción en todo el mundo para proteger el medio natural. Es una ocasión especial para implicar a la ciudadanía en la tarea de velar por nuestro planeta y de trasladar mensajes que hagan reflexionar y provoquen en nosotros algunos cambios en nuestros hábitos o estímulos que refuercen nuestra actitud responsable hacia el planeta.

Desde el punto de vista ecológico, las generaciones actuales estamos viviendo «a crédito». Cada año, alcanzamos antes el umbral crítico en el que empezamos a consumir los recursos naturales previstos para satisfacer las necesidades humanas y del resto de seres vivos del año siguiente. Es decir, terminamos con el presupuesto ecológico que nos corresponde anualmente con mayor antelación. En 2016, alcanzamos este punto el 8 de agosto, mientras que en 2017 adelantamos seis días esta fecha y empezamos a vivir «a crédito» el 2 de agosto. Pronto conoceremos por los expertos de la iniciativa Earth Overshoot Day cómo nos estamos comportando en este sentido este 2018.

El ritmo de demanda de recursos naturales que tiene la humanidad tiene consecuencias de gran alcance para las generaciones actuales y, especialmente, para las futuras. Estas no solo enfrentarán enormes desafíos para disponer de recurso suficientes, sino también para hacer frente a los efectos del avance del cambio climático. Este fenómeno es considerado como la mayor amenaza global para el medioambiente.

El lema elegido para conmemorar el Día Mundial del Medio Ambiente de 2018 busca sensibilizar a la población sobre el uso irresponsable del plástico, la necesidad de disminuir su consumo por el grave problema ambiental que genera, dado que en la mayoría de los casos acaba contaminando nuestros litorales y mares. Este material es utilizado para fabricar una cantidad ingente de productos, que en una gran mayoría de los casos tienen un solo uso, no son biodegradables y terminan en nuestras playas, mares y océanos. Esta situación se traduce en que, en el caso de la Unión Europea, un 70 % de la basura marina esté formada por residuos plásticos, mientras que a escala global esta cifra aumenta hasta el 85 %.

Se trata de una situación insostenible para el medioambiente, por lo que el lema «Sin contaminación por plástico: si no puedes reusarlo, rehúsalo», hace un llamamiento a la población de todo el mundo para disminuir la cantidad de plástico que acaba en los océanos.

Aparte de las acciones emprendidas por la ONU, entidades y organizaciones de todo el mundo para hacer partícipes a los ciudadanos del mundo de la necesidad de contribuir a esta causa, los gobiernos están legislando también en este sentido. Un par de casos recientes son la propuesta de Directiva para prohibir los plásticos de un solo uso y de los artes de pesca perdidos por parte de la Comisión Europea y la aprobación por parte del Consejo de Ministros español del Real Decreto 293/2018 sobre reducción del consumo de bolsas de plástico y por el que se crea el Registro de Productores. La nueva normativa aspira a reducir el consumo de bolsas de plástico ligeras y muy ligeras (a excepción de las compostables) en España y establece un mínimo de plástico reciclado en las gruesas a partir de 2020 de un 50 %, pero no recoge sanciones en caso de incumplimiento.

El caso de España es el tercero en el marco comunitario en prohibir el uso de bolsas de plástico, tras Francia e Italia. Otros países han optado por establecer cargos obligatorios a su fabricación; otros, como Alemania y Austria, han llegado a acuerdos con el sector minorista para impulsar la disminución en el uso de estos productos. En Reino Unido y los Países Bajos se cobra por las bolsas y Estonia también ha avanzado que las bolsas ya no estarán disponibles de forma gratuita.

Si te apetece involucrarte en la campaña #SinContaminaciónPorPlásticos, puedes registrar tu actividad en este enlace. En este otro link tienes información sobre qué labor están llevando a cabo gobiernos, el sector privado y los ciudadanos para contribuir a dejar atrás la era del plástico.

Deja un comentario